Las ofertas del Buen Fin de las que nadie habló

Los mexicanos no debemos perder de vista que necesitamos curarnos del presidencialismo señalando y reprobando a los que traicionan el puesto para el que fueron electos.



Desde hace muchos años esta ñora ha querido cambiar un sofá donde el ñor se apoltrona e incluso se fusiona con él cuando hay futbol. Esta ñora ya iba directita a comprar el nuevo sofá con las ofertas del Buen Fin cuando el ñor comenzó con todo un discurso sobre que esta ñora parecía neoliberal; aspiracionista y hasta fifí por andar creyendo en las ofertas así sin más… Uy, no le hubiera dicho así, la ñora tuvo que desplegar su exhaustivo estudio de mercado porque por meses vigiló precios, comparó, sumó, restó y dividió antes de elegir la mejor opción, como si no la conociera. Al final el ñor reveló su miedo, que esta ñora lo regañe cuando se manche porque en el viejito pues ya ni se nota… A veces los ñores son peores que los escuincles, perdón, las bendiciones.

La verdad es que sí es cierto que las ofertas siempre deben ser muy bien analizadas. Como la que nos traen ahora, que será de Buen Fin sino de fin de sexenio: la Clau, 2021. Desde hace semanas, la andan llevando a comer tacos de canasta y de gira en todas partes. A esta ñora le extraña mucho que la Clau piense que tratando de hacer lo que se hizo en el pasado va a tener buen resultado. De entrada, la pobre ni con ropita nueva se ve mejor, no tiene carisma y no se sabe que es peor que sonría o que no. Pero la principal desventaja que tiene es que mientras el por-culpa-de-los-gringos-y-sus-viajes-tengo-que-suspender-la-mañanera en ninguna de las tres campañas cargaba “muertitos”, Clau sí cargará para siempre a los del Metro y los del Rébsamen. Por lo cual esta ñora dice desde ahora que la Clau va a pasarse los próximos años como el espantapájaros que proteja a quien sí será el candidato. Ella no es la oferta.

Esta ñora se dio cuenta que los que sí aprovecharon el Buen Fin al máximo fueron los diputados de Morena y aliados que vendieron a un precio bajísimo su dignidad con la aprobación del presupuesto sin moverle nada, nomás le bajaron todavía más el presupuesto al INE. Además, armaron unos espectáculos de pena ajena sobre todo destacaron algunas mujeres. ¡Y qué decir el papá del Checo repartiendo pastel y se lo comen a mordidas mientras cantan las mañanitas!

Pero lo más grave es que abarataron la división de poderes a menores niveles que en los setenta años del PRI y no era tarea fácil. Y si en economía o en otras áreas andamos regresando al pasado, esto es todavía más grave. A esta ñora le preocupa tanto que arrastren así, no por ellos, sino porque los mexicanos estábamos lentamente desarrollando defensas contra el presidencialismo que es nuestra más grave enfermedad y estas actitudes nos muestran que esas defensas son muy pero muy débiles. Esta ñora espera que los mexicanos no perdamos de vista que necesitamos curarnos del presidencialismo señalando y reprobando a los que traicionan el puesto para el que fueron electos y aplaudiendo y apoyando a los que sí cumplen con su trabajo en el Legislativo.

Aunque fue fuera del Buen Fin, el rockstar de la pandemia salió con un ofertón inesperado: ¡Vacunas para nuevos votantes en 2024! Fue muy raro que luego de llevar meses y meses convenciéndonos (o intentando) de que los adolescentes y niños no necesitan vacuna, que tienen “sistemas inmunológicos envidiables” o que eso de meterles “sustancias extrañas” era nomás un truco de las farmacéuticas ahora que siempre sí. Y justo a una semana después de que la Secretaría de Salud impugnara la orden de un juez de vacunar a todos los 12 a 17 y de pronto, anuncian que siempre sí de 15 a 17. Y no hace falta mucho para sumar que 15 más 3 da 18. No todos los de 15 hoy alcanzarán a votar, pero sí la mitad que cumple antes de junio… Esta ñora no niega que sí le alegra que el gobierno cumpla su obligación y espera que no se queden en los 15 sino que incluyan a todos para que los escuincles, perdón, bendiciones de esta ñora puedan vacunarse.

Para cerrar eso de las ofertas dudosas, alguien debería llamar a Profeco (es un decir, porque su titular es más arrastrado que los diputados) para que pare la campaña de firmas de Morena para realizar la “ratificación”, si por ley nada lo que se hará (si es que se hace) es consulta para “Revocación de mandato”. A no ser, como la ñora leyó por ahí, que sí se trata de una ratificación porque con sus firmas confirmarán que el estoy-decidiendo-si-les-cito-la-frase-de-Díaz-nomás-a-Biden-o-hasta-que-estemos-los-tres es precisamente una rata… y de la peor calaña.


Te puede interesar: Mejor se hubieran quedado en casa

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.