Primer grupo de migrantes llega a la CDMX

“México se está convirtiendo en un país de refugio, entonces en esa lógica tenemos que pensar que lo que estamos haciendo es ver qué haremos no sólo en la ciudad sino en el país”, señaló la titular de la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX.


Migrantes


Con el rostro marcado por el cansancio, los pies lastimados por el largo camino que han tenido que hacer desde su país de origen, los primeros grupos de la caravana migrante comenzaron a llegar a la Ciudad de México.

El primer contingente de migrantes, que salió de la ciudad de Puebla, llegó al refugio temporal ubicado en el estadio “Jesús Martínez Palillo” ubicado en la Ciudad Deportiva de la Magdalena Mixhuca, al oriente de la ciudad.

Ahí fueron recibidos tanto por personal del gobierno capitalino, como por la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, quienes les proporcionaron alimentos y ropa.

Al punto de encuentro van llegando hombres, mujeres y niños, quienes esperan a sus demás compañeros y determinar un posible encuentro con autoridades mexicanas para continuar su camino hasta la frontera con Estados Unidos.

Al respecto, Nashieli Ramírez, titular de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, señaló que en dicho estadio tienen la capacidad para albergar a 6 500 personas en “condiciones de bastante dignidad”. Mencionó que con estos esfuerzos lo que se pretende es dar un ejemplo para todo el país, además que “México se está convirtiendo en un país de refugio, entonces en esa lógica tenemos que pensar que lo que estamos haciendo es ver qué haremos no sólo en la ciudad sino en el país”.

Leer: Cansancio y desesperación en la caravana migrante, pero siguen avanzando

Ciudad de México, una esperanza

Luego de varios días de caminatas y cansancio en extremo, cientos de migrantes fueron apoyados con transporte, lo que les permitió agilizar la llegada a la Ciudad de México. Los propios integrantes de la caravana han señalado lo difícil que ha sido esta travesía, principalmente para los niños, por los muchos días caminados, las inclemencias del sol o de la lluvia, e incluso tener que padecer hambre algunos días.

En ese sentido la Ciudad de México representa una esperanza, según han dicho algunos migrantes hondureños a diversos medios de comunicación, además de considerarla una parada crucial para su caravana, por la posibilidad de poder entablar un diálogo con las autoridades mexicanas para exponerles su caso, y los motivos de su salida de Honduras.

La reacción por parte del gobierno federal ante el paso de la caravana ha sido diversa; si bien en un principio se pretendió impedir el paso a los migrantes, luego de diversas confrontaciones físicas y verbales, tanto el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, como el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, han señalado que la permanencia de los migrantes no representa un delito, sin embargo la única forma en que el gobierno puede apoyarlos y protegerlos es si regularizan su estancia en el país y cumplen con la legislación.

Para lo cual se contempló un programa de empleo temporal y atención médica, pero con la condición de que la caravana permaneciera en los estados de Chiapas y Oaxaca, programa que fue rechazado por la comunidad migrante a través de una carta abierta donde señalaban que dicho apoyo no responde a las causas de su éxodo.

Según palabras del sacerdote y activista mexicano a favor de los migrantes, Alejandro Solalinde, se espera que en la Ciudad de México se concentren alrededor de 5 000 migrantes centroamericanos. Algunos, para posteriormente, partirán hacia los Estados Unidos; mientras otros tantos se quedarían en la capital, en busca de empleo y un espacio donde radicar de manera definitiva.

Cabe señalar que de acuerdo con una encuesta realizada por Mitofsky, la mayoría de los mexicanos apoya o simpatiza con la caravana migrante, aunque una tercera parte considera que éstos deben regresar a su país de origen.

La encuesta se aplicó del 26 al 28 de octubre pasado a un universo de mil mexicanos, 51% de los cuales manifestó respaldo a los migrantes, contra un 42% que rechazaron su presencia en nuestro país, argumentando principalmente una cuestión de seguridad para la población.

Te puede interesar: Santa Sede por una cultura del encuentro ante el racismo y la xenofobia

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.