Riesgo de explotación y violencia para niños migrantes

El Instituto Nacional de Migración estima, que, del 1 de enero al 22 de abril, del año en curso, se identificó a 4 676 niños, niñas y adolescentes migrantes, por lo que brindarles atención se ha vuelto indispensable. 


Niños migrantes en México


En México no existe ningún control de los niños migrantes que entran al país, por lo que resulta una tarea difícil el que se pueda garantizar sus derechos, sin embargo, el Sistema de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA) busca implementar una “Ruta de Protección Integral de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes en Situación Migrante” que busca garantizar a los niños una estadía segura y fuera de peligros físicos y psicológicos a los menores.

Esta Ruta esta conformada por cinco etapas; la primera consiste monitoreo de movimientos migratorios para que se pueda lograr un control en las fronteras y se logré contabilizar a los menores; posteriormente la detección de niños en territorio nacional, ya que al no existir registros, no se sabe exactamente cuantos menores hay ni en dónde se ubican; después, priorizar la niñez ante la Procuraduría Federal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes; también el restituir los derechos de los niños y finalmente preparar a los adolescentes que esten por entrar a la vida adulta y ayudarlos en esta transición.

El Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) complementará esta Ruta con una Estrategia integral de Cuidados Alternativos Niñas, Niños y Adolescentes; con el fin de garantizar su derecho a ser niños y vivir en un ambiente familiar.

Recientemente María del Rocío García Pérez, titular del DIF, afirmó que esta estrategia permitirá que los niños se integren a las comunidades mexicanas, ya que es el entorno en el que vivirán por tiempo indefinido. “Es indispensable establecer políticas públicas que procuren el interés en la niñez… puesto que es la más vulnerable. Imperativo garantizar una protección integral y restitución de sus derechos, además de buscar prevenir riesgos físicos y psicológicos”, expresó García Pérez.

Dicha Estrategia se divide en tres fases según María del Rocío García. En primer lugar la llamada “primera acogida” en la que se da atención urgente y temporal a niños y adolescentes, secundariamente la “etapa residencial” que ubica a los niños en lugares orientados a la convivencia y desarrollo integral-social, y finalmente la “fase familiares” en la que los niños sean depositados en un núcleo familiar mexicano que los acoja de forma temporal.

Finalmente la titular del DIF informó que el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y el Gobierno de Tabasco serán los principales involucrados para la implementación de esta estrategia.


Esfuerzos a nivel mundial

La portavoz de Unicef, Marixie Mercado, afirmó que “Unicef reitera el llamado a los gobiernos para que den prioridad al interés mayor que son los niños y a la aplicación de leyes migratorias, que logren mantener a las familias unida”, además subrayó que los peligros de viajar en rutas migratorias son diversos, ya que en estos caminos existen riesgos de “explotación, violencia y abuso” por parte de agrupaciones delictivas.

Y de igual manera el papa Francisco se ha pronunciado preocupado por la situación que enfrentan los migrantes extranjeros en tierras mexicanas y recientemente destinó un donativo de medio millón de dólares a la Iglesia Católica en México para que por medio de los 26 proyectos en 16 diócesis y congregaciones se siga asistiendo y dando apoyo a este sector.

Te puede interesar: Un regalo del papa para los inmigrantes en México

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.