Asia Bibi, cuando la fe derriba obstáculos

Aunque Asia Bibi fue recluida durante casi diez años, nunca perdió la fe y el amor hacia Dios ya que en diversas ocasiones rechazo la “oportunidad” de ser liberada si se convertía al islam.



Asia Bibi, la madre cristiana acusada de blasfemia en Pakistán, ha sido completamente absuelta y liberada, ahora se encuentra en Canadá, el país que será su nuevo hogar.

Luego de que en 2009 se le acusara de haber insultado al profeta Muhammad y al islam, por fin puede tener un descanso ya que según su abogado, Saif ul Malook, en entrevista con BBC News aseguró que “ella ya se encuentra en Canadá junto con sus hijos y su esposo”, quienes ya residen en el país desde meses atrás.

La condena de esta mujer fue revocada en octubre del año pasado por la Corte pakistaní, sin embargo, todos estos meses se mantuvo oculta en espera de poder salir del país, debido a que sería imposible tanto para ella como para su familia seguir viviendo en Pakistan sin que fueran víctimas de actos violentos en su contra.

 

9 años de infierno

En 2009 Asia Bibi bebió de un pozo y un grupo de musulmanas la acusó de haber “contaminado” el agua, debido a que ella era cristiana y no podía hacer eso. Tras todos los insultos que recibió ese día Asia respondió: “Yo creo en mi religión y en Jesucristo que murió en la Cruz por los pecados de la humanidad. ¿Qué hizo su profeta Mahoma para salvar a la humanidad?" En este momento iniciaron 9 largos años en los que se le encarceló y condenó a vivir en condiciones deplorables para cualquier ser humano.

Fue recluida en la prisión de Multán dentro de una celda llena de humedad, la que le causó enfermedades respiratorias, además tenía que estar en aislamiento debido a los grupos extremistas, como el Tehreek-e-Labaik Pakistan (TLP), querían asesinarla.

 

Libertad amenazada

Luego de que la Suprema Corte en Pakistan diera el fallo a favor de Asia Bibi se tuvieron que tomar medidas de seguridad, ya que tanto la Corte pakistaní, como Asia corrían peligro se ser atacadas por grupos extremistas.

Tras conocerse el fallo a favor de Asia Bibi se desató en Pakistan una ola de protestas, como la de el TLP que afirmaba que “las protestas por la santidad del profeta han comenzado. Moriremos por ello. No daremos un paso atrás”, en donde se reunieron cerca de 300 personas en la capital Islamabad. Además en ciudades como Lahore se realizaron diversos actos vandálicos.

Durante los siguientes meses aunque Asia ya había sido puesta en libertad tuvo que ser resguardada, debido a que el riesgo de que fuera asesinada era muy grande. Primero se evacuó a su familia a un “país desconocido” en ese entonces, el que hoy conocemos es Canadá y durante meses se planeó la salida de Asia, la cual se realizó con éxito el pasado martes 7 de mayo.

Sin embargo, según la corresponsal Paloma García Ovejero, de la cadena Cope en Londres, informó que la salud de Asia es bastante delicada, por lo que es urgente que reciba el tratamiento médico adecuado que se le negó por años. Debido a esta situación será imposible que ella pueda dar declaraciones o sea vista de manera pública.

Aunque Asia Bibi fue recluida durante casi diez años, nunca perdió la fe y el amor hacia Dios ya que en diversas ocasiones rechazo la “oportunidad” de ser liberada si se convertía al islam, y hoy, años más tarde, su perseverancia y lucha dan frutos; ya que se le ha dado una nueva oportunidad de comenzar desde cero junto con su familia.

Te puede interesar: Asia Bibi libre de todo cargo en Pakistán 

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.