Para sobrevivir, 10 millones de niños afganos necesitan ayuda humanitaria

Unicef está ampliando sus programas para salvar la vida de los niños y las mujeres, incluyendo la prestación de servicios de salud, nutrición y agua a las familias desplazadas en Afganistán.



Independientemente de la situación política por la que hoy atraviesa Afganistán, alrededor de 10 millones de niños y niñas en ese país necesitan ayuda humanitaria para sobrevivir debido a la falta de alimentos, así como vejaciones a de las que un gran número son víctimas, señaló la directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Henrietta Fore.

Según cifras del organismo internacional, se calcula que un millón de pequeños afganos sufrirán desnutrición aguda grave a lo largo de este año y podrían morir si no reciben tratamiento. Asimismo, 4.2 millones de niños están sin escolarizar, entre ellos más de 2.2 millones de niñas. Desde enero, las Naciones Unidas han documentado más de dos mil violaciones graves de los derechos de la infancia. Aproximadamente 435 mil niños y mujeres están desplazados internamente.

“Esta es la sombría realidad a la que se enfrentan los niños afganos y sigue siendo así independientemente de los acontecimientos políticos en curso y de los cambios de gobierno”, recalcó Fore.

Advirtió que millones de personas seguirán necesitando servicios esenciales, como atención de la salud, campañas de vacunación contra la poliomielitis y el sarampión que salvan vidas, nutrición, protección, refugio, agua y saneamiento. En los últimos años se han logrado avances considerables en el aumento del acceso de las niñas a la educación; es vital que estos logros se mantengan y que los esfuerzos de promoción continúen para que todas las niñas en Afganistán reciban una educación de calidad.

Indicó que la Unicef prevé que las necesidades humanitarias de los niños y las mujeres aumentarán en los próximos meses debido a que en la región hay una grave sequía y la consiguiente escasez de agua, sumado a las devastadoras consecuencias socioeconómicas de la pandemia de COVID-19 y la llegada del invierno.

La directora ejecutiva de Unicef destacó que este organismo lleva 65 años en Afganistán luchando por mejorar la vida de los niños y las mujeres, y debido a los retos que la población más vulnerable de este país presenta seguirán trabajando en su favor.

“En este momento, Unicef está ampliando sus programas para salvar la vida de los niños y las mujeres, incluyendo la prestación de servicios de salud, nutrición y agua a las familias desplazadas. Esperamos ampliar estas operaciones a otras zonas a las que no se podía llegar antes debido a las hostilidades”.

Henrietta Fore hizo un llamado a los talibanes y a otras partes a que “garanticen que el personal de la Unicef y nuestros asociados humanitarios tengan un acceso seguro, oportuno y sin restricciones para llegar a los niños necesitados dondequiera que estén. Además, todos los actores humanitarios deben disponer de un espacio para operar de acuerdo con los principios humanitarios de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia”.

Finalmente, reafirmó el compromiso que la Unicef tiene con los niños de Afganistán por quienes trabaja a fin de que sus derechos se protejan.


Te puede interesar: Ansiedad, grave riesgo de salud mental en el mundo

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.