Renuncia doctor que practicó cesárea a niña violada en Argentina

En su carta de renuncia, el doctor Briones lamentó la muerte de la bebé Esperanza y califica los sucesos como “una irrespetuosa intromisión en los criterios que deben quedar a resguardo exclusivo de los profesionales”.


Renuncia el doctor Briones


Gustavo Briones quien ejercía como jefe de Servicio de Obstetricia del Hospital Materno Infantil en la provincia de Jujuy, Argentina, presentó su carta renuncia tras no ser escuchado en el no intervenir quirúrgicamente en el embarazo de la niña argentina de 12 años.

En los días pasados el caso de la niña argentina que a los 12 años fue violada y resultó embarazada causó gran polémica no sólo en Argentina, también en varios países alrededor del mundo, ya que la niña fue violada por un vecino que argumentó que la madre de la joven “le había cobrado” por tener relaciones sexuales con ella. La menor acudió al hospital Guillermo Paterson cuando ya tenía 23 semanas de gestación.

En cuanto su caso se hizo conocido tanto grupos en contra del aborto como a favor se manifestaron, intentando que por un lado la joven madre y su bebé pudieran salvarse, y por el otro la vida de la joven se privilegiara sobre su bebé, únicamente salvando a la madre.

A pesar de que apartemente la familia de la niña pidió un aborto, los doctores rechazaron esta idea y la de una cesárea, ya que lo avanzado de su embarazo representaba un foco rojo y dichos procedimientos podrían afectar la salud de la madre, sin embargo, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales aprobó que se realizara un aborto.

Leer: Muere Esperanza ante la corrección política 

"No se debería haber interrumpido el embarazo, debería haber continuado. Los médicos del servicio dijimos en su momento que no se realizará la intervención", ha comentado Gustavo Briones en su carta de renuncia, además de asegurar que se debió garantizar la vida de la bebé esperando unas semanas más para realizar la cesárea.

Ignorando las recomendaciones de los médicos, la cesárea se realizó a las 24 semanas de embarazo, la bebé Esperanza nació; corría el riesgo de presentar ceguera o parálisis cerebral y desafortunadamente, pocos días después, falleció.

Briones asegura que no puede ejercer un cargo de “jefe” cuando ni siquiera se le escucha o se le toma en cuenta y cuestiona la existencia de el servicio si no se llevará el “apunte”. Aunque Briones renuncie a su puesto como secretario, seguirá laborando en el hospital.

Además en dicha carta también informa que “un feto con peso inferior a los 1 000 gramos y edad gestacional menor a 27 semanas, se denomina prematuro inmaduro y goza de bajísimas expectativas para sobrevivir”, y afirma que quienes decidieron que la vida de la niña de 12 años “corría peligro” fueron el gobernador y el ministro, asociándolo con un posible caso de suicidio futuro.

“Yo creo que cuando una niña fue abusada sexualmente, por más que le saquemos el embarazo toda la vida va a estar con riesgo de suicidio si no tiene contención", indicó el médico de Jujuy.

Finalmente, en su carta lamentó la muerte de la bebé Esperanza y califica los sucesos como “una irrespetuosa intromisión en los criterios que deben quedar a resguardo exclusivo de los profesionales”.

Con información de Actuall.

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.