¿Y los 500 mil millones de la corrupción?

Esta ñora no entiende como un presupuesto que no parece alcanzar para lo que antes sí, y eso que había corrupción, ahora además alcanzará para mucho más.


Claudia Sheinbaum y AMLO


Esta ñora como tantos otros mexicanos durante tantos meses, antes meses de campaña, escuchó que iban a atrapar a la corrupción y le iban a quitar 500 mil millones de pesos a guamazo limpio, pum, pas y así todo iba salir requetebien y sobraría la lana para atender a todos.

La horrible corrupción resultó más difícil de encontrar que la aguja en el pajar, porque en lugar de sobrarnos el dinero con el botín que se le iba a arrebatar; por acá y acullá sólo hay descuentos y recortes. Esta ñora ha llegado preguntarse si la corrupción en verdad guardaba tanta lana, o si la corrupción se ocultaba en las jeringas que se necesitan para una hacer una tomografía con contraste o para dar estímulos a los científicos o creadores, porque esas cosas sí han desaparecido, junto con las estancias infantiles, los apoyos a los refugios de mujeres maltratadas, los apoyos a centros especializados en atender discapacidad, y un nada recortado etcétera.

Más aún en las promesas del no-estás-sola-Rosario-o-Claudia-o-como-te-llames, los 500 mil millones se iban a ver complementados por 300 mil millones más que iban a venir del recorte a los rebosantes sueldos que el soy-totalmente-palacio-nacional decía que tenían los altos mandos de la burocracia. Pues ahí también algo falló porque los únicos recortados parece que son los trabajadores de diferentes niveles de gobierno que han perdido sus empleos o que no han cobrado todavía.

Y como esta ñora escuchó cuando era niña: éramos muchos y parió la abuela. Ahora fruto de la magia de un secretario que es capaz de aparecer vagones más grandes de los requeridos para que funcione el Metro, de desparecerse por años en París sin que nadie supiera su paradero y volver como salvador a la política nacional ahora nos hizo un truco de magia y dijo: nada por aquí, nada por allá, quitó su capa y apareció un acuerdo por el que el gobierno mexicano tendrá que hacerse responsable de un número no preciso de migrantes. O puede ser que no, porque el acuerdo negociado parece que está escrito con tinta mágica, de esa que hacía esta ñora de niña usando un palillo y leche como tinta. El mensaje sólo podía leerse si se acercaba a una vela. Nadie lo ha leído completo al parecer.

Esta ñora no es xenófoba, es más, esta ñora no sabe pronunciar esa palabra porque ni idea tiene de cómo suena la x ahí. La ñora únicamente está preocupada por cómo un gobierno que está metiendo tijera a todo, ella supone que es porque no alcanza para los mexicanos, se va a echar un compromiso de millones y millones. El aquí-comen-diez-o-un-millón se ve que no se ha puesto a hacer sopa en su vida. Y ahora que en palacio nomás se puede en parrilla eléctrica –comprada en el Palacio, obviamente–, pues esta ñora menos lo imagina en esas labores. Porque sí, una ñora le echa agua a los frijoles, pero sólo hasta cierto punto porque después nada más es agua pintada.

El soy-dueño-de-mi-silencio luego dijo que va a vender el avión presidencial para cubrir esos gastos extra. El mexican Obamaplain es “rentado”, o sea, no se puede vender. Quizá quiso decir que lo va a empeñar y a ver si Rick no le dice: “No lo sé, Marcelou, me parece falso”. Quizá Marcelou pueda argumentar que sí es un avión mágico porque se le usa para tratar de tener ingresos extra ante cualquier circunstancia.

Esta ñora es citadina, para qué va a andar presumiendo que es de un pueblito macuspano, así que no tiene contacto con las muchas ñoras y escuincles, perdón, benciones que recibían apoyos de Prospera para sus familias, y que ahora se convirtieron en varias modalidades de becas para sus hijos. Esta ñora no sabe si están felices o no con que sólo les pasen una lana y que desaparecieran los apoyos de revisión de salud y hasta dentista que eran parte del paquete. La ñora sí ha visto a médicos y dentistas que se han quedado sin chamba porque se recortó también ahí. Tampoco sabe si esas ñoras saben que gracias al papelito mágico con letra invisible es probable que el gobierno mexicano sí estará obligado a darle esos beneficios a los migrantes… aunque quizá los médicos y dentistas sí entren al tijereteado presupuesto y recuperen su chamba.

Esta ñora no entiende como un presupuesto que no parece alcanzar para lo que antes sí, y eso que había corrupción, ahora además alcanzará para mucho más.Pero después de todo Marcelou ya ha dado muchas evidencias del poder de su magia. Por eso, la ñora espera ansiosa que atrapen mágicamente a la corrupción y suelte los 500 mil millones que tiene guardados.

 

Te puede interesar: Cuando el Amlove se acaba 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.