AMLO sin pretextos contra la inseguridad

La inseguridad es el peor lastre que afecta a los mexicanos, situación que se ha visto acrecentada en los últimos meses. La estrategia de AMLO para restaurar la seguridad en el país recaerá en la recién creada Guardia Nacional.


Estrategia de seguridad


Caminar tranquilamente por las calles, confiar en que los niños y jóvenes lleguen seguros a sus casas, viajar sin temor en el transporte público, transitar por las carreteras o retirar dinero de los bancos con la confianza de no ser asaltados, son algunos de los grandes anhelos de los mexicanos hoy en día frente a los riesgos y peligros que atentan con su seguridad día a día, minuto a minuto.

Muchas han sido las voces que se han alzado para demandar a las autoridades federales actuar con presteza y eficacia para proteger a la ciudadanía de las manos de los criminales. Uno de los más severos críticos de las medidas tomadas en los últimos 12 años fue el hoy presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ahora es el responsable de devolver a los mexicanos la seguridad que tanto demandan.

Desde su llegada a la Primera Magistratura, AMLO consideró que se requería de una nueva estrategia en materia de seguridad pública por lo que planteó la creación de una corporación distinta y alternativa a las Fuerzas Armadas y la Policía Federal, la cual sería denominada Guardia Nacional.

Durante el periodo de transición en el Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024, se presentó el proyecto para crear la Guardia Nacional como el “instrumento primordial del Ejecutivo Federal en: la prevención del delito; la preservación de la seguridad pública, y el combate a la delincuencia en todo el país”.

Guardia Nacional una realidad

La propuesta enviada por el presidente a las Cámaras de Diputados y de Senadores tuvo ciertas modificaciones al planteamiento original, pero finalmente se avaló la creación de esta nueva corporación contando con los votos favorables de los congresos locales también, es así que el 22 de marzo López Obrador envío un decreto de reforma para la Guardia Nacional mismo que fue publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 26 del mismo mes.

Ahí quedó establecido que “la Federación contará con una institución policial de carácter civil denominada Guardia Nacional, cuyos fines son los señalados en el párrafo noveno de este artículo, la coordinación y colaboración con las entidades federativas y Municipios, así como la salvaguarda de los bienes y recursos de la Nación”.

Asimismo, “la ley determinará la estructura orgánica y de dirección de la Guardia Nacional, que estará adscrita a la secretaría del ramo de seguridad pública, que formulará la Estrategia Nacional de Seguridad Pública, los respectivos programas, políticas y acciones”.

Por otra parte, se indica que “la formación y el desempeño de los integrantes de la Guardia Nacional y de las demás instituciones policiales se regirán por una doctrina policial fundada en el servicio a la sociedad, la disciplina, el respeto a los derechos humanos, al imperio de la ley, al mando superior, y en lo conducente a la perspectiva de género”.

Nombramiento controvertido

El propósito original del gobierno federal y de los legisladores de Morena era que esta institución tuviera un mando único y estuviera bajo las órdenes de un militar. Sin embargo, el 20 de diciembre los diputados morenistas modificaron esta propuesta incluyendo en el dictamen que el mando debía ser civil.

A pesar de que el gobierno federal había aceptado que el mando de la Guardia fuera civil sorprendió la designación del general de Brigada en proceso de retiro, Luis Rodríguez Bucio, como el comandante de esta corporación, ante lo que partidos políticos, representantes sociales y ciudadanos se inconformaron y pusieron en duda la intensión de los fines que perseguiría finalmente esta corporación. Sin embargo, la conformación de ésta sigue adelante.

Se espera que la Guardia Nacional cuente con 150 mil elementos, divididos en 265 coordinaciones territoriales y sólo para este año tener 150 coordinaciones regionales en el país.

El presidente López Obrador anunció que para este 2019 a esta corporación le será asignado un presupuesto de 17 200 millones de pesos, de los cuales más de 3 800 serán para salarios y el resto para capacitación.

Los pendientes

A finales de mayo la Cámara de Diputados abriría un periodo extraordinario de sesiones para discutir las leyes secundarias de la Guardia Nacional que deberán entregarse al Senado antes del 25 de mayo.

Aunque todavía el Congreso no aprueba las leyes reglamentarias para la nueva corporación, un grupo de elementos designados ya como Guardia Civil el 26 de abril fueron enviados más de mil elementos al municipio de Minatitlán, Veracruz, lugar en el que un grupo armado asesinó a 13 personas que celebraban una fiesta.

Cabe mencionar que otras entidades han solicitado también la presencia de miembros de esta corporación ante el alarmante incremento de la violencia que se ha dado en los últimos días.

Por otra parte, el gobierno federal dio a conocer que el lunes 13 de mayo comenzará el curso de inducción para capacitar a los primeros 1 584 integrantes de la Guardia Nacional. Elementos de la Policía Federal serán los encargados de impartir el entrenamiento. Para preparar e instruir a los nuevos elementos de la Guardia Civil se contará con integrantes de las Secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina (Semar).

La ciudadanía espera resultados para poder vivir en paz y seguridad, por lo que espera que la estrategia de seguridad en la que la Guardia Nacional es fundamental, funcione lo más pronto posible.


Te puede interesar: México vivió en 2019 el trimestre más violento de los últimos años


@yoinfluyo 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.