¿Me ayudas a salvar tres vidas?

“Constantemente, alguien necesita una transfusión urgente, si donas un poco, tu sangre estará disponible a tiempo para salvar una vida”.


Urge aumentar la cultura de la donación sanguínea


“Un donador altruista de sangre es toda persona que proporciona su sangre o componentes sanguíneos, para uso terapéutico sin esperar nada a cambio”, se lee en la página web de Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Estrictamente, hablando sólo se consideran altruistas las donaciones espontáneas, que no van etiquetadas para un familiar o amigo y que no son reposiciones.

El porcentaje de este tipo de donaciones en México es sólo del 3%; en contraste con otros países las donaciones altruistas son prácticamente el 100%.

La sangre es indispensable durante las intervenciones quirúrgicas y otros procedimientos, de esta manera hay que tener en cuenta que “uno de los factores que influye en la atención médica que se otorga, es la disponibilidad de sangre y derivados en la cantidad necesaria y con características de calidad y seguridad que garanticen el cumplimiento de las normas de salud vigentes”, señaló en un artículo la doctora Ana María Mejía Domínguez, jefe del Departamento en el Banco de Sangre del Instituto Mexicano de Cardiología.

La práctica de donación de sangre altruista es muy baja, en cambio los beneficios de llevarla a cabo son enormes tanto a nivel social como a nivel personal.

¡Hasta tres vidas!

“La sangre es un tejido compuesto por glóbulos rojos, plaquetas y otros elementos necesarios para la vida”. Es importante donar sangre porque con una sola unidad donada se pueden salvar 3 vidas. Las donaciones son muy relevantes porque la sangre no se puede fabricar y tiene la característica de que caduca por lo que no se puede reservar indefinidamente, así tienen que existir donaciones constantes.

Los seres humanos tenemos entre 4 y 6 litros de sangre en el cuerpo por lo que donar una medida estándar que va de los 405 a los 450 mililitros, es decir la décima parte del volumen sanguíneo, no ocasiona ningún problema de consecuencias graves para el donante. Pueden experimentarse mareos, sensación de frío u hormigueo, pero sin representar mayores problemas para la vida diaria, en tanto se sigan las instrucciones del personal sanitario.

Por otro lado cabe mencionar que además de sangre se pueden donar elementos de ésta como glóbulos rojos o plaquetas. Además el donador ni sube ni baja de peso y el volumen de sangre lo recupera en 24 horas y los componentes en 42 días.

“Constantemente, alguien necesita una transfusión urgente, si donas un poco, tu sangre estará disponible a tiempo para salvar una vida”, subraya el Instituto Nacional de Cardiología, su página electrónica.

El material que se recibe en los bancos de sangre en analizada por los mismos, por lo que el donador puede conocer su grupo sanguíneo y su factor Rh; además se realiza una prueba de anemia por lo que se contará con esa información y también pruebas referentes a Hepatitis B y C, Chagas así como VIH. Adicionalmente la Cruz Roja Mexicana apoya a los donadores altruistas en caso de que necesiten sangre, él o sus familiares directos en el lapso de un año a partir de la fecha de la donación.

Leer: Riesgo de explotación y violencia para niños migrantes 

¿Cómo puedo donar?

Existen diversos centros de donación a nivel nacional, el IMSS reportó en 2016 que contaba con 66, en tanto que la Cruz Roja Mexicana ha publicado que cuenta con sitios de recolección en Los Mochis, Sinaloa; Torreón, Coahuila; Tapachula, Chiapas; Ciudad de México; Uruapan, Michoacán; Irapuato, Guanajuato; Reynosa, Tamaulipas y Tijuana, Baja California.

Los requisitos para donar son los siguientes (Cruz Roja): Presentar identificación oficial; tener entre 18 y 65 años de edad; estar clínicamente sano (sin gripa, no ser hipertenso o diabético); pesar más de 50 kilos y medir más de 1.50 metros; que hayan transcurrido al menos 72 horas sin alimentos y 48 de haber ingerido bebidas alcohólicas así como un ayuno de 6 horas libre y la última comida sin grasas, ingiriendo comida en cantidades moderadas.

En caso de que el donante tenga un tatuaje deberá haber pasado al menos un año del dibujo o perforación; si se contrajo hepatitis, sí podrá donar si fue antes de los 10 años de edad; en el caso de las mujeres no estar embarazada o en lactancia. Algunos centros, por ejemplo en el IMSS pueden variar por lo que los más recomendable es que se acuda directamente al centro elegido para hacer la donación y aclarar todas las dudas al respecto.

Con datos de 2016, el IMSS informó que la captación anual de sangre ha sido de 711 429 unidades de sangre; pero cabe mencionar que ningún país, en especial México por su alta sismisidad, no está exento de desastres naturales por los cuales eventualmente se requieran importante niveles de reserva de sangre a nivel nacional.

Finalmente, es recomendable donar durante los periodos vacacionales porque durante ese tiempo las donaciones bajan; pero las necesidades se mantienen.

Con información de Cruz Roja Mexicana, IMSS, donarsangre.org e Instituto Nacional de Cardiología.

Te puede interesar: El “chip” de la mujer, cambia con la maternidad 


@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.