¿Qué haces cuando te cae un camión encima?

José Villela .

Imprimir

Me pasó un accidente que me cambió. Lo digo con el corazón y es importante que también se lea con el corazón. Lo importante no es lo que voy a decir sino lo que ustedes se digan a sí mismos.

Les cuento que llevo más de dos años en una silla de ruedas. Estaba cursando el 5 año de la carrera de medicina, es decir, el internado. Un día salí cansado del trabajo, me subí al coche y arranqué. Paré en un alto y quedé en primera fila. Escuché un ruido fortísimo sobre mi cabeza, un golpe y quedé a oscuras.

Yo no sabía que me había caído un camión de basura encima. A los pocos segundos me sentí paralizado del cuello para abajo. A los cinco minutos del golpe, se acercó un policía, rompió el vidrio y gritó “¡Está vivo!”. Fue la mejor noticia que me pudo dar porque yo me encontraba confundido.

Empezó a llegar gente para ayudar. Luego llegaron rescatistas, rompieron el techo del coche y trataron de sacarme. Me tocaba ser dócil y dejarme ayudar. El médico está para curar, ahora me tocaba ser curado. Era un golpe al ego.

Una persona dijo “Dame el teléfono de alguien de tu casa”. Le di el celular de mi papá. Le marcó. Él estaba a tres kilómetros del lugar. Llegó enseguida y corrió hacia donde sonaban las sirenas.

Yo estaba en la ambulancia, en una camilla, paralizado. Mi papá alcanzó a subirse, sudando, respirando rápido. No dijimos nada, nuestras miradas se cruzaron y con eso nos dijimos todo. Con su mirada él me decía “Soy tu papá. Aquí estoy, tranquilo”. Con la mirada yo le decía: “¡Te necesito!”. Volví a ser un niño.

Rechinando las ruedas, la ambulancia me llevó al hospital ABC (en México D.F.). Entró a la sala de urgencias, me metieron a la sala de choque y me desvistieron. Sentí mi vulnerabilidad. Me sacaron muestras de sangre. Llegó el doctor Felipe Cervantes. Dijo “Pepe, tienes el cuello roto; te vamos a operar”. La tomografía mostraba tres vértebras cervicales rotas y la médula espinal fraccionada.
El pronóstico era que no iba a volver a caminar.

Tengo un tío sacerdote, primo de mi papá, misionero del Espíritu Santo. Fue a verme, a darme la unción de enfermos y a confesarme. Eso me dio mucha paz. Mis hermanos lloraban y yo trataba de tranquilizarlos. Llegó el doctor Soriano y dijo “Pepe, vamos a pasar a quirófano, vamos a reconstruir el cuello y la cirugía va a durar 12 horas aproximadamente”.

Dije por dentro “Señor, que sea lo que Tú quieres”. Supe que en la cirugía metieron tornillos, barras y alambres. Salí grave de la cirugía, la presión se descontroló. Algún médico aconsejó “Si cae en paro no lo resuciten”, pero otros médicos no pensaban así.

Estuve 15 días en estado de coma, quieto, conectado a un ventilador para respirar. El panorama era negro. Cuando abrí los ojos me vi lleno de sondas y de catéteres, con los brazos fracturados enyesados.

Caí en un enojo contra el conductor del camión de basura, porque estaba prohibido que a ese puente se subieran camiones. Ahora no estaba tan tranquilo.

Una compañera me fue a visitar, y me dijo “Como has de estar aburrido te voy a leer las ‘Crónicas de Narnia’. Yo no podía contestar porque tenía un tubo en la boca. Luego dijo ‘Como no te está interesando mucho te voy a leer otra cosa…’ Pensé ‘El Señor de los anillos’”. “Los recados de las personas que te quieren” respondió.

Fueron dosis de vida. Comprendí que tenía que luchar y regresar por ellos. Me escribieron primos, abuelos y amigos que tenía años de no ver. Una amiga de mi mamá me escribió en una hoja verde fosforescente con letras grandes: “Nada puede pasarme que Dios no permita, y todo lo que Dios quiere, por más malo que me parezca, es lo mejor para mí”, Tomás Moro.

Al principio no entendí la frase. Después de releerla pensé que todo esto podría tener un sentido, pero que no me iba a esforzar por desvelarlo, con sólo saber que había un sentido me quedé más tranquilo. Pensé: Hay algo trascendente, algo que tiene que ver con mi alma. En la escuela me habían dicho que somos cuerpo y alma, que aunque mi cuerpo en ese momento no funcionara, mi alma podía volar. Eso fue lo que me permitió salir adelante.

Luego me dio neumonía provocada por una bacteria, típica de hospital, resistente a muchos antibióticos; la infectóloga que me atendió es excelente y logró sacarme de ella. Después me salieron llagas y me cuestioné “¿quieres vivir, sí o no?” “Sí” respondí.

Respiraba por el cuello. Nunca me había parado a considerar la belleza que es respirar. Me costó un mes recuperar la respiración normal sin horas de descanso. No se movían los músculos del diafragma, pero después de un mes, inexplicablemente, se empezó a mover.

Otro reto fue ponerme en posición vertical, lo logré en tres semanas. Luego empezó la rehabilitación, ya que al principio sólo movía los hombros. Hice rehabilitación ocho horas diarias en el gimnasio del hospital. Recuperé el movimiento del bíceps y del triceps pero no el de los dedos. Otro reto era hacer vida normal. Tenía que aprender a comer, a bañarme, a cepillarme los dientes.

Somos seres necesitados de los demás. Me ayudan y ayudo, no quiero ser terco. Salió la oportunidad de ir a Phoenix, Estados Unidos, a hacer rehabilitación. El accidente fue en enero, me fui allá en octubre. Allí no consienten a los enfermos para que se den cuenta de que pueden hacer más cosas de las que piensan.

Allá, a las 9 p.m. las luces y los televisores se apagan porque el enfermo tiene que estar listo temprano para la rehabilitación. Ofrecen baño cada tercer día, estuve durante 48 allá. Conocí gente igual que yo, que lleva una vida normal. Me enfrentaron con mi discapacidad.

Regresé el 8 de diciembre. Me topé con una carta que me enviaba el prelado del Opus Dei, desde Roma. Llegó en un momento clave. Decía más o menos lo siguiente: “Queridísimo José. Estoy enterado de los detalles de tu accidente y quiero decirte que te acompaño con mucho cariño. Jesús te quiere mucho, y como te quiere con locura, pasa muy cerca de ti con la Cruz y te pide que le acompañes en ese camino”.

A lo largo de este camino, La Obra (Opus Dei) jugó un papel importante porque me acompañaron y se preocuparon de que no me faltara la medicina del alma.

Regresé a México. Mi abuela me recibió con mi comida favorita: albóndigas, lo que más me gusta, y empecé a trabajar en la universidad como adjunto de Fisiopatología y Propedéutica. Acabé la carrera como médico general a base de mucho empeño y apoyo de familia, maestros y colegas. El siguiente paso es la especialidad. Hice el Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas en septiembre y fui aceptado. Entraré a estudiar al Instituto Nacional de Psiquiatría.

Para terminar quisiera recalcar tres ideas:

a) Todos tenemos problemas de todo tipo, la adversidad es parte de la vida. Si no es en el trabajo, son problemas económicos o con el novio (a), o de otro tipo. No debemos huirle a la adversidad, hay que enfrentarla y ver en los problemas una oportunidad de crecimiento personal y espiritual, para de esta manera dejar de tener problemas. Sin importar el tamaño de la contrariedad, no todo está perdido, hay que tener esperanza.

Las esculturas se hacen a base de cincelazos. A todos nos tocan ciertas dosis de dolor. A todos nos cae un camión de basura tarde o temprano, es decir, nos llega la adversidad. Ver lo positivo de nuestra vida ordinaria es una decisión que está en nuestras manos.

b) Tenemos que ser personas responsables. Una mala acción tiene repercusiones que con frecuencia no se pueden medir. Mi accidente fue fruto de una mala decisión tomada en un segundo. El chofer del camión de basura, iba hablando por celular y discutiendo con alguien. El perdió la vida en el accidente y yo la movilidad.

c) A base de oración humilde y trabajo se llega a aceptar la voluntad divina cuando ésta no coincide con la nuestra. Un buen amigo (Fritz Thompson), quien sufrió hace algunos años un accidente similar me dijo: “No cuestiones las decisiones de Dios, dales entrada a tu corazón y construye con ellas”.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


( 31 Votes )
 
comments

Comentarios  

 
0 #5 Maria del mar Garcia 19-08-2012 22:51
Hola amigo no sabes lo que lamento hayas pasado por una experiencia TAN FUERTE , puedo imaginar la impotencia que sientes y sentiste , eres un verdadero guerrero y muy valiente , eres una persona tocado por la mano de Dios ,
Eres un ejemplo de vida , yo pensé que mi problema era enorme y cuando leeo esto que tan lindo compartes con la gente me doy cuenta que no tengo excusa para tener miedo , ni para dudar de Dios . ME ENCANTARÍA SER TU AMIGA , yo quiero gente como tu en mi vida . Te mando un abrazo con mucho cariño . Y te doy las gracias por lo que hoy dejas en mi . Felicidades también por los papis que tienes . Un abrazo Maria del mar ! :-)
Citar
 
 
0 #4 Paulina 16-08-2012 15:14
Hermoso, inspirador, edificador. GRACIAS POR COMPARTIR ESTE TESTIMONIO QUE DEJA UNA GRAN LECCIÓN EN EL CORAZÓN. :cry:
Citar
 
 
0 #3 Rafael Corzo 16-08-2012 10:07
Pepe: desde Guatemala, te envio un fuerte abrazo, gracias por tu ejemplo de lucha de cada dia por superar todo obstáculo, por tu ejemplo de fe y abandono en Dios, por tu tenacidad y paciencia. Que El te bendiga.
Citar
 
 
+1 #2 Juan Delgado 15-08-2012 19:24
Pepe: Echale ganas. Voy a pedir por ti de ahora en adelante, disfruta de cada logro y pide por ti mismo y por Mexico, para que todos seamos mas concientes y solidarios. De nuevo, echale ganas! Si se puede! Dios te bendiga hoy y siempre.
Citar
 
 
+1 #1 Jaime Garanzuay 15-08-2012 14:52
Increíble, muchas gracias, a veces no entendemos como podemos querer a las personas, aún sin conocerlas, eres un ejemplo para muchos, principalmente para mí.
Jaime Garanzuay
Citar
 
  • 1
  • 2
  • 3
Juan Pablo II: tres eventos relevantes En un pontificado tan largo como el de Juan Pablo II (1978 a 2005) y con una personalidad tan... leer más... Especiales
En un mes, OCDE modifica panorama de la pobreza en México El diagnóstico sobre la pobreza en México de la OCDE cambió sustancialmente, pues luego de un... leer más... ROOT
EDITORIAL - ¿Padres laicos? La imposición de una agenda ya superada y anacrónica, siempre será una injusticia de... leer más... Editorial
Una mirada a la Teología del Cuerpo de Juan Pablo II Una mirada a la Teología del Cuerpo de Juan Pablo II leer más... Especiales
ONU saluda apoyo de Perú a proyecto ley unión gay La ONU saludó el apoyo del Ministerio de Justicia y la Defensoría del Pueblo a un proyecto... leer más... Internacional
Operación pionera salva a mujer embarazada Es la primera vez que se practica a una mujer embarazada con cardiopatía una operación... leer más... Familia
¿Conviene a capitalinos que el DF se convierta en un estado? No sabemos si los que vivimos en la Capital, tendríamos algún beneficio si el Distrito Federal... leer más... Nacional
El aborto y la sociología En una entrevista al Dr. Alejandro Navas, catedrático de la Universidad Navarra, explica la... leer más... Familia
Campamentos de desplazados crecen en Haití Muchos de los campamentos para haitianos desplazados por el terremoto de 2010 están creciendo... leer más... Internacional
Marie Collins, ejemplo del perdón El Papa Francisco nombro a Marie Collins, una víctima de los abusos sexuales como integrante... leer más... Internacional
Urge Coparmex-DF blindar a la Ciudad del “efecto cucaracha” Coparmex Ciudad de México reflexiona sobre el clima de inseguridad y de las posibles... leer más... Nacional
Creador de técnica in vitro: amenaza clonación a raza humana Jacques Testart padre científico del primer niño probeta, denuncia un uso equivocado de la... leer más... Familia
Cristianos y musulmanes deben estar unidos contra extremismo Obispos de la Asamblea de los Ordinarios Católicos de Tierra Santa, han realizado un documento... leer más... Internacional
EDITORIAL – “Te doy gracias, mujer trabajadora” En México, 15.54 por ciento de los hogares son encabezados por mujeres. Debido a una cultura... leer más... Editorial
Venezuela y los organismos multilaterales americanos La crisis venezolana ha sido objeto de un tratamiento desigual en los más importantes foros de... leer más... Internacional
La paz es posible sólo con Dios, recuerda al mundo Juan XXIII “Pacem in terris” es un documento de gran trascendencia y con vigencia actual.... leer más... Especiales
INE: todo terminó en un “reparto de cuotas” La nueva conformación del INE se vio sujeta por el reparto de cuotas partidistas y los 11... leer más... Nacional
¿Crees que las drogas te ayudan? Una hiena y un emú, en la nueva campaña de publicidad donde el objetivo de la campaña es... leer más... Familia
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com