Pobreza en México, lo que se mide se puede mejorar

Son nueve los criterios definidos por el Coneval para medir la pobreza en México.


Coneval


México ha convivido por muchos años con la dura realidad de la pobreza, ante ello al inicio de este siglo nuestro país aprobó una serie de leyes con la intención de poder combatir con efectividad este flagelo. De estas leyes derivaron una serie de herramientas e instituciones que tienen como finalidad verificar cuál es el nivel real de pobreza para poder brindar un combate adecuado contra ella.

Una de esas leyes fue la Ley General de Desarrollo Social que creó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) en 2005 cuyos indicadores han de ser obligatorios para aquellas autoridades que ejecuten los programas sociales.

Leer: Recursos contra la pobreza se concentran en solo 3 programas sociales 

El lema del Coneval es “lo que se mide se puede mejorar” y los criterios que ha implementado para la medición de la pobreza son nueve, a saber: ingreso corriente per cápita; rezago educativo promedio en el hogar; acceso a los servicios de salud; acceso a la seguridad social; calidad y espacios de la vivienda; acceso a los servicios básicos de la vivienda; acceso a la alimentación; grado de cohesión social y grado de accesibilidad a carreta pavimentada.

De esta forma el Consejo debía emitir resultados cada dos años y en el año 2016, de acuerdo a los últimos datos presentados en su página web, así es como se encontraba la situación del país en la materia:

El 43.6% de la población se encontraba en situación de pobreza es decir 53.6 millones de personas. Igualmente de la población total el 7.6% se halla en pobreza extrema, lo que equivale a 9.4 millones de personas.

De acuerdo con el Coneval una persona se encuentra en situación de pobreza cuando tiene al menos una carencia social y no tiene los medios para satisfacer sus necesidades.

Cabe mencionar que de acuerdo con los datos que ha presentado en Consejo entre 2012 y 2016 sí se ha presentado una disminución en los índices de pobreza, por ejemplo en 2012 el porcentaje de personas en situación de pobreza fue de 45.5 y en 2016 fue 43.6, aun cuando en 2014 tuvo un incremento a 46.2 por ciento.

No obstante lo anterior diversos organismos enfocados en la atención a personas con escasos recursos señalan la importancia de considerar que estos datos representan más que sólo números, sino personas que pueden no tener 3 comidas al día o tardar muchas horas para acudir al médico o la imposibilidad real de acudir con un especialista. En 2016 sólo el 22.6% de los mexicanos era población no pobre y no vulnerable, en tanto que 70.4% de nuestros compatriotas contaban con al menos una carencia social.

Ahora bien, nuestras familias en general están por debajo de la línea de bienestar, esta línea en el ámbito rural equivale a contar con un ingreso por persona al mes de 2 017 pesos en tanto que las zonas urbanas de 3 101 pesos, en tanto que el ingreso mínimo para costear la canasta básica alimentaria (línea de bienestar mínimo) en las áreas rurales es de 1 120 y en las ciudades de 1 568 pesos.

Cabe señalar que en enero de este año entró en vigor el aumento al salario mínimo para que éste llegase a los 102 pesos diarios y aunque fue un aumento considerable es todavía lejano al nivel de ingresos necesario para satisfacer las necesidades familiares.

Te puede interesar: “Haga historia, nosotros lo apoyamos”, nuevo presidente de CCE a AMLO 

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.