La CLAR invita a Haití al dialogo y no a la violencia

La Confederación Caribeña y Latinoamericana de Religiosas y Religiosos mandó un mensaje al pueblo de Haití, dónde se invita a practicar el dialogo.


 El mensaje de la CLAR a Haití


La crisis de Haití

A finales de enero de este año, una grave crisis política comenzó a vivirse en Haití luego de la publicación de un informe que detallaba actos de corrupción en la gestión del mandatario Jovenel Moise y el supuesto desvío de 2 mil millones de dólares de Petrocaribe, el fondo creado por Venezuela para financiar el desarrollo del país con petróleo a muy bajas tasas de interés.

Los recursos que obtenía Haití de Petrocaribe debían ser invertidos en obras de infraestructura y proyectos económicos y sociales. Pero el Senado de ese país no ha encontrado el destino de parte de esos fondos, por lo que se acusa al presidente Jovenel Moise y a su antecesor, Michel Martelly, de haber administrado mal el dinero.

Debido a la publicación de ese informe, Haití, el país más pobre de América, vive una grave crisis política y social debido al mal gobierno encabezado por el presidente Jovenel Moise; en consecuencia, se han generado una serie de fuertes manifestaciones por parte del pueblo haitiano que buscan el cambio de esta administración.

Desde el pasado jueves 14 de febrero, las protestas han tenido lugar en las calles de Puerto Príncipe, dónde ya hay un saldo de víctimas fatales.

La CLAR manda un mensaje de solidaridad

La Confederación Caribeña y Latinoamericana de Religiosas y Religiosos (CLAR), con un mensaje firmado por su presidenta, Gloria Liliana Franco Echeverri, y su secretaria general, Daniela Cannavina, han demostrado su solidaridad ante la situación que pasa Haití.

Dentro del mensaje enviado el 15 de febrero, la CLAR invita a "todos los actores a participar activamente en un proceso de diálogo, que los ayude a recurrir a formas pacíficas en la resolución de conflictos”.

La CLAR remarcó que ningún acto de protesta con violencia justifica la pérdida de vidas humanas y denuncia que “el hambre, la falta de salud y educación, la muerte injusta de los inocentes y una ‘justicia demasiado largamente esperada’, que se extiende y se agrava hasta la marginación trágica de los más débiles”.

Para finalizar el mensaje, la Confederación Caribeña y Latinoamericana remarco el hecho de que “buscan superar este momento de crisis socio-político-económica” y citaron al obispo Pedro Casaldáliga, con las palabras “es tarde, pero es nuestra hora”.

Conferencia de Provinciales Jesuitas de América Latina y El Caribe (CPAL)

Roberto Jaramillo Bernal, presidente de la Conferencia de Provinciales Jesuitas de América Latina y El Caribe (CPAL), califica a esta fuerte crisis con dos palabras: “miedo e incertidumbre”. Esto debido a que los actos de protesta en los últimos días se han convertido en "escenas de violencia y saqueos".

Conferencia Episcopal Haitiana

La Conferencia Episcopal Haitiana publicó una nota el pasado 13 de febrero, donde aseguró que “la hora es grave” y es el momento de “unir nuestras fuerzas y nuestras inteligencias para salvar nuestra barca común, Haití”, esto como muestra de apoyo por la situación el país caribeño.

Con información de Vida Nueva y Vatican News.

Te puede interesar: Episcopado Mexicano por una ayuda integral a migrantes 


@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.