Compras de “Black Friday” en pleno mayo

Los diputados de oposición que ganen serán el próximo objetivo de compra y así como de pronto hubo lana para comprar la refinería, ahora seguro el guardadito mayor será para completar los votos que le falten.



Esta ñora con algo de nostalgia y un toque de envidia se acordó que este año varias de sus ñoramigas seguramente podrán volver a las ofertas del “black Friday” que ocurre en noviembre de cada año; la inspiración del “buen fin”, pues. La verdad es que a veces ñoramigas regresaban con toneladas de ropa, zapatos, bolsas y demás cositas que habían comprado a precios de risa… la cual a veces se congelaba cuando su ñor encontraba el estado de cuenta de la tarjeta con unas cantidades enormes, y peor, cuando al revisar resultaba que ni eran la talla, ni les quedaba bien, ni servía para el clima y ya tenían cuatro bolsas más igualitas.

Pues al me-tomo-fotos-con-bebés-porque-ese-sí-es-mi-estilo-aunque-ni-el-papá-esté-contento se le adelantó el “black”, aunque más bien lo negro es la compra de la Refinería en Texas. Entre más lee esta ñora sobre esa compra más le asombra. Primero, esta ñora no recuerda que ningún presidente haya salido a anunciar personalmente que había comprado una refinería en el extranjero. Quizá la ñora no se acuerda porque era muy chica cuando Salinas compró la mitad de esa misma refinería… ¡Se cierra algo así como “the circle of life”! El que no debe ser nombrado compró la mitad y el cierre del “negocio” le toca a Harry Potter, ah, no perdón, al me-vale-gorro-que-maten-a-candidatos-de-oposición-para-qué-andan-osando-andar-en-campaña.

Así sin consulta ni anuncio previo y, al parecer por la voluntad de un solo hombre porque el Consejo de Pemex o la opinión del secretario de Hacienda, o del multisusos Marcelo dijeron ni pío, la ñora ahora, como todos los mexicanos, es dueña de un cuarto elefante blanco. Como no eran suficientes el Tren Maya, Santa Lucía (que nomás volarán las bolas esas de pasto de las películas del oeste) y Dos Bocas. Somos los felices propietarios de una refinería comprada por lo menos por 200 millones de dólares más de su precio, que tiene más de 900 millones en deudas y que Shell ni siquiera pelaba, al punto de que lo poquito que ganaba se iba ya a México. O sea, tenemos algo así como un saldo de 1,580 millones ¡en contra! Y la cereza del pastel es que esta refinería no es de la moda del año pasado, ni siquiera es saldo de la ropa del 2019, es como haber comprado lo último del 1980 porque justo un día después de la compra se aceleraron los planes de todas las demás petroleras del mundo para dejar de apostar al ¡mejor negocio del mundo! (así dijo el me-he-pasado-todas-las-retricciones-del-INE-por-el-arco-del-triunfo).

El adelanto monetario se supone que lo darán con la lanita del ¡Fonden! El cual de pronto tiene más dinero del que decía el secretario de Hacienda que tenía cuando lo liquidaron. Al parecer, que la Cámara de Diputados haga un presupuesto cada año no importa… o el ilegal y un día se podrían presentar cargos. Tranquilamente se pasa dinero de acá para allá, y luego un piquito de acá.

Y la ironía del asunto a esta ñora le parece muy bonita: se usa dinero para ayudar a los damnificados por desastres naturales muchos de ellos causados por el cambio climático para comprar una refinería y seguir explotando el petróleo en lugar de otro tipo de energías.

La ñora se pregunta si además de antiverde esta compra califica al gobierno actual como “sacadólares” porque usa dinero mexicano para invertir en el extranjero… ¿no era así como se ganaban ese mote? La ñora admite que el tema de la compra de la refinería sí tuvo una gran utilidad, dejar de hablar de la tragedia de la Línea 12.

En esos giros del destino, la semana pasada se reclamaba al Banco de México que no le iban a dar los excedentes que necesitaba porque ya no tenía dinero y necesitaba esa lana. El hablar de ese tema en mayo, cuando se sabía desde abril que no había esos excedentes, fue muy rarito. Y esta ñora lo percibió como una amenaza muy poco velada una vez más a los órganos autónomos.

Pero lo de la refinería no es la única comprita que el ahora-rifaré-hasta-un-palco-en-el-Azteca-y-una-residencia-porque-lo-del-avión-sí-ya-chole ha ordenado se haga en el extranjero porque básicamente la ONU, que ahora es la agente de compras favorita (y que cobra un porcentaje de entre 2 y 4 por ciento, eh) está adquiriendo las medicinas con, por lo menos un semestre de retraso, en India y otros países. Además, no están comprando ni las cantidades requeridas ni todas las claves (o sea no todos los productos) por lo cual el desabasto seguirá y seguirá.

Como esta ñora ya ha dicho desde antes, y que sí serán compras en el país, no será la de votos de la gente (puede ser que se dé), sino la de los votos que le falten si como las cosas apuntan Morena no se queda con la mayoría en el Congreso. Sí, los diputados de oposición que ganen serán el próximo objetivo de compra y así como de pronto hubo lana para comprar la refinería, ahora seguro el guardadito mayor será para completar los votos que le falten. No, Movimiento Ciudadano, la ñora no habla de ti nada más, sí sería más fáciles porque seguro van en paquete, pero cualquiera es susceptible.

Así que las dos soluciones que ve esta ñora es que la participación sea tan abundante a favor de la oposición que sea inviable esa compra de votos y una muy intensa vigilancia de todos los votantes a aquellos que ganen las diputaciones para que respondan a sus votantes. Esta ñora siente mucho desilusionar a sus lectores pero el 6 de junio es apenas el principio… el camino es muy largo, pero la ñora confía en que hayamos aprendido algo de estos tres años tan “black” y tan poco “Friday”.

 

Te puede interesar: Los calcetines perdidos de este gobierno

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.