¿Una elección diferente?

Morena tiene una debilidad estructural que ha provocado problemas en su armonía interna, reflejando fracturas por parte de precandidatos insatisfechos.


Promoción del voto


Va por México logró superar las oposiciones internas derivadas de las diferencias ideológicas y políticas del pasado.

El proceso electoral empieza a caminar, aunque lentamente. Los estados donde habrá elecciones de gobernador son los que, presumiblemente, adquirirán una mayor temperatura que aquellos en que sólo habrá elecciones por alcaldes o legisladores. Sin embargo, las acciones y omisiones del Ejecutivo federal, que junto con la pandemia han generado situaciones adversas que están generando problemas económicos a nivel familiar, problemas de salud en casos tan graves que llegan a ocasionar muertes o secuelas posteriores y una polarización en el círculo rojo y las redes. Este es un escenario diferente a otros del pasado.

Bajo estas condiciones, está claro que por parte de Morena, la figura presidencial y los apoyos económicos directos que se han otorgado, aunque no a todos los que debieran recibirlos, son su fortaleza. Al mismo tiempo, está claro que la pandemia ha sido como un “anillo al dedo” político, por más que muestre un evidente mal manejo sanitario, para realización de operativos de promoción del voto a su favor, mediante el proceso de vacunación, independientemente de la aplicación de la vacuna, pues sola expectativa genera esperanza y los servidores o siervos de la nación, ya vacunados, tendrán una movilidad que otros no, para acercarse a los candidatos a ser vacunados y hacer su campaña directa al viejo estilo, aunque ellos digan que no son iguales. Ya se han documentado casos de esta labor violatoria de la ley.

Por otra parte, Morena tiene una debilidad estructural que ha provocado problemas en su armonía interna, reflejando ya, al igual que en otros partidos, fracturas por parte de precandidatos insatisfechos que al no ser designados para los puestos que aspiraban, o emigran a otros partidos o simplemente se declaran de brazos caídos y no apoyan a su partido.

Adicionalmente, las famosas mañaneras están saturando ya a la opinión pública e incluso a los propios partidarios de Morena. Prueba de ello fue la expresión de Elena Poniatowska, amiga del presidente, pidiéndole al mandatario que ya las suspendiera. ¿Estaremos llegando en este caso al efecto bumerang, en el cual se logra el efecto contrario al que se busca?

Por otra parte, los pequeños partidos que obtuvieron su registro, algunos de los cuales con otro nombre lo perdieron y eran aliados de Morena, en esta ocasión no pueden hacer alianzas y podrían restarle votos a su antiguo aliado. Para eso van a recurrir a personajes conocidos, procedentes de otros partidos, para tratar de asegurar su permanencia. Es el caso, por ejemplo, de la candidatura de Hank Rhon en Baja California.

Por lo que se refiere a Va por México, la alianza entre los tres principales partidos opositores, y que responde a la necesidad de impedir una mayoría contundente del partido en el poder, logró superar las oposiciones internas derivada de las diferencias ideológicas y políticas del pasado, bajo el ofrecimiento de la generación de una agenda común propositiva que lograra, también, superar las dudas de los electores no militantes de esos partidos.

Por lo pronto, Va por México ya presentó una primera lista de diez puntos: Restituir la democracia; Recuperar nuestra seguridad; Desterrar la corrupción; Economía inclusiva con oportunidades para todos; Rescatar del olvido a los trabajadores del campo; Justicia social apoyando a la población pobre y vulnerable; Salud con dignidad para todos; Educación de calidad para la niñez y la juventud; Igualdad sustantiva de género y prevención de discriminación, y Protección y aprovechamiento responsable del medio ambiente.

Los temas son buenos, pero en algún aspecto son del lenguaje común de la retórica política del momento. Ahora habría como se desglosa y se presenta como propuesta de hechos concretos que adquieran diferenciación y credibilidad. Sin embargo, esto responde a lo que algunos han señalado como un cambio de modalidad en las campañas superando la fraseología hueca y los puros ataques de unos a otros.

Finalmente, dependerá de la resolución de las candidaturas concretas y su valor como oferta. También habrá que conocer si esta alianza de partidos abre sus puertas a candidatos ciudadanos y el efecto que ello provoca entre sus militantes que no puedan ser candidatos.

Como se ve claramente, estamos empezando a ver una elección diferente.


Te puede interesar: El anillo electoral de Morena

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.