Imprimir esta página

Santa Lucía, ruega por nosotros

Estamos ante unas autoridades ciegas que no ven un cerro que complica la construcción de un aeropuerto, que no ven la necesidad de dar el pésame a las víctimas del crimen organizado, que ven en los reclamos de justicia y seguridad una conspiración conservadora.


Cerro en Santa Lucía


El ñor tuvo una infección terrible en los ojos, apenas los podía abrir, tenía unas lagañas más largas que los periodistas desmañanados por el ya-derroté-la-reforma-educativa-por-el-poder-de-mi-firma. Una cosa horrible. Además de llevarlo al oculista, esta ñora recordó que su abuelita le habría dicho que le rezara a Santa Lucía, la patrona de los que padecen de la vista.

El ñor ya medio ve, así que ahora la ñora piensa encomendar a los constructores del aeropuerto de Santa Lucía –caramba qué coincidencia– porque resulta que no vieron ¡un cerro! Un pequeño detalle, ¿qué tanto puede afectar a un avionzote un cerrito? Total le agregan un cero a la cifra que de los costos. ¿Quién va a notar un pequeño cerito para borrar el cerrito?

Esta ñora cree que Santa Lucía va a andar muy ocupada porque esta ceguera parece ir más allá del secretario de Comunicaciones y Transportes, el me-aparezco-cada-mañana-pero-no-me-molesten-en-fin-de-semana también anda ciego al hecho de que fue electo el presidente de una república, no el rey de una isla tropical. Tal vez por la vista cansada como gansa no leyó la Constitución que juró respetar y cumplir. No vio que esa ley suprema no puede estar por encima de un papelito en el que no se ve ningún argumento jurídico, como fue su famoso memorándum para dar sepultura a la Reforma Educativa. ¿Tampoco habrá visto que tiene la mayoría en las Cámaras para lograrlo? Parece que de eso ya se enteró ayer.

Su ceguera en el tiempo en el poder se está agravando porque tampoco vio la necesidad de dar el pésame a las familias de los muertos en Minatitlán, porque eso era “complacer” a un periódico fifí que le cae gordísimo, pero parece que es el único que existe en su radar. ¿Se imprimirá en letras más grandes que los demás y por eso sí lo alcanza a leer?

La ceguera va creciendo tanto que ahora sólo ve como exigentes de la paz a los ¡conservadores! Resulta que no ve a la cantidad de ediles y alcaldes, casi todos de su partido, que ha muerto en las últimas semanas y que esta ñora supone que eran conservadores también. A estas alturas, esta ñora no sabe muy bien qué es ser conservador, pero si se trata de conservar la vida y la tranquilidad propia y de su familia, esta ñora sí se declara absoluta y completamente conservadora.

En el exDF parece que la ceguera también ataca. Una mujer fue puesta a la intemperie después de pasar tres horas en la oficina de la jefa de la estación del metro donde sufrió un infarto cerebral. ¡No vieron el 911 para llamar a una ambulancia! Y por supuesto, los ciudadanos que posteriormente pasaron por el lugar donde fue depositada la mujer tampoco la vieron. No vieron a una mujer tirada en el suelo por horas y horas.

Esta ñora no está tan enceguecida de preocupación como para también acusar de esas cegueras al mi-única-respuesta-es-que-ya-no-hay-corrupción, se da cuenta que hay en un ambiente de temor constante, que se camina por la calle detectando potenciales peligros y esquivando baches, que los agobios por la posible pérdida del empleo, por la incertidumbre que se ha vuelto la única certidumbre nos han metido. Esta ñora sí cree que tenemos que ponernos un freno y comenzar a ver a los demás. Con los familiares, los amigos, los vecinos, los colegas es con quienes de verdad contaremos, más vale irlos viendo nuevamente y reforzando lazos. Esta ñora se retira a tratar de ponerle las gotas de los ojos al ñor, esa tarea está resultando más difícil que ver cerros en Santa Lucía.

Te puede interesar: Cambio de horario en la telenovela

 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.