Decirle Sí a México

Lo mismo ocurrió con el Nuevo Aeropuerto, que fue cancelado a media construcción porque el proceso estaba lleno de actos ilícitos.


Democracia efectiva


La persistente práctica de tomar decisiones desde la cima de una virtual autocracia, aunque a veces sean aberraciones, ocasiona un creciente deterioro a nuestro sistema democrático y lo coloca cada vez en mayor peligro.

Larga es ya la lista de esas decisiones, que se inició con la clausura de las obras del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México y con la venta-no venta-rifa-no rifa-estafa del avión presidencial “que no tiene ni Obama”.

La más reciente es la anunciada desaparición de los fideicomisos planteada, se dijo, para evitar el saqueo, aunque todo indica que ese saqueo, que en efecto existe, sólo cambiará de manos. La solución no está en desaparecerlos, sino en limpiarlos de corruptelas y blindarlos contra ellas.

Lo mismo ocurrió con el Nuevo Aeropuerto, que fue cancelado a media construcción porque el proceso estaba lleno de actos ilícitos. ¿Por qué, entonces, no se depuró el proyecto, se encarceló a los responsables de la corrupción y se continuó la obra? Sencillo: la arbitraria y visceral clausura fue una absurda promesa de campaña. Más cara que la acción adecuada, pero más popular.

Hoy nos acercamos a las elecciones de mitad de sexenio y se presenta en ellas la única oportunidad de lograr que el Congreso de la Unión sea el contrapeso que, por mandato constitucional, debe ser ante el Poder Ejecutivo.

Es un imperativo hacer que la oposición tenga el control de la Cámara de Diputados, y sólo hay un camino posible hacia ello: conformar una gran alianza nacional, que no se agazape detrás de un proyecto partidista ni sea instrumento de ambiciosos políticos escondidos tras máscaras de ciudadanos libres.

Hacia allá camina Sí por México, la gran organización lanzada esta semana para tratar de aglutinar a todas las agrupaciones civiles, comprometidas únicamente con nuestro país y dispuestas a impedir que un proyecto populista, devastador y autocrático termine con nuestra democracia.

Bienvenida sea la iniciativa de Sí por México, ojalá sea capaz de superar las tentaciones de la división, el encono y la vendetta política, y rescate a México, sobre la base de la legalidad, la transparencia, el apartidismo y el amor por el país.


Te puede interesar: Sospechoso robo de fármacos

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.