Nace campaña que busca quitar imagen de héroes a narcotraficantes

El Edificio de Mónaco, que será demolido para construir un parque en memoria de las víctimas del narcotráfico, era propiedad de Pablo Escobar y fue el primer lugar en donde se suscitó un incidente de carro bomba, propiciado por el Cártel de Cali, enemigo de Escobar.



Actualmente distintas plataformas de entretenimiento, en especial Netflix, la cual ofrece un repertorio de películas, series y documentales vía internet, han vuelto bastante popular el fenómeno de las series basadas en la vida de los narcotraficantes más importantes del mundo, como lo son Joaquín “El Chapo” Guzmán o el colombiano Pablo Escobar.

Dicha plataforma cuenta con títulos como Narcos: México, El Chapo, Capos de la droga, La reina del sur, El Chema, entre otros donde los personajes principales están asociados con el narcotráfico y por el tratamiento dado a la ficción adquieren una imagen de héroes. Tanto en México como en Colombia dichas series han obtenido gran audiencia, debido a que son países populares por albergar a los cárteles más reconocidos del narcotráfico.

Ante ello en Colombia ha iniciado una campaña que busca borrar la imagen de héroes que tienen dichos personajes, al revelar las historias de miles de víctimas que han sido afectadas por el narcotráfico.

En entrevista para el periódico El Sol de México, Manuel Villa Mejía, secretario privado de la alcaldía de Medellín ha indicado que tanto el gobierno de México como el de Colombia deben “contar la otra parte de las historias del narcotráfico, sin negar la existencia de estos personajes”.

“Para nosotros sería una frustración que México viviera lo que nosotros vivimos en la década de los 90 y 2000, con el daño que nos hizo Pablo Escobar, por eso es importante tomar la decisión de contar la historia”, comentó Villa Mejía.

De esta manera surgió la idea de demoler el Edificio Mónaco, que en la de cada de los 90 representó uno de los escenarios más violentos de Colombia, donde fueron asesinados cerca de 614 policías, además de 46 612 ciudadanos y que actualmente es reconocido debido a los ‘narco tours’ que muestran las casas de Pablo Escobar.

El 23 de febrero iniciará la demolición de dicho recinto, con la idea de construir un parque que haga honor a las víctimas de esta guerra y se espera recibir a las más de 200 personas que fueron impactadas por los sucesos y que actualmente se encuentra cubierto de lonas e imágenes de los fallecidos.

Además existe la Casa de la Memoria, en donde se homenajea a todas las víctimas que dejó la guerra contra el narcotráfico en la ciudad de Medellín, que en 1991 fue calificada como el lugar más peligroso del mundo.

“Hay que reconocer cuál fue la otra parte de la historia, que aquí hubo víctimas, hubo dolor, hubo gente valiente que incluso fue capaz de dar la vida por combatir a esos ilegales”, finalizó el secretario privado de la alcaldía de Medellín.

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.