Huelgas al inicio del sexenio superan todas las de Peña

La administración de Andrés Manuel López Obrador ya supera en número de conflictos obrero patronales a todos los registrados durante el sexenio íntegro de Enrique Peña Nieto.


 


Entre diciembre de 2018 y marzo de 2019 se ha reportado 40 huelgas, conflictos y paros laborales en tanto que durante los seis años del gobierno anterior sólo se acumularon 22 de éstos.

Las consecuencias de los recientes conflictos en los albores del presente sexenio no han sido benéficas para los trabajadores ni para los empresarios.

Leer: Luisa María Alcalde: preparada e inexperta 

En Matamoros, Tamaulipas, estallaron paros en 45 maquiladoras, lo que generó afectaciones de al menos 500 millones de dólares, además según estimaciones de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) se perdieron 6 mil 500 puestos de trabajo.

La mitad de estos empleos pertenecían sector manufacturero de empresas cuyos inversores decidieron retirarse de la entidad según el Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Index).

En las huelgas en Matamoros se relacionó a Arturo Alcalde, padre del María Luisa Alcalde, secretaria del Trabajo y Previsión Social (STPS) con la representante de los trabajadores inconformes, Susana Prieto lo que podría suponer un conflicto de interés. Sin embargo, tanto Arturo Alcalde como Susana Prieto han negado la existencia de algún conflicto.

Las exigencias

El presidente López Obrador durante enero ordenó que el salario mínimo se elevara al doble en la zona fronteriza y, en virtud de que había ciertas recompensas indexadas al salario mínimo, los trabajadores exigían además de un aumento del 20% un bono de cerca de 32 000 pesos. La abogada Prieto coordinó las exigencias del aumento y el bono de los trabajadores.

Los conflictos se resolvieron en general cuando las empresas cedieron a las peticiones de los trabajadores, pero en muchos casos como ha quedado asentado sólo para concluir lo urgente, acceder a los activos y poder cerrar la empresa.

De este modo muchos de los trabajadores sí obtuvieron el bono de más de 30 000 pesos; pero perdieron su fuente de trabajo.

¿Simple coincidencia?

El obispo de Carúpano, Venezuela, ha descrito que en una etapa del chavismo, sindicatos cercanos al gobierno pelearon los contratos colectivos a los sindicatos que representaban a los trabajadores en una multitud de empresas, una gran cantidad de ellos lograron obtenerlos.

En una segunda etapa, los empresarios fueron despojados de sus empresas y entregadas a personas inexpertas que no tuvieron la capacidad de hacerlas productivas y las llevaron a la quiebra. Ésta y otras decisiones tomadas desde el gobierno han puesto en una muy difícil situación al aparato productivo del país sudamericano.

Con información de 24 Horas y El Economista.

Te puede interesar: Gobierno quiere que se revisen todos los contratos colectivos

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.