Trump y republicanos, bien librados en elecciones intermedias

Donald Trump y su partido salen bien librados en la jornada electoral norteamericana, sólo perdieron la mayoría en la Cámara de Representantes, lo que es normal en este tipo de elecciones intermedias.



El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, junto con el partido Republicano salieron bien librados de las pasadas elecciones intermedias, ya que fortalecieron su mayoría en el Senado, ganaron importantes batallas electorales en estados como Texas y Florida, pero más importante aún, resistieron toda una campaña mediática que apoyó masivamente a los candidatos del partido republicano.

Así lo señaló Gerardo Garibay Camarena, editor de Wellington y columnista de diversos medios informativos, quien explicó para YoInfluyo.com que el trasfondo de las recientes elecciones norteamericanas que a nivel federal, implicaban cambios importantes tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado.

Campañas y elecciones

Garibay Camarena dijo que lo visto en el proceso electoral, que concluyó el pasado 6 de noviembre “es la campaña de descrédito y de ataques más grande hacia un presidente y su partido”, pero también hemos visto que esta campaña ha fracasado de manera muy clara, señaló. Dicha estrategia buscaba generar un triunfo contundente para los demócratas en la Cámara de Representantes y quitar a los republicanos el control del Senado.

“Hemos visto a todos los grandes medios de comunicación alentando directamente a los demócratas, agrediendo directamente a los republicanos por cualquier pretexto real o no, hemos visto una cobertura negativa de Trump en los noticiarios norteamericanos del 92%, algo impensable”, enfatizó.

Mencionó que, si bien es cierto, en un régimen democrático la crítica siempre existe, ésta llegó a niveles dignos de llamar la atención.

Por otro lado, los demócratas y sus aliados en la industria cinematográfica de Hollywood, no escatimaron recursos para apoyar abiertamente a sus candidatos. Por ejemplo, señaló el caso de la campaña del candidato demócrata Beto O´Rouke, donde se invirtieron 70 millones de dólares, además se contó con el apoyo de la cantante Beyoncé, no obstante fue derrotado por el republicano Ted Cruz en su carrera por alcanzar un asiento en el Senado por el estado de Texas.

El columnista y editor indicó que Trump y su partido, sólo han perdido mayoría en la Cámara de Representantes, lo que es normal en este tipo de elecciones. Comentó que es una tendencia que el partido que pierde las elecciones presidenciales (dos años antes) gana más diputaciones. No obstante en el Senado, el partido republicano salió fortalecido ya que amplió su mayoría que era muy pequeña.

Por otro lado, Gerardo Garibay resaltó que los republicanos mantuvieron la gubernatura en Florida y en términos generales los candidatos que apoyó Trump tuvieron buenos resultados, además el partido se encuentra sólido en sus bastiones.

Precisó que con estos resultados ninguno de los dos partidos norteamericanos parte como gran favorito a las próximas elecciones presidenciales.

Al respecto, Garibay Camarena indicó que está por definirse si entre los republicanos alguien le disputa la candidatura a Trump.

De igual manera falta definir candidato entre los demócratas; una de las cartas fuertes es Nancy Pelosi, quien será la vocera del Congreso, pero “es los más anticarismático que pueda existir”, subrayó Garibay.

De esta forma es una incógnita si le alcance para ser la candidata, o bien en su partido opten por O´Rourke, a quien los medios le pueden montar fácilmente una buena imagen.

Gerardo Garibay dijo que en la elección intermedia norteamericana “la noticia es que el escenario cambio poco y la ola azul de los demócratas no se consolidó”, enfatizó.

Reformas pendientes para Trump

Respecto a las reformas pendientes para el presidente Trump, el analista señaló que al perder los republicanos la mayoría en una de las cámaras, esto podría significar una serie de escollos para algunos de sus planes.

Por ejemplo, referente al muro fronterizo, el politólogo señaló que este tipo de temas tiene buen impacto en campaña; pero en realidad es algo impráctico y caro, y eso lo sabe bien Trump, por lo que quizá utilizará el tema como un buen pretexto para polemizar con el Congreso sin intención de ir más lejos.

Otro tema relevante es la aprobación del nuevo Tratado de Libre Comercio renombrado en Estados Unidos como USMC, al respecto el columnista indicó que es probable que dilaten su aprobación, pero los demócratas terminarán aprobándolo.

Un tema interesante es el de los relevos en la Suprema Corte, los que por ley se deciden en el Senado que actualmente está en manos de los republicanos.

Garibay indicó que es posible que se abra un espacio o incluso dos en el alto tribunal antes de las próximas elecciones presidenciales, por lo tanto se esperaría una campaña por parte de la izquierda norteamericana, muy similar a la que sufrió Brett Kavanaugh, hoy miembro de la Suprema Corte. Pero por la mayoría que detentan los republicanos en el senado, finalmente los elegidos serían a quienes ellos apoyen.

Se sabe por ejemplo, que la jueza asociada de la Suprema Corte, Ruth Bader Ginsburg, ha pensado en el retiro, pero por su postura de izquierda pensaría en posponer su decisión hasta después del 2020, en espera de que el poder ejecutivo estuviera en manos de los demócratas, sin embargo habrá que esperar si esto le es posible.

Voto latino

Respecto del voto hispano, el politólogo y editor explicó que en tiempos de Barack Obama “la reforma migratoria no pasó porque así lo planearon los propios demócratas. Los demócratas tuvieron dos años, entre 2008 y 2010, en que tuvieron mayoría en las dos cámaras y podían pasar la reforma migratoria sin necesidad de un solo voto republicano, así fue como pasaron el Obamacare”.

Garibay explicó que “si los demócratas llegan a aprobar la reforma migratoria pierden su control sobre el voto hispano. La reforma migratoria es como esa zanahoria que usan los demócratas para manipular a los hispanos que normalmente irían con el partido Republicano, porque los valores hispanos, los valores más religiosos, más conservadores del hispano se alinean mucho más con el partido republicano que con el demócrata”.

Y agregó que “desgraciadamente en el partido Republicano ha habido una falta de entendimiento respecto de lo que implica el voto y el apoyo de los hispanos, ha habido una ceguera tal cual, muy trágica respecto al apoyo que realmente podrían tener de los hispanos si se esforzaran en ello”.

Garibay comentó que, conversando hace años con uno de los líderes hispanos de la Cámara de Representes en el estado de Illinois por el partido demócrata, éste le mencionó “es que estamos con los demócratas porque son los que nos abrieron la puerta aunque sabemos que en temas, por ejemplo, de vida de familia estamos muchos más cerca de los republicanos”.

Garibay mencionó que “si los republicanos entendieran que en los hispanos pueden tener aliados muy sólidos, si los republicanos dejan ir ese cierto tufillo de racismo o por lo menos de clasismo que existe en parte del partido” se volverían muy competitivos.

Con información adicional El País, La Vanguardia.


@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.