Santa Sede por una cultura del encuentro ante el racismo y la xenofobia

La respuesta en contra del racismo y la xenofobia, debe ser trabajar por construir una cultura de encuentro, solidaridad, fraternidad y compasión, basada en el respeto mutuo, señaló el nuncio apostólico ante la ONU.


Cuestionan política antidogas


En el marco de LXXIII periodo de sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas, el nuncio apostólico ante dicho organismo, monseñor Bernardito Auza externó su condena ante el racismo, la discriminación racial y la xenofobia.

Señaló que dichos actos atentan a la dignidad de la persona humana y lamentó que haya aumentado el temor y el odio hacia el resto de personas basados en la identidad étnica, nacional o religiosa que lleva a la intolerancia, la discriminación, la exclusión y la violencia.

“Vivimos en tiempos en que los sentimientos para muchos parecían estar desactualizados parecen reemerger y difundir. Como mencionaba el Papa Francisco a los participantes de una conferencia internacional celebrada en el Vaticano sobre Xenofobia, racismo y populismo. El nacionalismo, en el contexto de la migración global, parece haber un aumento de sentimientos de sospecha, temor, desprecio e incluso odio hacia individuos o grupos juzgados por su identidad étnica, nacional o religiosa y, como tales, se considera que no son lo suficientemente dignos de ser parte de la vida de la sociedad”, afirmó el nuncio Auza.

Ante ello, señaló el nuncio, la respuesta de todos los estados debe ser trabajar por construir una cultura de encuentro, solidaridad, fraternidad y compasión, basada en el respeto mutuo.

“Los líderes religiosos y creyentes, tienen la responsabilidad especial de fomentar tal cultura y condenar las religiones que se usan como pretexto para la intolerancia. La investigación de incidentes sobre discurso xenófobos y crimen de odio no llevan a nada bueno, puesto que tales frases manipuladas y discriminatorias y represivas se basan en criterios ideológicos errados”.

Posteriormente, en la participación del arzobispo en el tema dedicado al Informe del Derecho Internacional Comisión sobre los trabajos de su septuagésimo período de sesiones, monseñor Azua precisó que la Santa Sede insta a la ONU a que los Estados garanticen el cumplimiento de todas las disposiciones penales sobre la separación, la agresión, la subyugación, la esclavitud, el exilio forzoso, la trata de personas, la limpieza étnica y otros crímenes de lesa humanidad.

“El enjuiciamiento de los crímenes de lesa humanidad, es un asunto de suma preocupación. En ese sentido, la Santa Sede llama en los términos más enérgicos, para la prevención de tales actos, el enjuiciamiento de quienes los cometen y la protección de sus víctimas, e insta a todas las naciones a respetar su deber para con la humanidad de proteger y apoyar a las personas en situaciones vulnerables”.

El nuncio apostólico exhortó a que todos los Estados puedan brindar la acogida y protección a los migrantes que dejan sus naciones por causas de persecución religiosa, violación de derechos humanos o crisis humanitaria.

Te puede interesar: Publica Prefecto de los Obispos respuesta a acusaciones de Mons. Viganò

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.