El mercado de la gratuidad en el mundo de las conferencias

El mercado de la gratuidad opera por un cruce de intereses y funciona mejor cuando las partes involucradas son transparentes en sus respectivas intenciones.



Dado que no tienen presupuesto o te consideran muy próspero. Porque la audiencia debería interesarte o porque ya otros de perfil equivalente han aceptado. Los argumentos de quien pide una conferencia gratuita suelen ser tan abundantes como frecuentes.

Y uno pensaría que ese tipo de solicitudes las reciben exclusivamente los conferencistas retribuidos más exitosos, pero se presenten constante y persistentemente en el muy variado mosaico de geografías, trayectorias y temas.

Una conferencia es una disertación en público –presencial o digital– sobre un tema o un asunto de tu reconocido dominio. Es una exposición que puede ir de 30 a 90 minutos y que, si está bien confeccionada y nutrida con elocuencia, produce sacudidas reflexivas, momentos emocionales y el efecto de haber ofrecido nuevas formas de leer o accionar en realidades determinadas.

¿Cuándo resulta adecuado acceder a impartir una conferencia no retribuida sin descarrilar las exposiciones compensadas? Para reflexionarlo, aquí sintetizo los tres carriles del mercado de la gratuidad en el mundo de los ‘speakers’ profesionales:

1) Exposiciones de acreditación gremial o temática. - Se trata de conferencias con las que buscas confirmar o bien que perteneces a una comunidad profesional específica o que dominas determinados temas estructurales o de coyuntura.

Lo ideal es que tales invitaciones sean detonadas por un reconocimiento previo de los organizadores, pero no es poco común que sean proactivamente buscadas por el protagonista del mensaje. Y es que se asume que hablar en esos espacios deriva en múltiples positivos en la estrategia profesional del conferencista.

2) ‘Branding presentations’. - Obedecen a conferencias que comparten cierto valor temático con una audiencia preperfilada y que, si bien pueden resultar atractivas y entretenidas, tienen como fin último que un cierto número de personas se interesen o compren determinados productos o servicios.

Lo ideal es que gocen de contenidos bien pensados para el evento en el que se imparten, pero no es inusual que estén llenas de casos ejemplificativos de los efectos o beneficios que producen aquello que se promueve y que puedan desencantar a quien no fue adecuadamente informado del propósito de tal exposición.

3) Apoyo ‘pro bono’ intencionado a causas específicas. - Son conferencias que se imparten con el propósito legítimo y bien intencionado de apoyar los objetivos de una asociación, cámara o agrupación específica y que, si bien se elimina la compensación exigida, no se regatea ni un milímetro el profesionalismo con el que se entrega la experiencia.

Existen otros detonadores de que justifican la gratuidad de una conferencia solicitada por alguien cercano: reciprocidad por favores pasados, interés por lo inusual del destino donde se desarrollará el evento o simple coincidencia de factores con otros compromisos retribuidos que posibilitan la generosidad. El solicitante, sin embrago, no debe ofenderse si recibe una negativa como respuesta.

Ahora bien, no debe haber ingenuidad en este mercado. El efecto negativo más común cuando se navega la gratuidad es que el o la responsable de la conferencia puede cancelar su participación en cualquier momento en el que se le presente un compromiso de mayor relevancia o exigibilidad. Y si esto sucede, audiencia y organizadores no deberían sentirse agraviados si la cancelación se hace con formalidad, oportunidad y cortesía.

El mercado de la gratuidad opera por un cruce de intereses y funciona mejor cuando las partes involucradas son transparentes en sus respectivas intenciones. Y no está de más recordar que la gratuidad no justifica la falta de profesionalismo, así como la compensación no elimina que aflore la generosidad.

 

Te puede interesar: Cobrar bien para que te paguen mejor

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.