Carlos Abascal un apasionado del diálogo

El obispo de Cuernavaca monseñor Ramón Castro Castro y el conductor Esteban Arce fueron reconocidos con el Premio Humanista de la Fundación Carlos Abascal.


Celebran legado de Carlos Abascal


La Fundación Carlos María Abascal Carranza conmemoró el décimo aniversario luctuoso de este gran político mexicano y ciudadano ejemplar, además en dicho evento se entregaron los premios Humanista a monseñor Castro Castro, obispo de Cuernavaca y al conductor Esteban Arce.

Para evocar la figura de Abascal Carranza quien desde cada una de sus facetas siempre fue coherente con sus convicciones y para quien lo más importante era Dios, tomó la palabra el caricaturista Paco Calderón.

El caricaturista recordó aquel momento de polémica cuando Abascal Carranza, en ese entonces responsable de la secretaría del Trabajo, escribió una carta al colegio de su hija manifestando que la lectura del libro Aura de Carlos Fuentes era inapropiada para la edad de ésta. La escuela reaccionó de forma desproporcionada despidiendo a la profesora responsable, lo que acarreó multitud de críticas.

El mismo Fuentes, tomó parte en el alud de opiniones sugiriendo irónicamente que él le podría ayudar a Carlos a educar a su hija. Paradójicamente años después encontraron a una mujer muerta en un puente peatonal con rasgo de padecer drogadicción, Paco Calderón dijo que resultó ser una hija de Carlos Fuentes. “Evidentemente no hubo una figura paterna cercana en la vida de la ella” a diferencia de la relación de Abascal con sus hijas.

El monero mencionó que Abascal Carranza después de pasar por el sector privado fue secretario del Trabajo y Previsión Social y durante su gestión no hubo una sola huelga y logró conjurar el emplazamiento a huelga en el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Y como secretario de Gobernación, dijo Paco Calderón “le tocaron las escabrosísimas elecciones del 2006; no hubo un muerto, no hubo un golpeado” solo se tuvo que padecer la toma de Paseo de la Reforma pero sin mayores incidentes.

Premios Humanista

Posterior al discurso de Paco Calderón, se anunciaron a los ganadores del Premio Humanista, y en esta ocasión fueron galardonados monseñor Castro Castro, obispo de Cuernavaca y quien ha sido elegido por segundo trienio consecutivo como Tesorero General de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) y otrora diplomático de la Santa Sede en países como Malawi, un sacerdote comprometido con los derechos humanos.

También fue reconocido el conductor de radio y televisión Esteban Arce, quien actualmente está al frente del noticiario Matutino Express que se transmite por las mañanas en Foro TV, por su valentía para transmitir información a favor de los valores humanistas trascendentes.

Un ciudadano pero más aún, padre ejemplar

Posteriormente Rosa Martha Abascal, integrante del comité directivo de la Fundación e hija de Carlos Abascal compartió con los presentes una de las mayores reflexiones de su padre: “es necesario mantener el diálogo a cualquier precio”, una frase que ejemplificó su vida.

Toda su vida profesional tanto en la empresa como en el servicio público se vio infundida por su confianza por el diálogo.

Los episodios más complejos de su paso por la secretaría de Gobernación fueron conflictos post electorales. La ya citada toma de Avenida Paseo de la Reforma así como el conflicto magisterial en Oaxaca.

En ambos su visión fue que “somos afortunadamente un mosaico de pluralidad, y es precisamente esto una gran fortaleza y riqueza que nos brinda la ocasión de resolver nuestras diferencias por medio del diálogo eficaz, el cual no busca edificar una imposible e indeseable igualdad de puntos de vista, sino un acuerdo básico para la construcción de un México en el que todas las personas puedan alcanzar la plenitud de su desarrollo (…) dijo Rosa Martha, citando a su padre.

Y también mencionaba que “es hora de recuperar el diálogo eficaz como el instrumento privilegiado de la política al servicio del pueblo. Es hora pues, de los verdaderos demócratas”. Es decir, “se vale construir una visión de nación, pero siempre tomando en cuenta los puntos de vista de todos los actores y no simplemente avasallando desde el ejercicio del poder, porque las visiones plurales enriquecen, las visiones mesiánicas empobrecen”.

Seguramente le diría al gobierno entrante “que trabaje por la unidad nacional por la unidad nacional, por dejar de lado las distinciones y la lucha de clases, pues todos somos mexicanos que queremos un México próspero y solidario, que encauce la rica pluralidad de nuestra nación a través del diálogo”, dijo Abascal Olascoaga.

Pero el político tendría palabras también para la sociedad civil, invitaría a ampliar nuestro horizonte, abrirlo a la confianza mutua para lograr un diálogo fructífero sin ceder en lo esencial, pero también a dar cabida a la reconciliación con el pasado y con aquellos que piensan diferente.

“Que nadie tema buscar acuerdos mediante el diálogo eficaz que mira por el bien común por encima del bien individual. Todos somos responsables del destino de nuestra patria”, decía Carlos Abascal recordó su hija

Por otra parte, aconsejaría tanto a autoridades como a la sociedad a trabajar por la unidad nacional como la igualdad de cada ciudadano ante la ley y ante las instituciones.

Lo anterior en virtud de que como afirmaba el político “la unidad no se mantiene ni se da por sí sola; la unidad exige un trabajo a fondo, generoso y cotidiano. La unidad automática sólo se puede dar en un régimen autoritario y, por tanto, no es unidad sino uniformidad, siempre indeseable. En una nación democrática, la unidad es fruto de las discusiones, los acuerdos y los consensos. La unidad no se logra ni se dicta por decreto.

Es la unidad el trabajo más apremiante que tenemos por delante políticos y ciudadanos, aglutinados alrededor del compromiso de servir a la persona humana, razón de ser del Estado; aglutinados alrededor de nuestras leyes e instituciones de la solidaridad, de la paz y el orden, de la justicia social y el bien común.”

No obstante todo lo dicho por él y que ha quedado registrado el mayor testimonio de que su vida fue un diálogo que respetaba la dignidad cada persona fue justo en el momento de su muerte. Cuando, durante su velorio en la capilla del Convento de la Visitación en la 4 líderes sindicales hacía guardia de honor a quien fuera presidente del sindicato patronal más importante de México, Coparmex así como secretario del Trabajo, recordó vivamente Rosa Martha Abascal Olascoaga.

Carlos Abascal Carranza

Carlos María Abascal Carranza nació el 14 de junio de 1949. Abogado de profesión, trabajó desde muy pequeño en la editorial Jus.

Estudió la carrera en la Escuela Libre de Derecho, presidido el Consejo de Administración de Proliber, dirigió la Confederación de Patronal de República Mexicana, Coparmex de 1995 a 1997.

Dentro del sector público, durante el sexenio del presidente Vicente Fox Quesada entre 2000 y 2006, colaboró como Secretario del Trabajo y Previsión Social así como Secretario de Gobernación.

Se empeñó en el diálogo y en implementar una Nueva Cultura Laboral en las relaciones entre patrones y colaboradores. Además ofreció argumentos contra la despenalización del aborto frente a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Falleció el 2 de diciembre de 2008.

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.