La mañana de este lunes se dio un doble atentado en Bagdad, en el que perdieron la vida 36 personas y 91 más resultaron lesionadas, con lo que se convirtió en el más sangriento desde febrero del año pasado.
El primer ministro japonés, Shinzo Abe, calificó de inaceptables las provocaciones de Corea del Norte, las cuales consideró representan el riesgo más grave para Japón desde la Segunda Guerra Mundial.