Para que no se derrame la leche

Aunque desespere ver el deterioro espantoso y rápido que se está dando, es una carrera a largo plazo, no sólo por lo que puede o no durar el sexenio sino porque es una carrera por hacer un país de ciudadanos.


Conoce la Conapred


Ahora que se ha pasado más tiempo en casa, seguro todo el mundo sabe más de cocina que nunca y ha experimentado mil recetas nuevas. Esta ñora confiesa que también, pero lo que más le ha dado satisfacción fue un pequeño truco que había leído y no probado: poner una cuchara de madera atravesada en una olla donde hierves una mezcla con leche ¡sí deja evita que se derrame el contenido cuando “sube” la espuma! Será una tontería, pero evita limpiar la estufa completa de la leche derramada, permite que la sopa quede más sabrosa porque no se interrumpió su cocimiento, además de la olla que no se quede pegajosa por fuera y dentro, es una cosa fantástica.

Como era de esperarse mientras veía esa maravilla de los trucos culinarios, la ñora pensó que la política mexicana y, sobre todo, la oposición necesita una cuchara de madera porque eso de andarse derramando cada que el tengo-múltiples-personalidades-los-sábados-soy-Moisés-con-todo-y-decálogo dice una tontería no ayuda en nada en el largo plazo.

A estas alturas del sexenio ya sabemos que dirá mentiras o hará declaraciones escandalosas todos los días. Las mentiras que dice a diario alguien las ha contabilizado y promedian unas 70 por mañanera. De hecho, cada mañana dirá varias frases potencialmente incendiarias por si una no prende, prenda la otra. De que es precavido, lo es, ¿no?

Cada semana, a falta de fondas, ahora receta un video o dos donde predica la necesidad de la humildad y la moderación mientras muestra los pasillos del Palacio que era de todos o se sube con todo y sus carísimos –sí también hay quien se dedica a rastrear marcas y precios– en una silla histórica que también era de todos. Así los sábados y domingos proporciona tela para comentar, rasgarse vestiduras e incendiar las redes, los Zooms y los WA.

Por supuesto que sabe qué es CONAPRED, finge hasta la exageración que se acaba de enterar porque así le resta importancia o puede luego usarla para denostar cualquier cosa que no traiga el sello de la casa o sea se llame Bienestar.

La emocionada indignación de los opositores nomás sirve como el fuego que continúa tirando la leche. Evidentemente no aporta nada, hace un reguero de leche que hoy o mañana que la sociedad tendrá que limpiar, pero si lo sigue haciendo es porque funciona. Ciertamente, esta semana no le ha sido muy favorable en retomar sus giras, los videos de mujeres reclamando que sí haga reverencias y caso a la madre de un delincuente convicto o las explicaciones de las vueltas que tuvo que dar en Puebla para huir de una larga fila de coches esperándolo para mostrar su repudio.

Esta ñora ve todo eso y recuerda a Lucerito cuando se volvió ñora y nos regaló aquel famoso: ¿Y? Porque ella está convencida que mientras la mira, para bien o para mal, siga estando en el no-usaré-cubrebocas-hasta-que-Trump-o-el-Chapo-me-lo-exijan-lo-que-ocurra-primero irá ganando.

Por supuesto, es difícil evadirlo y esta ñora claramente disfruta mucho poniendo apodos al soy-el-sumiso-esposo-de-Beatriz-y-le-tengo-más-miedo-que-a-Trump-y-al-Chapo-juntos, pero también siempre ha insistido e insistirá en que vivimos en una República con otros dos Poderes de los que sabemos poco, de los que preguntamos poco y exigimos menos. No se trata sólo de que sea atractivo y hasta cierto punto catártico –¿qué tal la palabrita dominguera que aprendió la ñora estudiando con la escuincla, perdón, la bendición?– centrar nuestra atención en el espectáculo diario del circo del poder, es que el presidencialismo no nos lo sacamos de la cabeza y mientras no lo hagamos seguiremos recogiendo la leche derramada por toda la estufa.

¿Cuál es el truco simple como la cuchara de madera? La ñora propone uno: por cada tontera que diga, busquemos una noticia sobre los otros poderes. Se puede comenzar con el asesinato frío y a mansalva de un juez que había perseguido casos de alto nivel. Eso sí es grave, no si sabe o no sabe qué es CONAPRED.

Esta ñora está convencida que, aunque desespere ver el deterioro espantoso y rápido que se está dando, es una carrera a largo plazo, no sólo por lo que puede o no durar el sexenio –que si al revés de la cuarentena dura menos de lo que dice la palabra sería deseable—sino porque es una carrera por hacer un país de ciudadanos. Ahí está la cuchara para contener y dejar que la sopa quede bien cocida para deleite de todos.


Te puede interesar: Su pecho no es bodega; ni su presidencia, gobierno

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.