López Obrador se pone de pechito, con sus dimes y diretes, con sus cambios de discurso, con sus cambios de propuestas que oímos en campaña y de lo que planea hacer ahora.
No aceptemos que se atente contra la familia, al contrario debemos exigir que se empodere y se trabaje con las familias para alcanzar su plenitud humana.
En política esto es entendible, pero ¿es válido en el contexto de la educación?
El miércoles 8 de agosto el Tribunal Electoral entregó a López Obrador constancia de presidente electo, a 39 días de la elección que ganó contundentemente.
Uno de los requisitos del Estado de Derecho es la protección de la vida de todos.
Son estas sólo algunas de las propuestas de la cuarta transformación que dice promover el futuro Presidente de México.
Todos hablamos bellamente sobre la identidad laical pero en la acción todavía el clericalismo sigue imperando. Por eso, me entusiasma entre otros motivos, la restauración de la sinodalidad.
Después de un gran triunfo para Francia en el fútbol, que sin duda levantó el espíritu de muchos franceses, nada como una experiencia de la cultura viva en el festival de Aviñón OFF.
López Obrador no debes olvidar que la mayoría de los mexicanos no votamos por ti, tuviste un histórico 53% de votos, es el más alto de la historia, pero es el 53% del 62% del padrón que salió a votar.
Después de un proceso electoral complejo y largo, tenemos la gran oportunidad de trabajar juntos, gobierno, empresarios, academia y sociedad civil.
Cuando no hay miedo al error, el ambiente distendido permite centrarse más en el logro de la meta y la facilita.
¿Cómo fue que gano la izquierda en México? Fácil, de la misma manera que gana en todos lados; por causa de una pobreza desatendida.
El pasado domingo 1° de julio en México volvimos a jugar a la democracia.