El parque de juegos de este sexenio

Las supuestas investigaciones en contra de Peña están subidas en un carrusel de esos en los que la velocidad a la que giras depende de cuenta fuerza le ponías a la rueda del centro para que diera vueltas.



Ahora que los escuincles, perdón, las bendiciones están de vacaciones esta ñora les propuso ir al parque a jugar para hacer un poco de ejercicio, pero lo malo de tener ya un escuincle-puberto es que se resiste a todo lo que no sea estar frente a una pantalla. En cambio, a los de este gobierno les encanta andar en los juegos del parque. Por ejemplo, el hágase-la-austeridad-en-los-bueyes-de-la-oposición está a punto de tirarnos de una resbaladilla con eso de que anda queriendo zafarse del Tratado de Libre Comercio que no sólo su gobierno admitió, sino que públicamente alabó y del que depende el 80% de nuestra economía.

No es una resbaladilla de esas lindas de plástico, todas seguras que hay ahora (seguro gracias a que por el libre comercio es fácil traerlas) sino de esas de antes: de metal, muy altas, medio oxidadas y con láminas cortantes, con varios tornillos sueltos y de pilón tan calientes que las escuinclas ahí comenzábamos a desarrollar la resistencia al calor que luego nos permite de ñora calentar tortillas en la hornilla de la estufa y otras habilidades más.

Ojalá que alguien le explique bien al digo-un-promedio-de-79-mentiras-por-mañanera que sus amiguis a los que reparte abrazos necesitan el tratado para poder meter drogas a Estados Unidos, porque sin tratado cerrarían con triple candado la frontera. Las remesas que tanto presume y que han mantenido el peso más o menos estable (único factor económico que le importa a su mentecita setentera) podrían ser suspendidas o dificultadas en grado extremo. (Y eso a sus abrazados tampoco les va a gustar porque hay sospechas que las remesas también son forma de lavar dinero). A ver si eso lo entiende porque por lo visto es incapaz de entender que la economía legal del país si se cae por la resbaladilla tiraría los impuestos de donde saca las carretadas de dinero para comprar votos, perdón, para dar becas. La verdad al que vale la pena tirar por la resbaladilla es a Bartlett que seguro es el que le susurra las tonteras.

En el parque de este gobierno, resulta que el primer hombre (o corcholata de repuesto) Adán pues no le gustan los subibajas. Resulta que una señora que busca a su hijo desaparecido le pidió que le pusiera por escrito los compromisos porque ella “no confiaba en los gobiernos” y el Adán le espetó un “pues yo tampoco confío en ustedes” y se bajó del subibaja y dejó a la pobre señora ahí arriba. Lo peor del asunto es que esa mujer pertenece a un colectivo de búsqueda de desparecidos al que la Rosario Piedra denunció penalmente. Sí, la señora que cobra en la Comisión Nacional de Derechos Humanos ¡demandó a ciudadanos que buscan desaparecidos! Y el secretario de Gobernación ¡no confía en los ciudadanos!

Esta ñora que tiene buena memoria que se acuerda cuando en campaña y justo antes de empezar el sexenio había mesas de diálogos y discursos jurando que las víctimas de la Guerra de Calderón iban a aparecer y que no habría más desaparecidos y chalalá. Más bien ahora los desaparecidos han desaparecido dos veces porque nadie sabe dónde están y casi ningún noticiero habla de ellos como antes. Y ya de pilón, esta ñora a los que ven al Vampirito como corcholata para tapar al actual gobierno, ah, no perdón, como opción a ser el siguiente presidente, recuerden que la gente no cambia con el poder se pone peor y sí cumple lo que dicen. Estamos viviendo día a día las consecuencias de que nos gobierne el que iba a mandar al diablo a las instituciones y sí lo ha hecho. Así que la excusa de “no podía saberse” ya no juega para el siguiente gobierno y si votan por él, es un hecho que nos dará la espalda.

Por cierto lo que ocurrió en el Congreso de Veracruz donde cambiaron la ley para facilitar que la siguiente candidata de Morena al gobierno del estado sea la zacatecana Rocío Nahle le recordaron a esta ñora cuando en el parque a los escuincles, perdón, bendiciones, a los que los papás los cargaban de las piernas para cruza los changueros esos horizontales porque tientes que tener mucha fuerza para sostenerte, pero soltar una mano para avanzar al siguiente travesaño. Igualito le hicieron los legisladores (¡incluyendo a algunos de la oposición!). La ñora ve en esto una oportunidad, si cualquiera puede ser candidato a gobernador de Veracruz, pues quizá Felipe Calderón se pueda postular o si no puede él porque ya fue presidente, pues quizá Ricardo Anaya sería una buena opción, ¿no?

Las supuestas investigaciones en contra de Peña están subidas en un carrusel de esos en los que la velocidad a la que giras depende de cuenta fuerza le ponías a la rueda del centro para que diera vueltas. Unas veces como que van muy rápido; pero luego se les olvida darle. Claro en esos carruseles tampoco llegas a ninguna parte, nomás te entretienes. A ver si la famosa extradición de Caro Quintero no acaba en el mismo carrusel porque han pasado ya semanas y siguen sin mandarlo a Estados Unidos. Con lo contentos que andan los vecinos con nosotros a ver qué pasa.

Esta ñora se va a ver cómo le hace para que los escuincles, perdón, bendiciones se alejen de los videojuegos, no vaya a ser que acaben pareciéndose a cierto jovencito cuyo papá vive en un Palacio pero predica la austeridad.


Te puede interesar: ¿Y si resultan peor de corruptos?

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.