Imprimir esta página

El presupuesto matruska

La ñora extraña sus tiempos infantiles cuando su mayor preocupación era que no la cacharan haciendo travesuras.


Presupuesto


La ñora recuerda con cariño cuando visitaba a una tía que poseía una de esas muñequitas rusas que tienen una muñequita más pequeña dentro y así. Si la ñora mal no recuerda en ese caso eran nueve. Lo que sí recuerda bien es que casi no le dejaban jugar con ellas y que cuando lo hizo lo hizo a escondidas… y sólo hasta ahora lo confiesa.

Al me-vi-tan-sobrio-en-mi-grito-que-hasta-me-creyeron-demócrata-y-hombre-de-Estado tampoco lo dejaban jugar con el llamado Paquete Económico (Presupuestos de ingresos y de egresos) hasta hoy. Cuando era jefe de gobierno, la Ciudad de México estaba mucho más limitada presupuestalmente que ahora –la ñora quisiera presumir que sabía eso al derecho y al revés, pero la verdad es que fue su ñorahermana quien le explicó– por tanto, sus decisiones al respecto fueron muy pocas.

El año pasado a estas alturas, la Cámara ya tenía su aplastante mayoría. Algunos tardaron un poco en enterarse de que ya gobernaban y algunos todavía no se enteran, pero es que la costumbre [de ser oposición] es más fuerte que el amor, diría la nunca bien ponderada Rocío Dúrcal. En otras palabras, aunque el Presupuesto lo aprobaron, el año pasado, las fieles bancadas morenas, en estricto lo elaboró el gobierno anterior. Asunto que no tampoco le significó ninguna oposición porque acabó haciendo con él lo que quiso y mucho más.

Sin embargo, digamos que oficialmente este Paquete Económico es totalmente Palacio, al igual que nuestro presidente. Y por lo que la ñora ha ido captando de los sesudos análisis económicos que escucha en el radio mientras espera a los escuincles, perdón, las bendiciones, es como una matruska donde la gente que lo ha leído y estudiado cada vez encuentra algo nuevo… o mejor dicho una repetición de la muñequita anterior pero más pequeña.

Al parecer los recortes siguen y siguen, los productores que tienen que ver con el campo se quejan de que muchos de los programas u organismos que apoyaban los productores medianos y grandes, así como las representaciones internacionales que promueven los productos mexicanos estarían por cerrar. No se lo explicaban puesto que habían firmado un pacto por la llamada autosuficiencia alimentaria –cualquier parecido con los términos rusos de la época de la URRS parece mera coincidencia– pero con todo esto sucederá lo contrario, el país se volverá más vulnerable en esos temas.

Estos se suman a otros recortes que esta ñora ya comentó sobre los recortes a las escuelas de tiempo completo y la insuficiencia de recursos para la Guardia Nacional, por no mencionar que hasta los programas consentidos como Jóvenes Construyendo el Futuro, alias ninis, también sufrieron los efectos de la disminución. Parece que el presupuesto para la salud también recibió píldoras, pero de chiquitolina –aquellas que hacían pequeño al Chapulín Colorado– y ahora sí que: ¿quién podrá ayudarnos?

En el lado de los ingresos parece que la matruska, también está lista para darnos en la ídem, porque bajita la mano se suben las retenciones en los centavos que ganan los que logran ahorrar; y dicen que eso afecta incluso a las famosas afores. Por no hablar de los aumentos en tarifas como las que se pagan en los aeropuertos. Resulta, según lo que esta ñora leyó, que ahora sí tendremos un aeropuerto como en Londres, por lo menos en cuanto a lo que se pague por usarlo. Esta ñora igual comentó que en los aumentos también está incluir a los vendedores de catálogos para que paguen ISR y otras lindezas. Por lo menos, los que están jugando con la matruska cada vez encuentran algo más adentro.

Lo que no tiene fondo ni llenadera es el destino de ese dinero. Todo indica que tanto los recortes como los aumentos; por más que el a-mi-palco-no-se-sube-nadie-más-porque-yo-solito-valgo-por-todo-el-Estado jure y perjure que no aumenta impuestos, eso es lo que es, aumentos y todo para alimentar a un agujero negro como los del espacio: PEMEX. Ese enorme agujero negro que se traga y traga dinero y que sólo escupe deuda, y peor, puede atraer hacia el fondo del abismo con su poder destructor los reportes de las calificadoras. Es decir, las que para bien o para mal dicen si un país vale la pena en lo económico.

Dicen que el Paquete Económico pudo haber estado peor, lo que equivale a decir estamos en arenas movedizas, pero si no nos movemos no nos hundimos… el problema es que tampoco salimos. Así, sin moverse nadita, esta ñora extraña sus tiempos infantiles cuando su mayor preocupación era que no la cacharan haciendo travesuras. Parece que alguien más añora esos viejos tiempos palaciegos.

 

Te puede interesar: La política de “mamá, soy Paquito” 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.