Imprimir esta página

“El sitio más peligroso para la mujer es el hogar” señala la ONU

Según los datos de la ONU, la tasa mundial de mujeres víctimas de asesinatos machistas se sitúa en 1,3 por cada 100.000 mujeres.


violencia_mujer


“La violencia contra las mujeres y las niñas es una pandemia mundial, así como un agravio moral para todas ellas, un motivo de vergüenza para todas nuestras sociedades y un obstáculo importante para el desarrollo inclusivo, equitativo y sostenible. En esencia, es síntoma de una profunda falta de respeto, de que los hombres no reconocemos la igualdad y la dignidad inherentes a las mujeres”, aseguró el Secretario General en su mensaje oficial para el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

António Guterres aseguró que la violencia contra las mujeres no sólo perjudica a las víctimas, sino que también afecta a las familias y a la sociedad, y tiene una dimensión política importante, dado que está relacionada con el poder y control en nuestras sociedades.

“Vivimos en un mundo dominado por los hombres, y la vulnerabilidad de las mujeres a la violencia se debe a las múltiples formas en que las mantenemos en situación de desigualdad”, expresó.

Además, de acuerdo con el informe publicado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Onudd), en el marco de este día internacional, casi el 60 por ciento de las 87.000 mujeres que fueron asesinadas en 2017 en todo el mundo fue víctima de un crimen machista cometido por sus parejas, exparejas o familiares hombres, lo que hace que el hogar sea "el lugar más peligroso" para ellas.

La directora de estadísticas de la Onudd, Angela Me, aseguró que "no hay duda" de que la principal causa de los homicidios contra mujeres es por el hecho de ser mujeres, lo que se conoce como feminicidio. "Por eso decimos que el sitio más peligroso para la mujer es el hogar", mencionó la directora. De esas 87.000 mujeres asesinadas, 50.000 (el 58%) fueron víctimas de sus parejas o exparejas, siempre hombres, o familiares, a un ritmo de 137 homicidios al día o seis cada hora. Unas 30.000 fueron víctimas de sus maridos o novios, ya sean actuales o del pasado.

La ONU destacó que, aunque las mujeres son víctimas en sólo el 20 % de todos los asesinatos, cuando se trató de crímenes relacionados con conflictos de pareja representaron hasta el 82 por ciento.

La relatora especial de la ONU sobre la violencia contra la mujer y otros expertos en derechos humanos se hicieron eco a las palabras del Secretario, y pidieron a todos los Estados que pongan fin a feminicidio y toda violencia de género.

“Los datos tanto de los Estados como de las Naciones Unidas muestran que el 80 por ciento de las víctimas de todos los asesinatos que se producen en las parejas son mujeres”, se lee en un comunicado difundido por la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos.

Los expertos aseguran que si bien los movimientos #MeToo y #NiUnaMenos han roto el silencio y demostrado que la violencia contra las mujeres, las niñas y las adolescentes está sucediendo en nuestras comunidades, no han sido seguidos de las reformas adecuadas de las leyes y las políticas, ni han producido los resultados necesarios y cambios en la vida cotidiana de las mujeres.

“La violencia de género, incluida sus nuevas formas, entre ellas, la que se producen digitalmente, sigue sin ser castigada en todo el mundo. Como tales, los Estados deben cumplir con sus obligaciones internacionales y regionales en términos de su debida diligencia para investigar, identificar a los responsables y responsabilizarlos”, declararon, pidiendo también una mayor cooperación entre los mecanismos regionales e internacionales independientes.

Este año, la campaña mundial de las Naciones Unidas ÚNETE, cuyo objetivo es poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas, destaca el apoyo de la organización a las víctimas y activistas con el tema “Pinta el mundo de naranja: #EscúchameTambién”.

La ONU destacó que para afrontar el problema es esencial la educación temprana e involucrar a los hombres en el debate. "Hay que empezar a discutir con ellos asuntos relacionados con la violencia contra la mujer, con la idea de masculinidad y las relaciones de género, para transformar el estereotipo de que la mujer está por debajo del hombre" explicó Angela Me.

Según los datos de la ONU, la tasa mundial de mujeres víctimas de asesinatos machistas se sitúa en 1,3 por cada 100.000 mujeres.

África y América son las regiones donde las mujeres corren más riesgo, con tasas de 3,1 y 1,6 víctimas cada 100.000 mujeres, respectivamente, mientras el índice más bajo, de 0,7, se registró en Europa.

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.