La corrupción devasta a Perú

El domingo 28 de julio, el presidente de Perú, Martín Vizcarra, propuso al Congreso de ese país adelantar un año las elecciones generales que debían llevarse a cabo en 2021, para tratar de resolver así la crisis política que enfrenta el país de Sudamérica.


Martín Vizcarra


Vizcarra, anteriormente vicepresidente de Perú, asumió el poder Ejecutivo en marzo de 2018, como resultado de la dimisión del exmandatario Pedro Pablo Kuczynki, acusado de compra de votos para ganar un referéndum revocatorio.

Perú ha enfrentado una ola de escándalos políticos por actos de corrupción, principalmente vinculados a la empresa Odebrecht. Este año, Kuczynki fue sentenciado a arresto domiciliario mientras se le investiga por su vínculo con la empresa brasileña.

Te podría interesar: Migración venezolana agudiza crisis de 1.1 millones de niños necesitados

Otro de los políticos de alto nivel vinculado con actos de corrupción con Odebrecht fue el exmandatario Alan García quien incluso se suicidó en abril pasado cuando estaba cerca de ser detenido, y el también expresidente Alejandro Toledo, arrestado recientemente en Estados Unidos, que está en proceso de extradición a Perú.

El principal problema que enfrenta Perú, según ha reconocido el propio Vizcarra, es la corrupción; por ello su decisión de enviar una iniciativa de ley para adelantar a 2020 las elecciones de 2021, gesto que el mismo presidente cataloga de “voluntad política” para solucionar el conflicto.

El anuncio hecho por el presidente generó una serie de opiniones y descalificaciones entre los opositores al gobierno, mientras que, por otro lado, también recibió aplausos y aceptación.

Por ejemplo; Luis Yaco, analista político peruano, afirma que la decisión del ejecutivo es un error y que lo único que provocará será que se acreciente la crisis política.

Yaco asegura que al adelantar los comicios electorales Vizcarra reconoce su incapacidad para gobernar, pues hasta ahora no ha podido hacer nada, ha hundido al país en un ínfimo nivel de desarrollo, una recesión marcada y un conflicto social provocado por equivocadas políticas de minería. Incluso aseguró el especialista que en los regímenes anteriores se llegaba a un promedio anual de 9% de crecimiento.

Luis Yaco indica que el adelantar las elecciones es totalmente anticonstitucional y si Vizcarra quiere hacer realmente legal tendría que renunciar en lugar de adelantar la justa electoral, para que el Vicepresidente tome el poder y convoque a nuevas elecciones presidenciales sin que el congreso se renueve.

Por otro lado, Luciano López, constitucionalista de Perú, indica que la pretensión de Vizcarra es totalmente legal y justificadae insta a los adversarios de Vizcarra a revisar lo ocurrido en 2000, cuando también se redujo el periodo de mandato presidencial.

López aseguró que la oposición quiere que Vizcarra renuncie porque no aprueban que haya nuevas elecciones y se renueve el congreso, como el actual presidente ha planteado, pues de darse el relevo, el congreso ya no tendría inmunidad parlamentara.

Lo que está a la vista es que Perú está viviendo una de sus peores crisis políticas, que involucra al mismo presidente de la República. Una vez que Vizcarra ha enviado la iniciativa de ley al congreso para que haya un referéndum y que la sociedad peruana sea la que decida si se adelantan las elecciones generales, el congreso será el encargado de aprobar o no en las próximas semanas esta iniciativa.

 

Te puede interesar: Desaceleración económica, anuncia CEPAL

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.