La JMJ nació a la sombra de la Cruz

Tres papas diferentes has presidido las 34 ediciones de la Jornada Mundial de la Juventud.


La JMJ legado de San Juan Pablo II


Hoy inicia la XXXIV Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en la Ciudad de Panamá, en la que participará el papa Francisco. La JMJ es un evento de gran importancia a nivel global en la que han participado millones de personas de todo el planeta pero ¿cómo surgió?

Génesis

En realidad se fue conformando poco a poco, en 1983 el papa Juan Pablo II declaró el año Santo de la Redención. Para la pascua de 1984 el papa entregó la Cruz a todos los jóvenes, a nombre de los cuales la recibió el Centro Internacional Juvenil San Lorenzo de Roma.

“Queridos jóvenes, al clausurar el Año Santo os confío el signo de este Año Jubilar: ¡la Cruz de Cristo! Llevadla por el mundo como signo del amor del Señor Jesús a la humanidad y anunciad a todos que sólo en Cristo muerto y resucitado hay salvación y redención” (22/04/1984), les dijo San Juan Pablo II a todos los presentes.

Leer: Reliquias de José Sánchez del Río rumbo a la JMJ en Panamá 

La Cruz es sencilla, sin ningún adorno y de 3.8 metros de altura y realmente fue llevada por los jóvenes a diferentes países incluso a Checoslovaquia cuando aun estaba en pie la “cortina de hierro” en el este europeo.

En 1985 se declaró el Año Internacional de la Juventud por la Organización de las Naciones Unidas y por esa ocasión Juan Pablo II dirigió una carta a los jóvenes donde al final anunciaba que cada año en domingo de ramos se celebraría la Jornada Mundial de la Juventud.

Ediciones internacionales

La primera se celebró en Roma en 1986 con el lema “Siempre dispuestos a dar respuesta a todo el que os pida razón de vuestra esperanza”.

Se ha dispuesto que una edición se realice a nivel diocesano (local) y cada dos o hasta tres años se celebra la de carácter internacional.

La segunda JMJ se desarrolló en 1987 en Buenos Aires, Argentina. Las jornadas internacionales se han realizado en Compostela, España en 1989; en Czestochowa, Polonia en 1991; en Denver, Estados Unidos en 1993; en Manila, Filipinas en 1995; en París, Francia en 1997.

En el Gran Jubileo del Año 2000, se celebró en Roma en el Jubileo de los Jóvenes. En el 2002, se llevó a cabo en Toronto, Canadá y fue la última encabezada por Juan Pablo II, de hecho hubo alguna palabra que sonó a despedida.

Para 2005, año del fallecimiento del papa Juan Pablo II y de la elección del papa Benedicto XVI, la Jornada de la Juventud se realizó en Colonia, Alemania, en lo que fue una enorme coincidencia, ya que el cardenal Ratzinger quien resultó el papa electo en el cónclave es alemán y la decisión de que fuera en Colonia se anunció desde la JMJ de Toronto. En 2006 el papa Benedicto agregó a la Cruz, el ícono de la Virgen dándolo a los jóvenes alemanes.

En 2008 se llevó a cabo la JMJ en Sídney, Australia y en 2011 en Madrid, España donde se anunció que la siguiente JMJ se realizaría en Brasil en 2013.

El papa Benedicto XVI renunció a su cargo el 11 de febrero de 2013 y se hizo efectiva su renuncia el 28 del mismo mes y año dando lugar a un nuevo cónclave donde fue elegido el cardenal Bergoglio tomado el nombre de Francisco, de nacionalidad argentina. El primer papa latinoamericano celebraría la Jornada de la Juventud en Latinoamérica, evento que fue muy recordado por invitar a los jóvenes a que “hicieran lío”.

En 2016, durante el Año de la Misericordia convocada por el papa Francisco, la Jornada se realizó en Polonia, tierra del papa Wojtyla. Fue ahí donde se anunció que la edición de 2019 se realizaría en Panamá.

Programa

Al margen de las actividades que el Santo Padre agenda por la visita a cada país, hay una serie de eventos que normalmente se integran en el programa de la JMJ.

La ceremonia de bienvenida, el Vía Crucis, la Vigilia de adoración a Jesús Eucaristía y la santa misa de clausura. Después de esta última el papa se reúne con los voluntarios y les dirige unas palabras de agradecimiento.

El Santo Padre dedicó su intención de oración en este en mes para que gente se une a él a pedir por los jóvenes en especial por los de América Latina “para que siguiendo el ejemplo de María, respondan al llamado del Señor para comunicar la alegría del Evangelio al mundo”.

El lema de esta XXXIV edición de la JMJ es "He aquí la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra".

Te puede interesar: La revolución del servicio puede desbaratar los poderes del mundo

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.