Restablecer la unidad es el camino para superar la crisis

Es importante que todos los mexicanos ejerzan el derecho al voto informado, mediante el conocimiento de los candidatos y sus propuestas.



En un hecho que me parece sin precedentes, todos los obispos de México emitieron un mensaje al pueblo de México, en el que hacen un severo análisis sobre la realidad que está viviendo el país. El análisis resalta las diversas crisis que está viviendo el país, con crisis en el sistema nacional de salud, el sistema educativo, la seguridad de los mexicanos y la sana convivencia familiar que ha visto amenazados sus ingresos, como consecuencia de la pandemia que vive el mundo.

En este contexto, los obispos ven con esperanza que se haya iniciado la vacunación, aunque quisieran que ésta fuera más rápida para que se disminuyan los riesgos de la salud, se reactive la economía, los niños vuelvan a la escuela y disminuya la violencia dentro y fuera de las familias. En pocas palabras esperan que se restablezcan las condiciones necesarias para retomar el camino de la fraternidad y reconciliación que nos ayude a reconstruir el tejido social que está resquebrajado.

Sin embargo, además del problema de la pandemia, los prelados indican que la reconstrucción que desean se encuentra en una complejidad adicional: el proceso electoral, que distrae a las autoridades para atender las necesidades urgentes del país, y la polarización del discurso político, el creciente número de asesinatos de candidatos a puestos de elección, el maltrato a los migrantes, la militarización de las fronteras, el descuido ecológico, la amenaza a las energías limpias, el escaso interés por el bien común y la verdad, la descalificación infundada del INE y los pocos acuerdos políticos para resolver la problemática señalada.

Pero no para ahí el señalamiento episcopal. Por si fuera poco, en medio de la crisis que estamos viviendo, los pastores señalan su preocupación por lo que algunos legisladores (de Morena, aunque no los mencionan) están promoviendo leyes inspiradas en la ideología de género que polarizan a la sociedad, ya que es contraria a los valores, y además se omite la vigencia de la legislación educativa, garantizando que la enseñanza no sea ideológica y que haya diálogo con los padres de familia, los maestros y expertos en la elaboración de libros de texto.

Todo lo anterior forma parte de la metodología de análisis propuesta para la aplicación de la Doctrina Social de la Iglesia: Ver. Esto se complementa con dos partes adicionales: Juzgar y Actuar. Como puede apreciarse, los obispos nos muestran la grave problemática que está viviendo México y que ha llevado a la división en el país, cuando para resolver las situaciones que estamos atravesando, se requiere de unidad y solidaridad, superando las barreras que nos dividen. Por ello, es necesario eliminar la polarización, la división, los intereses personales o partidistas, no pueden prevalecer si se quiere alcanzar la reconstrucción del país.

Desgraciadamente, desde el inicio del actual sexenio, la máxima autoridad del país se ha dedicado a sembrar la división social, la desconfianza y el descrédito para todo lo ocurrido en el país durante el pasado, a responsabilizar a sus antecesores de todos los males del país para justificar su incompetencia y falta de acción para atender los problemas del país, provocando con sus decisiones más problemas que soluciones en el sistema público de salud, tanto por el desmantelamiento del seguro popular como por la concentración de la adquisición de fármacos; revirtió la reforma educativa para devolver el “poder” a grupos sindicales que piensan más en sus intereses que en el beneficio de los alumnos.

Desde antes del inicio de la pandemia, las decisiones presidenciales provocaron la caída del Producto Interno Bruto, y ante los problemas de las empresas que obligaban al cierre de muchas de ellas, se negó a apoyarlas, a pesar de las diversas propuestas presentadas por el sector empresarial. Y no digamos la errática estrategia de atención a la crisis provocada por el COVID-19, tanto en perjuicio de los pacientes como en la protección del personal sanitario, al grado de que México es el país con mayor número de médicos fallecidos por ese motivo.

Estamos ante ese panorama de división provocada, no sólo por las campañas políticas, sino por un propósito deliberado de dividir y enfrentar a la sociedad, que encontró en la pandemia un “anillo al dedo” para avanzar en sus propósitos de destruir instituciones sociales, desacreditar a las instituciones autónomas y quienes las integran, o entregaras a sus incondicionales. En fin, ante un gobierno sectario que no trabaja para todos los mexicanos, sino para un grupo. Eso describe un camino equivocado.

Frente a ello, la propuesta de los obispos, inspirada en la encíclica Frateli Tutti del papa Francisco, proponen restablecer la unidad nacional, porque sólo mediante ella, con el trabajo de todos, podremos superar los problemas que ya teníamos y que se han agravado con la pandemia. El mensaje contiene reconocimientos a quienes han ayudado a los mexicanos a atender a los enfermos y a resolver los problemas de los necesitados, junto con una exhortación a todos los sectores para contribuir al bien común.

Finalmente, conviene atender su exhortación a ejercer el derecho al voto informado, mediante el conocimiento de los candidatos y sus propuestas. Se trata de realizar un voto libre, razonado y coherente con los valores humanos y cristianos. También piden no ser cómplices de las campañas de desinformación e invitan a evitar el apoyo a quienes están en contra de la vida, la familia, la dignidad humana y la libertad religiosa, o aquello que dañe los nexos familiares o sociales que nos unen. Asimismo, invitan a no dejarse comprar por dádivas o condicionar por amenazas.

Se trata, sin duda, de un mensaje claridoso y oportuno ante la confusión reinante en estos momentos, donde la elección más grande que hemos tenido hasta ahora, puede marcar un hito en la historia del país. Ojalá que los católicos oigamos, veamos y entendamos lo que nos pide la Iglesia y la patria en estos momentos.


Te puede interesar: Nubes de tormenta electoral

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.