¿Quién es el más malo del gabinete?

Alejandro Gertz Manero no es estricto miembro del gabinete, pero sí destaca con una nueva forma de ser malo no sólo en su trabajo, sino en su persona.



Hace unos días, a raíz del cumpleaños del ñor, esta ñora organizó una reunión con una pareja de amigos de toda vida, los cuatro ya tenemos por lo menos una dosis de vacuna (el compadre tiene la Cansino porque es docente de una prestigiosa universidad; pero esa cansi no vale), así que tomamos algunas precauciones. No comimos en el balcón ni en la terraza porque esta ñora no tiene esas facilidades, pensamos en sacar una mesa al pasillo del condominio; pero tampoco pareció tan buena idea. Total que abrimos todas las ventanas para que circulara el aire y cantamos para que no lloviera (porque el agua se mete a todas partes en este departamento).

Esta ñora se disculpa por haber dado tanto detalle, pero la verdad es que sí le emocionó estar en “vivo y en directo” con personas que no fueran los escuincles, perdón, las bendiciones. Luego de cenar, empezamos a apostar quién de los cuatro se sabía más nombres de los miembros del gabinete. La verdad es que fue un juego muy corto porque aun esta ñora tan política no pudo nombrar a más de siete y algunos nomás por nombre como la ilustre Delfina que urgiría mucho que dijera ya los planes y formas de protección y demás temas del regreso a clases que tanto insiste el insisto-en-abrazos-no-balazos-porque-no-mis-jefes-narcos-me-traen-cortito.

Luego pasamos a apostar quién era el peorcito. Y ahí la ñora se quitó el sombrero ante el compadre porque aunque Alejandro Gertz Manero no es en estricto miembro del gabinete, sí destaca con una nueva forma de ser malo no sólo en su trabajo sino en su persona.

Primero, cabe recordar que no es del gabinete porque se supone que la Fiscalía General es una entidad independiente. Y Gertz se lo recordó al adonde-quiera-que-voy-me-siguen-recibiendo-con-gritos-nomás-que-ahora-de-reclamo que era independiente cuando se cansó de levantarse tan temprano para dejar de acudir a la mañanera. El puesto de fiscal en sí, esta ñora sabe, es uno muy importante porque tiene la capacidad de emprender investigaciones contra quien sea. Y de él depende, aunque no parece, otro de los finalistas de la discusión con los compadres: Santiago Nieto, el de UIF, que sabe hasta cuánto gastó esta ñora en el súper porque tampoco es que gaste en algo más.

Al compadre, que tuvo a bien recordarnos que es docente de una prestigiosa universidad, le había enchilado muchísimo que utilizando sus influencias y la presión que puede ejercer un fiscal para lograr que le dieran el nivel más alto como investigador en el Conacyt. Según contó el compadre, desde hace años que estaba de rector (Gertz, no el compadre) de la Universidad de las Américas había tratado de que lo admitieran al Sistema Nacional de Investigadores y lo retachaban porque no tenía los méritos. Se quejó hasta de discriminación en el Conapred por discriminación.

Total, que de pronto la famosa Elena, jefa del Conacyt, que no tiene confianza en la ciencia pero sí goza de todas las confianzas del ahora-sí-vamos-a-mudar-a-la-secretaría-de-Salud-a-Guerrero-nomás-que-encontremos-al-secretario-porque-lo-vemos-muy-de-vez-en-cuendo, inventó procedimientos y todo y ¡zas! directito a la máxima posición. Pero, luego, contó el compadre un columnista le demostró que entre los libros que decía había escrito había uno que era un completo plagio de otro. En los tiempos neoliberales le armaron un escándalo al Copetes por plagiar su tesis de licenciatura… pero ahora son otros tiempos, no cabe duda.

Pero el flamante miembro del SIN, también usó su puesto para dos venganzas personales más. Reabrió dos casos ya cerrados antes de que él fuera fiscal. El primero es por una herencia familiar, el fiscal era el heredero de su hermano mayor que tenía una fortuna muy grande y un poquito sucita porque estaba invertida en esas empresas tipo islas Caimán. El hermano tuvo una pareja por más de 50 años, o sea, la viejita tiene más de ochenta y le tocaba sólo una pensión de por vida y otras cositas. Pues Gertz la acusó de haber matado a su hermano y metió a la cárcel a la hija de ella (de más de 60) para que renunciaran a todo, lo hicieron; pero la hija sigue en la cárcel.

La otra vengancita fue contra la Universidad de las Américas de Puebla, que es diferente de la Universidad de las Américas que está en la calle de Puebla en la Ciudad de México (¡sólo en México!). Ahí el compadre ya había tomado un poquito más y no supo explicar bien cómo está el asunto, pero en pocas palabras, con el apoyo del gobierno de Puebla desalojaron a las autoridades y se apropiaron de las instalaciones y ya hasta nuevo rector designaron. Aunque luego un juez dijo que nanay, que regresen todo.

Esta ñora no tiene idea cuántos pleitos personales más tendrá Gertz, pero le queda claro que ese mismo entusiasmo no lo ha llevado ni a avanza en el caso Lozoya (que está a dos minutos de ser liberado de todos los cargos en papel porque en la vida real no es que ande muy detenido). No tomó ninguna medida para abrir investigaciones para armar casos contra los expresidentes que eran malos y corruptos y demás (nos hubiera ahorrado una lanita), tampoco ha hecho ninguna investigación contra los antiguos culpables de la corrupción en las compras de medicinas, ni contra los terribles y malvados corruptos del aeropuerto de Texcoco, ni contra los narcotraficantes, ni contra… agregue el lector su causa favorita.

Lo que más le preocupa ahora a esta ñora es que Gertz, sino se muere de un empacho por comer un sándwich con aguacate, estará en el cargo hasta 2027, le da tiempo de muchas venganzas personales más y las probabilidades de abatir la impunidad en tantos crímenes y corrupción que dominan el país están en cero o menos. Tiene razón el compadre que es docente: es el más malo, porque es malo en muchas dimensiones. Y la ñora tiene miedo hasta de que se llegue a enterar de esta columna.

 

Te puede interesar: El sexenio es una feria de pueblo

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.