Empresas familiarmente sostenibles, ¿rentabilidad o sostenibilidad?

Familias funcionales y en desarrollo son el mejor aliado para lograr la sostenibilidad de cualquier comunidad.


 


“Priorizar la sostenibilidad sobre la rentabilidad de corto plazo” fueron las palabras de Alfonso Urrea, CEO de Grupo Urrea, empresa mexicana de alcance global en solución de herramientas.

Y es que la sostenibilidad, además de considerar el tema ambiental y sus recursos, abarca el desarrollo social, cultural y económico de las personas. Lamentablemente hemos sobre explotado estos recursos no tangibles que se generan esencialmente en la familia.

Es en la familia en donde se forman o se deforman los recursos sociales, culturales y económicos esenciales para cualquier comunidad. Familias funcionales y en desarrollo son el mejor aliado para lograr la sostenibilidad de cualquier comunidad.

Apostar por la sostenibilidad es apostar por el largo plazo y el bienestar para todos, es decir apostar por el bien común. Para ello es importante superar la visión de rentabilidad de corto plazo, de beneficios unilaterales y que pone al centro la ganancia económica. Hoy se debe apostar por una visión de sostenibilidad de largo plazo, de beneficios y responsabilidades compartidas y que ponga al centro a las personas y a sus familias.

Este cambio de visión requiere de todas las personas y todos los sectores de la sociedad: gobierno, empresas, organizaciones sociales, familias… juntos podemos y debemos trabajar de la mano para lograr un cambio cultural para materializar un ganar-ganar social en el tiempo.

En lo que respecta a las empresas, en el Instituto de Análisis de Política Familiar, en colaboración con Coparmex Nacional, hemos impulsado 5 pilares para promover Empresas Familiarmente Sostenibles, fruto de un estudio comparado de políticas y certificaciones en países de Europa, Norteamérica y Sudamérica:

1. Desarrollo Económico Patrimonial a través del fomento de prestaciones de ley, seguridad social, educación financiera, entre otros.
2. Equidad entre Mujeres y Hombres a través de licencias maternas y paternas, equidad salarial y laboral, fomento de la lactancia, entre otros.
3. Flexibilidad Espacial y Temporal a través del teletrabajo o home office, de horarios flexibles, permisos familiares, entre otros.
4. Salud Física y Mental promoviendo centros libres de violencia, fomento a actividades deportivas y culturales, jornadas de trabajo óptimas, entre otros.
5. Formación e Integración Familiar como el fomento de habilidades familiares según su etapa de vida familiar, actividades familiares de los colaboradores, entre otros.

¿Qué sigue?

- Conocer en dónde estamos. Promover diagnósticos en nuestros centros de trabajo para detectar las fortalezas y necesidades de nuestros sistemas de gestión y de nuestros colaboradores.
- Sensibilizar y promover. Fomentar una cultura de Balance Trabajo-Familia en todos los niveles de nuestras organizaciones.
- Movernos al cambio. Implementar acciones y procesos a favor del Balance Trabajo-Familia de acuerdo a las necesidades y posibilidades de los colaboradores y de nuestros centros de trabajo.

Los pasados 1 y 2 de junio Coparmex Nacional y el Instituto de Análisis de Política Familiar organizamos y convocamos al Primer Encuentro de Empresas Familiarmente Sostenibles para dar a conocer una hoja de ruta, testimonios y un plan de acción para impulsar una visión familiar y sostenible en las empresas.

Los primeros pasos ya se han dado hacia una labor corresponsable de todos los sectores para lograr un cambio de visión de la rentabilidad económica a la sostenibilidad familiar.


Te puede interesar: México, el peor país para formar una familia

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.