¡Marcelo es la Ñora!

El presidente ha demostrado que no puede sacar al país adelante y quien realmente opera acciones para tratar de que las cosas no vayan peor es Marcelo Ebrard.


Rancherote sin educación


Es una verdad universalmente conocida que cuando un ñor falla, una ñora está ahí para cubrirlo. Las ñoras conocemos cientos de historias, sobre todo de hace décadas, del ñor alto ejecutivo muy picudo que acaba perdiendo la chamba, se deprime, se hunde y es la ñora la que saca adelante a la familia desde vendiendo sus joyitas (en las historias de las ñorabuelas), vendiendo tortas a las cooperativas de las escuelas, o con sus catálogos de Avon, Betterware y demás.

En el panorama actual claramente Marcelo Ebrard Casaubón se ha convertido en la ñora del voy-a-aparecer-de-nuevo-en-una-boleta-electoral-aunque-se-hunda-el-país-completo, es el que ¡hasta viaja a Tijuana a checar la situación de los hospitales! El hombre de los fraudes por la línea 12, que compraba pipas, luego conseguía medicamentos, después declara emergencias nacionales y parece también tiene un puesto de tamales en la esquina de Palacio Nacional para completar las quincenas (porque ya no tendrá aguinaldo).

Ebrard le recuerda a esta ñora a esas mujeres de alta cuna, pero escasa fortuna que se casaron con rancherotes, a los que les tienen que enseñar desde cómo usar los cubiertos hasta no subir los pies en las mesas de café de las casas ajenas, a no eructar. De pilón le tocó de los casos trágicos donde el rancherote además de no atender a las explicaciones, resultó un fraude en lo económico, vaya, ni siquiera las sacó de la pobreza y acabaron lavando ajeno.

Aunque la ineptitud del sabrá-Dios-qué-le-ofrecí-a-Trump-para-seguir-con-mi-delirio-petrolero es tal que como los árabes ahora en venganza por su terquedad le andan boicoteando las ventas del amado y tabasqueño petróleo nacional, necesita varias ñoras. Ah, es cierto, sí tiene una oficial. La cual al principio estableció rotundamente que ella era intelectual y que no le andaran diciendo “primera dama”, lo de que no era primera quedaba claro, porque era la segunda… esposa. Lo de no ser dama también se ha esforzado en evidenciarlo desde la campaña.

Ahora la no-dama ha adoptado el papel de ñora regañona, sin pestañear porque la restirada de ojitos y frente no la deja. Así con su pelo en chonguito, ha regresado a las redes sociales para repetir y repetir que la verdad verdadera de toda la verdad y además científica sólo la tiene López… Gatell, al parecer, anda peleando por ser la no-dama del club de fans de “sub”. Esta ñora no quiere ahondar en eso de las fans porque ya se peleó muy gacho con otra ñora porque le explicó lo que es el síndrome de Estocolmo y ella creyó que se refería a su “crush” de la novela de las siete. Muy raro.

La otra ñora del repitan-conmigo-todo-está-bien-hasta-el-cansancio-aunque-sea-obvio-que-no es más del tipo sumiso y calladito: el secretario de Hacienda. Hay tantas fotografías de él con un aire de resignación igualita cualquier ñora de antes frente a las tarugadas de su ñor ranchero. Sería un perfecto protagonista de las películas de Joaquín Pardavé.

Y, sobre todo, porque anda padeciendo además las imposiciones de quien en teoría es su subordinada: Raquel Buenrostro, esa mujer que cuando se cuente esta historia, será señalada como artífice de la escasez de medicamentos y demás males que hoy se han recrudecido como no creímos ver nunca. Ahora ella es la que ni de chiste, ni por error, ni aunque le prometan una dotación de “guajolotas” de aquí a su muerte perdonará un centavo de impuestos ni si el país se queda en ceros. Quizá ella es la verdadera ñora de este país.

Ella es la que sabe dónde está el dinero, la que guardó bajo siete llaves los “ahorros” del primer año, la que seguro hizo la lista de los fideicomisos que también se echarán al barril sin fondo de Pemex… Y si algo recordó esta ñora viendo Jerry Macguire, película de cuando Tom Cruise era todo un bombón, la frase más importante para entender algo es: “Show me the money”.

 

Te puede interesar: AMLO es una pésima versión de Javi Noble

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.