Atrapada en el tráfico, pero cantando

Las zonas de Oaxaca resultaron afectadas por el huracán Agatha, sobre todo, porque otra vez hay muertos y desaparecidos.



Esta ñora a pesar de todos sus esfuerzos por evitarlo quedó atrapada en el bloqueo que provocaron los p*nch3s peseros, perdón, los finísimos transportistas de personas la CDMX. En general, los bloqueos desesperan y enojan a esta ñora, aunque hay algunas excepciones como cuando los papás de los niños que tienen cáncer han cerrado los accesos a aeropuerto porque de verdad se sabe que sólo así medio han atendido las peticiones.

Sin embargo, con los p*nch3s peseros, perdón, los finísimos transportistas de personas la situación es más confusa. O sea, esta ñora entiende que la inflación está terrible y que la gasolina por alguna extraña razón sigue subiendo de precio (es inexplicable porque debería costar 10 pesos) pero a la vez, el servicio que dan y cómo se apropian de las calles haciendo carreritas y demás… El problema es que los ciudadanos acabamos quedando en medio del asunto. Esta ñora no tiene muy claro si el gobierno de Clau, o mejor dicho, el gobierno de Batres, está provocando este enfrentamiento por su incapacidad de negociar o si en el fondo están provocando más tensión con los ciudadanos a propósito. Si de por sí la ciudad ya es un polvorín, cualquier mecha puede desatar muy feo.

Pero antes de pensar en esos escenarios tan trágicos, esta ñora decidió ser muy Zen y como el escuincle puberto, perdón, la bendición ya le enseñó a esta ñora a usar Spotify pues ahora puede oír todas las canciones de Timbiriche. Justo cuando oía la famosa de “cuelga tú, no cuelga tú”, esta ñora se acordó de la conversación que Alito dio a conocer. Hubiera sido un final mucho más lindo para esa conversación. Por cierto, que esta ñora con todo gusto se ofrece a ayudar al Güero para que mejore sus “claves” porque eso del “número dos” pues quedó remal cuando al “número uno” ya lo apodan el Kakas, ¿no?

La canción de “No seas tan cruel conmigo” de inmediato suena a lo que le cantaría Biden al no-traigo-nada-en-los-bolsillos-porque-los-sobres-amarillos-los-carga-Pío con lo de la Cumbre de las Américas; sobre todo por la parte de “no entiendo, todavía no te comprendo”. La verdad es que nadie entiende y nadie comprende muy bien lo que está pasando porque el evento empieza el martes y todavía en la mañanera del jueves dice que no sabe si va. En el fondo, no acaba de quedar claro (¡como ha sido la constante en este sexenio!) es qué se pretendía: ¿había de verdad un plan desde el principio de lograr algo específico usando como pretexto la invitación a los dictadores?, ¿se negoció algo concreto con Biden que valiera la pena?, ¿logró algo? O más, ¿es un pretexto para no exponerse a verse menos frente a otros presidentes que sí ejercen como presidentes? ¿Creyó que los dictadores por los que sacó la cara lo iban a aplaudir y aclamar como su líder máximo si la mitad de ellos no puede pisar Estados Unidos porque los pueden arrestar? ¿O nomás fue una ocurrencia de un día y luego pues se montó en su macho porque no supo cómo salir del lío?

La canción de “Muriendo lento” le hace pensar a esta ñora en las zonas de Oaxaca que ahora resultaron afectadas por el primer huracán de la temporada, sobre todo, porque otra vez hay muertos y desaparecidos. Es muy triste para esta ñora comprobar que algo que sí se había hecho muy bien durante los sexenios anteriores fue avanzar en la prevención para que estos fenómenos no causaran que la gente falleciera y hoy se ha vuelto a que cada que hay desastres muera gente porque no se activaron los mecanismos y no se activaron porque ya no existen.

Ese “muriendo lento” también va a ser como se sentirán los damnificados porque tampoco existe ya el Fonden que era el otro gran logro. Ese fideicomiso ayudaba a que los recursos económicos para ayudar a la gente estuvieran listos y se pasaban a los gobiernos estatales y municipales para que actuaran de inmediato. Ahora como todo se les quiere dar en efectivo y en sobrecitos con la cara del abrazo-a-la-mamá-del-Chapo-pero-ni-de-chiste-a-una-mamá-que-ande-buscando-a-sus-hijos-desaparecidos, pues primero tienen que hacer un censo… y así para luego darles algo por ahí de varios meses. Para esta ñora peor de ese sistema no es que se tarde, o que sea muy proselitista que les den dinero directamente porque suena a compra de votos, sino que no se dan recursos para reconstruir ni las calles ni las luminarias ni los pozos de agua, es decir, la infraestructura que sirve a todos los habitantes de una zona y la zona pues se empobrece todavía más. Para esta ñora, ese proceso “nuevo” parece más bien como repartición de “Besos de ceniza”, ¿no?

Ojalá esos habitantes de Oaxaca y los de Hidalgo (que el año pasado los inundaron para salvar a la Ciudad de México) y los de todos los estados que tienen elecciones este próximo domingo cuando vayan a votar lo hagan considerando esos fallos en los desastres naturales, todas las veces que les han faltado medicinas en las clínicas, todas las balaceras que les ha tocado, el alza de precios sin que acciones reales, la pérdida de empleos… y que vayan a las urnas, cantando bien fuerte la mejor canción de Timbiriche la que dice: “eme e acento x i c y o”.


Te puede interesar: El Telecom en la Hot Sale 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.