Miles de españoles se resisten a imposición gubernamental en materia de género

Miles de manifestantes insistieron en el derecho de educar a sus hijos en sus creencias y valores


Manifestación contra Skolae


Como parte de las acciones de la población de Navarra en contra del plan educativo Skolae, que pretende imponer la ideología de género a través de las escuelas, miles de personas se concentraron el pasado fin de semana en el centro de Pamplona (España) para exigir el retiro de dicho programa educativo.

De acuerdo con la plataforma ciudadana “Libertad para Enseñar”, quienes convocaron a la manifestación, contaron con una participación de unas cinco mil personas.

Durante el encuentro las familias reunidas externaron su desacuerdo con la “ideología que pretende imponer” este programa educativo que, según afirmaron, es “ilegal, injusto e impuesto”.

Las autoridades gubernamentales han señalado que el objetivo de Skolae es “la prevención de las violencias contra las mujeres y las niñas, la visibilidad de las mujeres y sus aportaciones, el respeto por las identidades, las culturas, las sexualidades y su diversidad, la participación social y el compromiso compartido de hacer realidad la igualdad”, sin embargo se han encontrado con una fuerte oposición por parte de organismos de la sociedad civil, padres de familia y partidos de oposición, quienes señalan que detrás de este programa hay una estrategia para imponer la ideología de género y pasar por encima del derecho de los padres a decidir la educación de sus hijos.

Por ejemplo, parte del programa educativo incluye el descubrimiento de la sexualidad en niños de cero a seis años mediante “la vivencia de la sexualidad en el ámbito de la escuela y la familia (curiosidad sexual, juegos eróticos infantiles)”.

En ese sentido los miles de manifestantes insistieron en el derecho de educar a sus hijos en sus creencias y valores, así como libertad de cátedra y respeto para la autonomía de los centros a utilizar los materiales que consideren adecuados al ideario del colegio para impartir este programa.

La plataforma Libertad para Enseñar señaló que se vuelven “insumisos al programa” y declararon que pretenden comunicar “a todos los centros educativos” la petición de que “antes de impartir cualquier contenido en materia afectivo-sexual o relacionada con Skolae, nos enseñen a las familias los contenidos y los materiales para que, si no estamos conformes con los mismos, nuestros hijos no acudan a esa formación”.

El movimiento subrayó que “queremos que nos enseñen los materiales y las fichas editadas, que nos digan quiénes son los autores, que no es expliquen el contenido y luego, si vemos que atacan nuestras convicciones, decirlo”.

Representantes de la plataforma aseguraron que no forman parte de ningún partido político, sino que tan solo son familias que “con absoluta libertad, queremos elegir la educación que queremos para nuestros hijos y que exigimos al Departamento de Educación que respete ese derecho amparado por la Constitución”.

Destacaron que el programa Skolae es “ilegal porque vulnera las leyes orgánicas de educación y la normativa propia de este Gobierno de Navarra”, también aseguraron que es “ilegítimo, porque quiere sustraer a las familias lo que es nuestro por derecho propio”.

“La educación es un derecho de las familias, y más la educación afectivo-sexual, y no es un derecho de este Gobierno ni de ningún otro”, que “no tiene legitimidad para usurpar las funciones y competencias de las familias”, insistieron durante la manifestación.

Por parte del gobierno navarro, la consejera de Educación, María Solana, señaló que uno de los aspectos que los partidos de oposición de derecha han hecho hincapié es en lo referido a la aparición en la ficha del itinerario de 0 a 6 años de una referencia a la “curiosidad sexual y juegos eróticos infantiles”, sin embargo, insistió que ese concepto hay que encuadrarlo en material pedagógico para describir “algo tan sencillo como conocer su propio cuerpo o los clásicos juegos de papás y mamás”.

Remarcó que el Skolae tiene como fundamento tres leyes orgánicas, la ley foral sobre LGTBI y varias órdenes forales. “Si alguien no quiere que se aplique la coeducación en su centro está en su perfecto derecho de decirlo, pero no se puede consentir una manipulación de este tipo”, concluye la consejera.

Te puede interesar: Gobierno de Navarra impondrá “juegos eróticos” a infantes 

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.