Trabajar de la mano con víctimas del abuso para erradicar este mal

Este evento es muestra de que “está madurando la comprensión del papel crítico de la protección” de los niños en la “vida y en la misión de la Iglesia”, aunque también puso de manifiesto “que queda mucho por hacer”.



Con la consigna de que aún hay mucho por hacer y que para combatir efectivamente el problema de la pederastia al interior de la Iglesia se debe trabajar de la mano de las víctimas, la Pontificia Comisión para la Protección de Menores (PTCM) llevó a cabo su 10º Asamblea Plenaria en Ciudad del Vaticano.

A través de un comunicado, el organismo destacó que dentro de las actividades próximas a realizar se encuentra un simposio latinoamericano “sobre sistemas de protección en las iglesias y en las sociedades civiles”.

De acuerdo con el comunicado de prensa la Asamblea contó con la participación y testimonio de una mujer proveniente de un país africano que sufrió abuso sexual por parte de un sacerdote. Si bien el texto no detalla el nombre ni el país de origen de la señora, sí menciona que su testimonio fue de gran valor para comprender la situación y las dificultades a las que se enfrentan las víctimas particularmente en el contexto cultural de esta mujer.

En ese sentido los integrantes de la Comisión Pontificia tuvieron oportunidad de reflexionar sobre los recientes acontecimientos en la Iglesia a nivel mundial que han afectado negativamente a muchas personas, incluidas víctimas, supervivientes, familias y comunidad de creyentes.

Al respecto el presidente de la Comisión, cardenal Sean Patrick O’Malley, señaló que las cuestiones que han surgido en los meses recientes son una oportunidad para llamar a la gente a la misión de la prevención, por lo que es importante, aparte de la fuerte labor de denuncia, centrar el trabajo en la prevención de los abusos.

Posteriormente el cardenal O’Malley compartió el reconocimiento del papa Francisco a la Comisión por haber propuesto la reunión en febrero pasado con todos los presidentes de las conferencias episcopales del mundo sobre la protección de menores, y por las líneas guías y normas de protección publicadas por la Curia Romana.

De acuerdo con el comunicado, el simposio de hace dos meses muestra que “está madurando la comprensión del papel crítico de la protección” de los niños en la “vida y en la misión de la Iglesia”, aunque también puso de manifiesto “que queda mucho por hacer”.

Por tal motivo es que la Comisión Pontificia para la Protección de Menores señaló que apoyará a las Iglesias locales con diferentes proyectos, como la creación de un Panel Asesor Virtual de Sobrevivientes que labora con su grupo de trabajo Working with Survivors, que consiste en “un método de escucha y de aprendizaje de las víctimas en un espacio seguro y culturalmente familiar”.

También para mayo de 2020 se tiene programado un simposio latinoamericano sobre sistemas de protección en las iglesias y la sociedad civil que se realizará en coordinación con la Arquidiócesis de Bogotá (Colombia), la Confederación de Religiosos y Religiosas Latinoamericanos, el Consejo Episcopal Latinoamericano, colegios católicos, representantes gubernamentales y ONG tanto internacionales como locales.

Otro de los proyectos es realizar una “jornada de estudio con expertos internacionales sobre la profundización de los delitos sexuales y de las implicaciones resultantes para prevenir futuros abusos”, porque consideran que “comprender este fenómeno es un factor clave para crear entornos seguros para los niños”.

Aunado a esto y con la finalidad de “crear un recurso para apoyar a las Iglesias locales en la creación, actuación, revisión y auditoría de los programas de protección de menores”, la Comisión Pontificia trabaja en la creación de un instrumento de auditoría que incluye materiales sobre líneas guías para la protección de menores y el análisis de modelos para el monitoreo.

Recordaron que el próximo 20 de noviembre se celebrará el 30 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, el cual ha sido ratificado por 196 estados parte, incluida la Santa Sede, en ese contexto la Comisión trabajará activamente con varias entidades para dar forma a esta oportunidad de crear conciencia sobre la protección de los niños.

La Comisión Pontificia para la Protección de los Menores fue creada por el papa Francisco en marzo de 2014 para proponer las iniciativas más oportunas para la protección de todos los menores y adultos vulnerables, y para promover la responsabilidad local en las Iglesias particulares.

Te puede interesar: Anuncia Arquidiócesis tolerancia cero en materia de abuso 


@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.