Afortunadamente los mercados hicieron caso omiso del señalamiento del presidente electo.
La mafia anayista que se apoderó del PAN no quiere soltarlo, aunque lo llevó a su peor derrota electoral, y hace hasta lo indecible por imponer de nuevo Jefe Nacional a Marko Cortés
Las razones básicas de la fundación de Acción Nacional es crear ciudadanía, es mover las almas hacia una vida digna, es democratizar la vida en México.
El PAN no puede seguir bajo la férula del grupo que le impuso, contra estatutos, un abanderado presidencial que lo llevó al peor descalabro comicial en los últimos 25 años, porque se alió con el PRD y Movimiento Ciudadano.
López Obrador se pone de pechito, con sus dimes y diretes, con sus cambios de discurso, con sus cambios de propuestas que oímos en campaña y de lo que planea hacer ahora.
No aceptemos que se atente contra la familia, al contrario debemos exigir que se empodere y se trabaje con las familias para alcanzar su plenitud humana.
En política esto es entendible, pero ¿es válido en el contexto de la educación?
El miércoles 8 de agosto el Tribunal Electoral entregó a López Obrador constancia de presidente electo, a 39 días de la elección que ganó contundentemente.
Uno de los requisitos del Estado de Derecho es la protección de la vida de todos.
Son estas sólo algunas de las propuestas de la cuarta transformación que dice promover el futuro Presidente de México.
Todos hablamos bellamente sobre la identidad laical pero en la acción todavía el clericalismo sigue imperando. Por eso, me entusiasma entre otros motivos, la restauración de la sinodalidad.
Después de un gran triunfo para Francia en el fútbol, que sin duda levantó el espíritu de muchos franceses, nada como una experiencia de la cultura viva en el festival de Aviñón OFF.
López Obrador no debes olvidar que la mayoría de los mexicanos no votamos por ti, tuviste un histórico 53% de votos, es el más alto de la historia, pero es el 53% del 62% del padrón que salió a votar.