El mundo rechaza la reelección de Maduro

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, fue declarado hoy ganador de un controversial proceso electoral, de acuerdo con los primeros datos del Consejo Nacional Electoral (CNE), que le dieron 67.7 por ciento de los votos frente 21 por ciento de su más cercano oponente, Henri Falcón.



La presidenta del CNE, Tibisay Lucena, informó que Maduro ganó la contienda con 5.8 millones de votos, contra 1.8 millones que obtuvo Falcón, quien en declaraciones previas anunció que desconoce los resultados por un conjunto de irregularidades denunciadas durante la jornada.

 

Las elecciones se realizaron con el boicot de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y con la advertencia de que sus resultados no serían reconocidos por varios gobiernos de países de América y Europa.

 

Tras la publicación de los resultados, Maduro exigió respeto para los resultados de las elecciones y afirmó que invitará a dialogar a quienes votaron por la oposición y a quienes no votaron "por cualquier razón".

 

El candidato opositor venezolano Henri Falcón desconoció hoy las elecciones en las que enfrentó al presidente Nicolás Maduro, cuya reelección fue proclamada por la autoridad electoral, debido a un conjunto de irregularidades, y reclamó nuevos comicios.

 

Falcón dijo que las elecciones correspondía hacerlas en diciembre y propuso una nueva elección en octubre, pero sin las irregularidades como la compra de votos.

 

“Es una obligación denunciar el acuerdo firmado sobre garantías electorales como incumplido por lo que no reconocemos este proceso como cierto, como realizado. No hubo elección y hay que hacer unas nuevas elecciones en Venezuela”, dijo en una rueda de prensa.

 

Falcón dijo que la compra de voto fue una estrategia generalizada en la jornada, por la operación de los llamados "puntos rojos" del oficialismo a unos metros de las instalaciones electorales.

 

El mundo comenzó a desconocer el resultado de los comicios presidenciales. En Chile el gobierno del país sudamericano desde ayer mismo desconoció la validez del proceso porque "no cumple con ninguno de los requisitos mínimos y necesarios para ser una elección democrática y transparente, conforme a los estándares internacionales."

 

En un comunicado exhortó a convocar a un proceso electoral verdaderamente libre, con observación internacional, participación de todos los actores y sectores políticos, acceso igualitario a los medios de comunicación, finalización de los presos políticos y participación de todos los venezolanos que se han ido del país.

 

Además, condenó "profundamente las acciones que ha perpetrado la dictadura instaurada por Nicolás Maduro, que no respeta las libertades más elementales de sus ciudadanos y ha desencadenado una tragedia política, económica, social y humanitaria. Chile insta al Gobierno venezolano a respetar sus obligaciones bajo la Carta Democrática Interamericana."

 

En Panamá, la Cancillería del país istmeño informó que desconoce los resultados electorales "por no considerar el proceso como democrático ni participativo."

 

Esta mañana tocó al gobierno español hacer lo propio, y el presidente Mariano Rajoy afirmó que en las elecciones presidenciales celebradas ayer en Venezuela “no se han respetado los mínimos estándares democráticos”.

 

Al igual que el gobierno panameño, en su cuenta de Twitter, Rajoy criticó el proceso electoral que dio el triunfo a Maduro y advirtió que "España estudiará junto a sus socios europeos las medidas oportunas y seguirá trabajando para paliar el sufrimiento de los venezolanos".

 

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.