Lo esencial es invisible a los ojos

Como dice en El principito: “Lo esencial es invisible a los ojos” y nadie sabe lo que en realidad se negoció, habló o se amenazó a puerta cerradas.


Idilio AMLO-Trump


En los pasillos del edificio donde esta ñora tiene su casa, que es la de ustedes, por supuesto, hubo un escándalo. Han sido varios en los últimos años, porque los vecinos se divorciaron hace seis meses, pero tienen un hijo en común: Betito. Al parecer, al papá de Betito le llegaron por correo las calificaciones finales de su hijo, y esta ñora, que no es chismosa pero tampoco sorda, pudo entender que durante meses la mamá le había dicho que la maestra se deshacía en elogios por su escuincle, perdón, su bendición. El papá de Betito revisó las calificaciones y reprobado en matemáticas, español e inglés, seises en las demás, pero 10 en conducta y una magnífica nota de la maestra alabando la simpatía del chiquillo para entretener a sus compañeros.

Sin saber por qué esta ñora recordó que justo así se leen la mayor parte de las encuestas del no-derramé-la-sopa-en-la-cena-para-que-tengan-claro-los-conservadores-que-sí-sé-usar-la-cuchara porque desde hace meses, la respuesta sobre el desempeño en general suele ser significativamente más alta; pero reprobatoria en los temas puntuales de seguridad, economía, combate a la corrupción. Esta ñora siempre se ha preguntado si la cuestión de la evaluación general es la primera pregunta que se le hace a la gente, y como la maestra de Betito no oculta la apreciación a la (cuestionable, esta ñora ha sufrido dos patadas del Betito) simpatía, pero cuando pasas a evaluar rubro por rubro descubres la verdad.

La evaluación del viaje a los “Estates” al parecer sufre de la misma miopía. O más bien, muchos esperaban que los fuegos artificiales que hubieran sobrado del 4 de julio tronaran entre las dos comitivas. También que el por-fin-dejé-descansar-a-todos-y-suspendí-dos-mañaneras se presentara en traje de charro o con gorra de beisbol. Por supuesto que hubiera sido el colmo que sucediera; sin embargo, todavía hay instituciones y, sobre todo, al agente naranja tampoco le hubiera convenido que su invitado hiciera un ridículo de tales magnitudes porque entonces su figura de bully, aprovechado y demás, no hubiera ayudado a cualquiera que fuera su motivación para insistir en el viaje. Pero como dice en El principito: “Lo esencial es invisible a los ojos” y nadie sabe lo que en realidad se negoció, habló o se amenazó a puerta cerradas.

Si los resultados inmediatos de la visita del me-vale-gorro-contagiar-a-los-mexicanos-en-mis-giras-pero-cómo-creen-que-voy-a-arriesgar-a-los-gringos se resumen en “no nos peleamos”, “mantenemos el idilio”, “amigo, compadre”, pues sí, la vista fue un éxito, como cuando la suegra se va de la casa sin que se haya roto la vajilla en un pleito casado con la nuera.

Pero aquí es un éxito que logra hacer olvidar el silencio ante el desprecio reiterado que Trump manifestó contra los mexicanos, las amenazas continuas de acabar con el programa que protege a migrantes del DACA y a muchos otros (asuntos que sin duda tienen muchas aristas), los abusos que ahora la Guardia Nacional comete contra inmigrantes con tal de que no pasen a Estados Unidos (el muro que sí somos y que sí pagamos), y que esta ñora insiste, no revela lo cedido/negociado/planteando y hasta firmado a puertas cerradas.

Esta ñora sabe por experiencia que el alcance real de la visita, como los resultados de las calificaciones de los escuincles, perdón bendiciones, o el mantener el equilibrio en las relaciones suegra-nuera es a largo plazo y se verá si cambian las restricciones a las compañías energéticas, petroleras, a la inversión en general, por señalar algunas áreas. Por lo pronto, menos mal que no hay foto que nos avergüence más allá de esa donde el presidente pequeñito, pequeñito levanta la cabeza frente a una estatua grandota, grandota.

PS. Los escuincles de esta ñora, perdón, bendiciones sí pasaron de año por si alguien estaba con el pendiente y sus calificaciones no serán objeto de comentarios en esta columna.


Te puede interesar: Remedios caseros y sorprendentemente familiares 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.