Los olímpicos de nuestra política

Elizabeth Vilchis es la encargada de presentar “quién es quién en las mentiras” en las mañaneras de los miércoles.



Luego del terrible enojo que traía la ñora la semana pasada, el ñor escondió todos los aguacates por precaución y mandó a esta ñora a ver las competencias de los Juegos Olímpicos para que sacara la adrenalina sobrante. La verdad es que sí sirvió para que esta ñora se relajara un poco, aunque a pesar de las desveladas y los gritos de apoyo, los resultados en medallas, hasta el jueves por la mañana, han sido los peores en muchos años, o a lo mejor es a propósito como es año de festejos históricos (e histéricos, porque se los sacan de la manga) se busca reivindicar “la raza de bronce” ganando poquitas de ese metal.

Como sea, esta ñora no pudo evitar pensar en los deportes en los que destacarían algunos ilustres integrantes de la política nacional, que obvio, como siempre se manejan con otros datos, pues serían “otros deportes”.

El primer deporte en el que se compite es una variación de la carrera de obstáculos, aquí en lugar de brincarlos, se trata de ponerlos. Aquí la ñora encontró que había varios competidores de muy buen nivel. Por una parte, está Raquel Buenrostro quien fue la excelsa creadora del sistema de compras consolidadas de las medicinas, aunque luego le pasó la estafeta al director de Insabi que trató de aliarse con un experimentado jugador de la ONU quien también siguió creando obstáculos. ¡Un éxito rotundo en obstaculizar la vida de los mexicanos que ya no encuentran medicinas ni en las farmacias privadas! Y ahora, Buenrostro está frente a SAT y al parecer está diseñando la nueva política fiscal, así que seguro los mexicanos podríamos sufrir con su extrema habilidad para ponernos obstáculos nuevamente.

Pero la ñora reconoce que se trata de una competencia muy cerrada con Rocío Nahle, de la secretaría de Energía y Octavio Romero de Pemex. Desde el inicio del sexenio se anotaron un gran éxito al no comprar gasolina y lograr que por primera vez la ñora y todos los mexicanos tuviéramos que hacer largas filas para conseguirla, un obstáculo que nunca habíamos enfrentado. Y no contentos con ello, ahora se enfilan a ponernos difícil el conseguir gas por intervenir en el precio dizque porque estaba muy caro, pero como dicen el producto más caro es el que no se tiene... No está de más, piensa esta ñora, darle puntos extra a este par que con la pésima administración de Pemex que podrían lograr que a México le quiten la calificación crediticia (o sea, que nos presten lana y nadie quiera invertir aquí) así crearían un obstáculo nuevo y muy difícil de superar, y están trabajando muy duro para lograrlo.

El volibol de playa también es un deporte muy popular sobre todo entre los caballeros, y acá en la política mexicana la ñora ve que Elizabeth Vilchis practica una versión donde, al parecer, el objetivo es que la pelota te dé en la cara. Liz, para los cuates, es la encargada de presentar “quién es quién en las mentiras” en las mañaneras de los miércoles. El espacio básicamente busca atacar a periodistas, tuiteros y cualquier opositor. Sin embargo, Liz le dio giro muy interesante cuando el miércoles pasado dijo (bueno leyó y pero que cualquier escuincle que tercer año) que la información publicada por Reforma respecto al aumento de 20% en las tarifas de electricidad ese un dato que “no es falso, pero se exagera”. No se puede negar que con la asesoría de su entrenador es Jesús Cuevas, el encargado de las mañaneras, está llegando muy lejos al reconocer sin querer que su sección sólo pretende limitar la libertad de expresión ¡por usar signos de exclamación!

En el caso del lanzamiento de bala, que es uno de los deportes más aburridos que esta ñora ha visto, en el gobierno se ha hecho una versión que se llama “el lanzamiento de culpas”. Nadie puede negar que el sólo-sé-estar-en-campaña-por-eso-ahora-voy-a-machar-lo-de-la-revocación-de-mandato tiene una clarísima delantera en esta disciplina porque le ha lanzado culpas a los españoles, al Vaticano, a los gringos (de ahora no los de Trump), a expresidentes (menos Peña) etc. Pero esta ñora destaca que doña Clau del exDF, no canta mal rancheras, o no canta mal los pretextos: que se cae el Metro es culpa de los anteriores, que si se quema el centro del mando del Metro es porque alguien estaba fumando; se para el cablebús (sí ya tuvo interrupción en el servicio) es porque estalló un transformador ahí cerquita; si Morena perdió la mitad de las alcaldías es porque los clasemedieros hicieron trampa y fueron a votar como si temieran por sus vidas; si se inunda la ciudad es porque los españoles malvados y derrotados en la “noche victoriosa” no movieron la capital a otra parte…

Aunque todavía no alcanzan el nivel, esta ñora reconoce los esfuerzos del veterano Bartlett que empezó con tibieza diciendo que los apagones en Yucatán y Baja California eran culpa de los anteriores, pero luego ha hecho algunos interesantes aportes como echar la culpa del apagón generalizado del 28 de diciembre a un incendio en un pastizal en Tamaulipas, ¡con todo y oficio falso! También esta ñora reconoce que Ebrard quiso debutar en esta categoría con una magnífica idea: ¡culpar a los fabricantes y vendedores de armas de Estados Unidos del contrabando en México! Nada de que a los traficantes, ni a los de aduanas acá, naaaada, los fabricantes.

Este fin de semana terminarán los Juegos Olímpicos, y esta ñora espera que haya más medallas porque se siente rebonito que los mexicanos triunfen porque nos recuerdan que nomás hay política sino muchas cosas más lindas.

 

Te puede interesar: El presidente más despreciable

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.