El impacto de la mujer en la educación en valores

Ana Teresa López de Llergo .

La riqueza del ser humano se manifiesta en el modo de ser masculino y el femenino. Cada uno tiene sus peculiaridades que resultan necesarias para el apoyo mutuo. En este texto se relacionarán las cualidades femeninas con los valores personales y relacionales, para ayudarnos a mejorar los vínculos humanos virtuosos, con la finalidad de hacer el entorno más amable.

No se trata de un enfoque feminista, donde se considere superior a la personalidad femenina sobre todas las demás criaturas, incluso el hombre, sino como la de quien disfruta de la naturaleza humana, del mismo modo que la disfruta el hombre, pero con matices peculiares y de ayuda mutua desde lo distinto.

Para ello, es necesario entender qué son los valores y, cómo se distinguen y relacionan con las virtudes.

Es un nuevo intento de ayudar a revalorar el papel de las mujeres, lo que podemos y debemos aportar hoy y siempre, independientemente de la época o de las circunstancias que nos rodean, a veces, favorables, otras, complejas y con horizontes poco claros, para evitar el peligro de perder el rumbo.

Los valores personales que vamos a considerar son: la intimidad, la comunicabilidad y la libertad, y los valores relacionales son la solidaridad, la subsidiariedad, el respeto y la lealtad.

Tenemos que dedicar tiempo al hogar y al trabajo extra doméstico. La tentación actual es pretender sacrificar la atención a la familia por las otras obligaciones.

La mujer como educadora

La educación es el proceso por el cual se desarrollan intencionalmente las potencias específicamente humanas: la inteligencia y la voluntad.

Las cualidades de la mujer para la educación parten de su natural cercanía en el inicio de la vida y de su capacidad práctica para detectar el modo de ser de los demás. Por eso, cuenta con una habilidad especial para fomentar lo bueno y para poner medios para contrarrestar lo inadecuado.

En el seno familiar la educación materna ha de fomentar la unidad entre los miembros para fortalecer la supervivencia de esa familia; asumir la fecundidad para el crecimiento cuantitativo por la procreación de los hijos, y el crecimiento cualitativo por la mejora interna y externa de los  miembros de la familia.

La aportación educativa de la mujer en la sociedad le lleva a impulsar la participación solidaria en donde cada quién da lo mejor de sí, y el valor del desarrollo humano integral para acceder a la cultura.

En la escuela, si no ejerce la profesión de educadora, puede colaborar secundando, con acierto, las metas educativas propuestas a sus hijos, también con sugerencias oportunas, sin abandonar su protagonismo natural educativo en el seno familiar.

Los valores y las virtudes

Después de algunos años de investigación sobre la naturaleza de los valores, los definí como toda perfección real o posible que procede de la naturaleza y que se apoya tanto en el ser como en la razón de ser de lo que es real. Tales perfecciones merecen nuestro reconocimiento, estima y agrado.

Las virtudes, definidas desde la época de oro de la filosofía griega, son hábitos operativos buenos adquiridos con la voluntaria repetición de actos, son los hábitos buenos que se integran de manera estable en la personalidad.

La inteligencia con el apoyo de la voluntad ha de descubrir y respetar los valores que se encuentran en lo más íntimo de la naturaleza humana y en el ser de las otras criaturas. Las virtudes -intelectuales y morales- se adquieren con el ejercicio de la voluntad, que ha de sostener el esfuerzo por adquirir hábitos buenos, en la inteligencia y en la voluntad, a partir del conocimiento de los valores.

Los valores personales están en todo ser humano precisamente por el hecho de ser persona, los valores relacionales son los propios de las relaciones humanas, resultado del noble trato entre las personas.

Los valores y las virtudes se vinculan estrechamente, pero esa cercanía no provoca confusión porque los valores son perfecciones actuales o posibles exigidas por la naturaleza de toda realidad.

Las virtudes son hábitos adquiridos y se instalanen la persona como actos inmanentes, no siempre se expresan pero favorecen las conductas positivas. Las virtudes están enraizadas en los valores, pero no siempre el obrar del hombre es virtuoso, por ello los vicios pueden provocar alteraciones en la naturaleza y por tanto, afectar a los valores y a su potencialidad. Esta actividad es la que provoca los contravalores.

Las virtudes básicas en las que se apoyan las demás virtudes son la prudencia, la justicia, la fortaleza y la templanza. La primera perfecciona a la inteligencia y a la voluntad. Las otras tres a la voluntad y a los apetitos.

La prudencia señala el justo medio en el obrar, ayuda a vivir bien los valores personales de la intimidad, comunicabilidad y libertad. También los valores relacionales de la solidaridad, subsidiariedad, respeto y lealtad.

La justicia es la disposición de dar a cada uno lo que le corresponde. Ayuda a los valores relacionales.

La fortaleza consiste en sostenerse en los propósitos aunque haya dificultades. Ayuda a vivir la libertad y los valores relacionales.

La templanza organiza las tendencias a evitar el esfuerzo y a dejarse llevar por la comodidad. También ayuda a vivir el valor de la libertad y los valores relacionales.

La mujer como promotora de los valores

  • Los valores personales

La intimidad

Las personas guardamos recuerdos de sucesos propios, o ajenos de los que hemos sido testigos, conservamos la experiencia de proyectos, algunos realizados, otros no. Todo eso forma nuestro mundo interior.

La importancia que les demos y cómo los hayamos aplicado darán mayor o menor riqueza a la personalidad. Sin embargo, muchas veces, nos negamos a reconocerlos o no queremos aprovecharlos. Las causas son diversas: a veces no estamos dispuestos a profundizar, otras, nos cuesta aceptarlos porque nos duelen o nos humillan.

Las mujeres tenemos una rica intimidad precisamente por el amor a lo concreto y por la agudeza de ingenio unida a la capacidad de intuición. Registramos muchos detalles. Nos es posible captar rasgos del modo de ser de los demás que nos abren a la comprensión si desarrollamos la ternura.

La intuición nos hace detectar necesidades y prever soluciones adecuadas. Asumir estas cualidades nos lleva a realizar la dimensión femenina de la intimidad. Cuando eludimos tales inclinaciones vamos desvirtuando nuestro papel y acabamos perdiendo el sentido de nuestra identidad, se podría decir que perdemos lo que sazona la vida y nos replegamos, conseguimos así la insatisfacción propia de quien trunca algo valioso.

La comunicabilidad

Tenemos facilidad para hablar, pero, a veces, esas conversaciones carecen de contenido. Si matizamos la necesidad de comunicar, de recibir y de dar, con la generosidad, nos ponemos en condiciones de escuchar cualquier tipo de desahogo y comprender a los demás al captar sus alegrías o sus penas.

Esto es lo que se espera del mundo femenino y esto hace ricas las relaciones. Hace falta captar lo circunstancial de los demás. Y así, cuando alguien se siente acompañado, las tristezas resultan menos dolorosas, y las alegrías se duplican.

Como siempre aparece la disyuntiva de aprovechar bien o mal nuestras capacidades, hay que estar alerta para que la agudeza del genio femenino no nos lleve a propagar los defectos ajenos y a ocasionar desavenencias entre los demás.

La libertad

Nos gusta la compañía, por eso, el ejercicio de la libertad en nosotras más que en la independencia, se perfecciona en la compañía, en una compañía buscada con ingenio y tenacidad.

Como todos los seres humanos, tenemos la “libertad de”, aquella que desata de algo, y lalibertad para”, la que vincula. El ejercicio de ésta última es la que nos queda mejor, pues al unirnos con otros podemos captar con mayor claridad lo que les sucede y saber cómo alguien, con nombre y apellido, disfruta de nuestra ayuda.

Por desgracia, los consejos que con frecuencia nos dan no fomentan el espíritu de servicio. La sociedad ya no valora la abnegación y, en cambio, promueve el individualismo egoísta. Si nos dejamos llevar por esas tendencias nos haremos desgraciadas debido a la insatisfacción de no haber aplicado aquello para lo cual estamos dotadas, nos desgarramos. Esto equivaldría a la desdicha de atrofiar un órgano vital simplemente por desuso.

  • Los valores relacionales

La solidaridad

Es la capacidad de participar en los proyectos y, las mujeres, contamos con aptitudes especiales para apoyar el valor social de la solidaridad como es el amor por lo concreto, pues al colaborar con nuestro trabajo, vemos la felicidad que causa obtener resultados mejores y más rápidos al realizarlo en compañía. También, se nos facilita ocupar nuestro lugar por la capacidad de intuición, tendemos a estar en donde lo hacemos mejor o en donde hacemos falta.

Además, con facilidad descubrimos en los otros sus aptitudes, entonces los podremos colocar en donde consigan mejores resultados. Al realizar lo que nos es connatural estamos centradas y más contentas.

La subsidiariedad

Consiste en completar lo que hace falta a los demás. Este valor requiere de la virtud de la generosidad incansable, propia de las mujeres. En la subsidiariedad no hay reciprocidad, somos conscientes de que la persona a quien se ayuda carece de posibilidades.

En este caso, se practica un alto grado de desprendimiento. Las mujeres podemos aportar la piedad profunda y sencilla para descubrir las carencias, dolernos de ellas, poner todo el empeño por compensarlas y, todo ello, sin llamar la atención para no exponer las deficiencias del necesitado. Esta elegancia en la conducta consigue singular admiración para quienes la practican.

Esto explica las tendencias femeninas hacia las profesiones que se dedican a aliviar necesidades, como la enfermería o la docencia.

El egoísmo es un defecto sumamente desagradable, pero en la mujer lo es más aún, porque además de llevarnos al individualismo inhibe nuestras tendencias.

El respeto

Ante este valor, las mujeres tenemos un especial equipamiento porque aquí convergen prácticamente todas nuestras cualidades. La delicadeza ayuda a entender la condición personal de los demás y las circunstancias que les rodean. La generosidad apoya a todos, especialmente a los desprotegidos, por quienes luchamos por conseguir la aceptación de la sociedad, los defendemos y los ponemos en condiciones de aportar.

El amor a la concreto nos lleva a personalizar, sin caer en generalizaciones y en planteamientos utópicos de los que no se beneficia prácticamente nadie. La agudeza y la capacidad de intuición llevan a mostrar lo mejor de los demás.

La piedad consigue, para quienes están relegados, una actitud esperanzada y así, a los demás se les inclina a corresponder con mejores actitudes y a retribuir, de algún modo, el esfuerzo que hacen por ellos. De este modo mostramos a la sociedad los efectos positivos que produce dar la mano, brindar oportunidades e incluir a los marginados y rechazados.

Por último, la tenacidad rompe los obstáculos que se presentan a lo largo del tiempo y mantienen presentes los objetivos.

Estas cualidades, generosidad, piedad, tenacidad, son también las mismas que nos condenan cuando no queremos actualizarlas y hacen a nuestro sexo femenino doblemente responsable de no  promover el respeto a los demás.

La lealtad

Es un valor que se manifiesta en la capacidad de sacar adelante los compromisos, superando los embates del tiempo y el cansancio que puede provocar el desgaste de la duración. Las mujeres que fomentan la lealtad consiguen la cohesión y un ambiente en donde hay confianza mutua. Manifiestan a todas luces las virtudes de la paciencia y la generosidad.

Repercusiones prácticas

No omito la advertencia sobre la complejidad de la vida contemporánea, especialmente complicada para las mujeres. Tenemos que dedicar tiempo al hogar y al trabajo extra doméstico. La tentación actual es pretender sacrificar la atención a la familia por las otras obligaciones.

Aquí es necesario tener en cuenta que el mejor modo de resolver la disyuntiva es poner en primer lugar a la familia y luego a la sociedad, esa es la receta que nos dará la felicidad haciendo felices a los demás y a nosotras mismas.

Por eso, nuestro propósito ha de llevarnos a:

  • enriquecer nuestra vida interior
  • llenar de contenido las conversaciones
  • querer servir a los demás con un querer libérrimo
  • cooperar en todo aquello para lo cual estamos capacitadas
  • sacar adelante las tareas que exceden a otros, sin pensar que hacemos demasiado
  • asentar el respeto a los demás con la seguridad de que Dios les quiere y por eso, no existen al acaso, sino que tienen una misión en la vida
  • cultivar  día a día la lealtad, sabiendo encontrar el lado bueno de las personas y de los acontecimientos
  • integrar al varón y lograr que se sienta realizado en las tareas del hogar

Y, todo ello, en primer lugar, poniéndolo al servicio de los miembros de nuestra familia.

Entonces, se podrá decir de nosotras, mujeres, que somos insustituibles y excelentes cooperadoras de la paz entre los seres humanos, pues hacemos acogedor el entorno donde cada una realiza sus actividades.

Bibliografía

GARCÍA HOZ, Víctor. “Principios de Pedagogía sistemática”, Rialp, Madrid, 1966.

LÓPEZ DE LLERGO, Ana Teresa. “Educación en valores, educación en virtudes”, 6ª reimpresión, CECSA, Patria Cultural, México, 2008.

LÓPEZ DE LLERGO, Ana Teresa. “Valores, valoraciones y virtudes”, 5ª reimpresión, CECSA, Patria Cultural, México, 2005.

@yoinfluyo

alopezde@up.edu.mx


( 10 Votes )
 
comments

Comentarios  

 
+1 #2 Gabriela 20-06-2012 11:59
Me parece un articulo muy interesante, solo le veo un impedimento a tan bellas palabras y hermosa propuesta...Com o vamos a seguir inculcándoles valores a nuestros hijos, cuando están viendo que hay un candidato que no tiene valores y que pretende ser Presidente de la República Mexicana !!!, un candidato que tuvo hijos fuera de su matrimonio, que engaño a su esposa, que se burlo de ella, que tiene una hija que menosprecia al pueblo, a los pobres !!!..Como vamos a seguir inculcándole valores a nuestros hijos cuando la esposa de este candidato pretende ser la primera dama, la representante de todas las mujeres ante el mundo, la representante de tus hijas, de mis hijas, y que ha estado envuelta en escándalos de la farándula porque ha sido actriz de televisión !!!!....Pretend emos mucho, verdad??? Al querer mantener los valores en nuestro hogar y con nuestros hijos cuando se le permite ser candidato a la Presidencia a una persona sin valores.
Citar
 
 
+1 #1 Ma. Elena Melgarejo 16-06-2012 13:34
Resulta supérfluo cualquier comentario, Ana Tere lo dice todo y lo dice muy bien. Sólo cabe esperar que estos conceptos lleguen a tantas mujeres y madres para lograr recomponer la descomposición social, valga la redundancia, desde el hogar donde la mujer puede, si quiere, volcar su tesoro desde la infancia y adolescencia de sus hijos.
Citar
 
  • 1
  • 2
  • 3
Juan Pablo II: tres eventos relevantes En un pontificado tan largo como el de Juan Pablo II (1978 a 2005) y con una personalidad tan... leer más... Especiales
En un mes, OCDE modifica panorama de la pobreza en México El diagnóstico sobre la pobreza en México de la OCDE cambió sustancialmente, pues luego de un... leer más... ROOT
EDITORIAL - ¿Padres laicos? La imposición de una agenda ya superada y anacrónica, siempre será una injusticia de... leer más... Editorial
Una mirada a la Teología del Cuerpo de Juan Pablo II Una mirada a la Teología del Cuerpo de Juan Pablo II leer más... Especiales
ONU saluda apoyo de Perú a proyecto ley unión gay La ONU saludó el apoyo del Ministerio de Justicia y la Defensoría del Pueblo a un proyecto... leer más... Internacional
Operación pionera salva a mujer embarazada Es la primera vez que se practica a una mujer embarazada con cardiopatía una operación... leer más... Familia
¿Conviene a capitalinos que el DF se convierta en un estado? No sabemos si los que vivimos en la Capital, tendríamos algún beneficio si el Distrito Federal... leer más... Nacional
El aborto y la sociología En una entrevista al Dr. Alejandro Navas, catedrático de la Universidad Navarra, explica la... leer más... Familia
Campamentos de desplazados crecen en Haití Muchos de los campamentos para haitianos desplazados por el terremoto de 2010 están creciendo... leer más... Internacional
Marie Collins, ejemplo del perdón El Papa Francisco nombro a Marie Collins, una víctima de los abusos sexuales como integrante... leer más... Internacional
Urge Coparmex-DF blindar a la Ciudad del “efecto cucaracha” Coparmex Ciudad de México reflexiona sobre el clima de inseguridad y de las posibles... leer más... Nacional
Creador de técnica in vitro: amenaza clonación a raza humana Jacques Testart padre científico del primer niño probeta, denuncia un uso equivocado de la... leer más... Familia
Cristianos y musulmanes deben estar unidos contra extremismo Obispos de la Asamblea de los Ordinarios Católicos de Tierra Santa, han realizado un documento... leer más... Internacional
EDITORIAL – “Te doy gracias, mujer trabajadora” En México, 15.54 por ciento de los hogares son encabezados por mujeres. Debido a una cultura... leer más... Editorial
Venezuela y los organismos multilaterales americanos La crisis venezolana ha sido objeto de un tratamiento desigual en los más importantes foros de... leer más... Internacional
La paz es posible sólo con Dios, recuerda al mundo Juan XXIII “Pacem in terris” es un documento de gran trascendencia y con vigencia actual.... leer más... Especiales
INE: todo terminó en un “reparto de cuotas” La nueva conformación del INE se vio sujeta por el reparto de cuotas partidistas y los 11... leer más... Nacional
¿Crees que las drogas te ayudan? Una hiena y un emú, en la nueva campaña de publicidad donde el objetivo de la campaña es... leer más... Familia
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com