Imprimir esta página

La ciencia, la canción y el toloache

Esta ñora ya no aspira a que sus escuincles, perdón, bendiciones obtengan una beca del Conacyt para que se fueran a estudiar a Harvard o Columbia, ahora se conforma con que los alimenten a diario en el comedor ejecutivo que doña Elena, su directora y chamana, ha armado con tan amoroso cuidado ha tenido a bien ofrecer a sus empleados, que son de todos porque todos pagamos su comida y su austero sueldo.


Foto diputada por Morena con AMLO


Esta semana la ñora ha estado aprendiendo valiosísimas lecciones de varias mujeres, algunas la han entristecido muchísimo como el darse cuenta de que los escuincles, perdón, bendiciones han estado muy mal alimentados a lo largo de su infancia… y no cuentan con derechos laborales de nivel. Eso segundo se entiende porque ni la labor de tender su cama a veces cumplen…

Esta ñora vuelve al tema, resulta que el Conacyt que estaba valorando dar becas Aluxes, pero que con la salida de la anterior titular de Semarnat quien los promovía ya dejó el proyecto, goza de un servicio de comedor maravilloso: pescados como salmón y robalo, carnes de res de la mejor calidad, y no se diga de alimentos locales –menos el café que sí se puede traer de alguna parte más lejanita– orgánicos y cultivados con todos los mimos posibles. ¡Y los huevos de la mismísima gallina de oro! La austeridad republicana es una cosa muy misteriosa porque por una parte se han recortado los montos de las becas y en algunas dependencias el aire acondicionado y el agua el fría, pero por otra hay estas maravillas.

Esta ñora ya no aspira a que sus escuincles, perdón, bendiciones obtengan una beca del Conacyt para que se vayan a estudiar a Harvard o Columbia, ahora se conforma con que los alimenten a diario en el comedor ejecutivo que doña Elena, su directora y chamana, con tan amoroso cuidado ha tenido a bien ofrecer a sus empleados, empleados que son de todos porque todos pagamos su comida y su austero sueldo. ¡Cuidados por nutriólogo y chef de primera línea, faltaba más! ¡La conquista laboral se encuentra con las ciencias de la nutrición!

Pero por lo pronto, esta ñora va a copiar la lista de ingredientes, así de bien hecha es doña Elena, y los detalles de mobiliario de comedor –también los incluyó en la licitación, lo que es ser cuidadosa– para lo cual sí va a pedirle al ñor un sustantivo aumento del presupuesto familiar para alimentar bien a los escuincles y que tengan un ambiente adecuado para su desarrollo.

Y no es lo único que esta ñora va a hablar con su ñor, porque la no-Primera-Dama, le ha dado una gran lección, no de literatura ni de autores que conviene leer, porque según parece esas son preguntas muy confusas, pero sí de cómo defender a Su Hombre. Es que no puede ser, que una diputada, deje usted que esté guapa o no, pero así como así se aproveche de que una deja la bolsa en la silla para acercarse a tratar sabrá Dios qué asuntos. El instinto ñoril dice que el siguiente video de la no-Primera-Dama va a ser uno donde le cante en el balcón de Palacio de Gobierno aquella de “Mío, ese hombre es mío, a medias; pero mío…”

Si no es que ya lo grabó el miércoles mismo, porque esta ñora vio con sus ojitos los ojitos que se echaban la directora del Fondo Monetario Internacional y su hombre de ella Una no puede confiar en que sean canositas, y menos cuando resulta que luego de años de que el FMI era más malo que comer carne de puerco –doña Elena le enseñó a esta ñora que nomás una vez al mes– en Viernes Santo, ahora resulta que no, que sí nos queremos mucho, que somos bien amiguis. Esta ñora sospecha que hubo toloache traído desde el extranjero, ¿a poco nada más cuestión de finanzas?

Esta ñora procede a afinar sus gorgoritos a ver si le ayudan contra las lágrimas mientras pica cebolla para la comida de los escuincles, perdón, bendiciones, porque últimamente por más que culpa a la cebolla la verdad es que el futuro del país la tiene a punto de soltarlas todo el tiempo.

Te puede interesar:La mudanza desastrosa

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.