La Iglesia de Pensilvania responde con apertura al escándalo de abusos sexuales

“Seguiremos haciendo expiación y ofreceremos oraciones y apoyo a todas las víctimas de estas acciones” agregó monseñor Ronald Gainer.


Sin negar responsabilidad, diócesis responden a informa


Las ocho diócesis que se ubican en Pensilvania, Estados Unidos, buscan responder con apertura y transparencia a la publicación de un informe elaborado por un gran jurado, que identificó más de mil víctimas infantiles, que fueron abusadas por más de 300 sacerdotes a lo largo de los años.

Las acciones de las diócesis no sólo consistieron en declaraciones, al menos un par de ellas publicaron también información al respecto en sus páginas web.

La Diócesis de Erie dio a conocer una lista con 65 nombres de abusadores o encubridores de estos casos, 34 vivos y 31 ya fallecidos. El grupo incluye a una mujer y a un obispo quien no realizó la investigación correspondiente. El actual prelado, monseñor Lawrence Persian, escribió una carta a las víctimas.

Leer: Las víctimas no son enemigos de la Iglesia: Traslosheros

Por su parte, la diócesis de Scranton también publicó una lista de 70 personas culpables, tanto sacerdotes como laicos, que incluye nombres no mencionados en el informe del gran jurado. Dicha diócesis subrayó la importancia de garantizar que ningún niño sea víctima y ningún culpable protegido.

En tanto, el obispo de Harrisburg, monseñor Ronald Gainer, se comprometió a intensificar los cambios positivos para garantizar que tales atrocidades no vuelvan a ocurrir.

“Seguiremos haciendo expiación y ofreceremos oraciones y apoyo a todas las víctimas de estas acciones” agregó.

“Es doloroso para quien sea que lo lea, en particular para los sobreviviente de abusos sexuales y para sus familias” manifestó en un mensaje la Diócesis de Filadelfia.

Todas las prelaturas de Pensilvania también destacaron que se han dado pasos importantes en materia de transparencia, por donde aseveran, se debe transitar.

El informe del Gran Jurado publicado el pasado martes, fue encargado por el Fiscal General del estado, consta de 900 páginas y abarca los últimos 70 años.

Por medio de las investigaciones se localizó a 1000 víctimas, aunque podrían ser más. Ningún caso es reciente. El reporte incluyó información de seis diócesis y se suma a dos más que habían sido investigadas con anterioridad.

Este es la búsqueda más amplia hecha por alguna autoridad en Estados Unidos, y concluye que hubo un encubrimiento sistemático al interior de la Iglesia Católica.

El informe también especifica que existía incluso un ““manual de instrucciones de ocultación de la verdad”.

El Papa Francisco, en el marco de su visita a Filadelfia, Estados Unidos en 2015, por el Encuentro Mundial de las Familias en 2015, se reunió con víctimas de abusos sexuales perpetrados por sacerdotes y religiosos.

“Para aquellos que fueron abusados por un miembro del clero, lamento profundamente las veces en que ustedes o sus familias denunciaron abusos, pero no fueron escuchados o creídos. Sepan que el Santo Padre les escucha y les cree” mencionó a en aquella ocasión.

También se comprometió a seguir el camino de la verdad y advirtió que el clero y los obispos tendrán que rendir cuentas de sus acciones cuando abusen o no protejan a los menores.

Te puede interesar: Papa Francisco acepta la renuncia de tres obispos chilenos

Con información de Vatican News y Vatican.va

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.