Un hijo nunca muere para sus padres

Convertirse en padres es la experiencia más grande e inigualable que un hombre y una mujer pueden tener, por lo que quien sufre la desgracia de ver morir a un hijo, atraviesa el momento más estremecedor que cualquiera pueda vivir.



@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.