El reto es la unidad en la diversidad: USEM

Las empresas deben promover a las familias de los colaboradores, subrayó Fitzmaurice, presidente de USEM.


usem


El gran desafío de la actualidad “es la unidad en la diversidad”, señaló Manuel Fitzmaurice presidente nacional de Confederación Unión Social de Empresarios de México (USEM) al término del coloquio La vocación del líder empresarial.

Fitzmaurice señaló que el contexto actual de un cambio de época debemos leer los signos de los tiempos y tomar decisiones de largo aliento junto con otros actores como la Iglesia, la academia, el sector empresarial y la sociedad civil organizada.

Destacó que en las ponencias se mencionó reiteradamente a la familia, por lo que señaló que si bien en muchas empresas se tiene al centro la dignidad y valor del colaborador, ahora es importante poner en el escenario a la familia de éste; puesto que siendo un ser integral, sus problemas no los deja al cruzar el umbral de la empresa; sino que los lleva con él al lugar de trabajo.

El presidente de Confederación USEM dijo que el ser humano tiene cuerpo, alma, mente; pero también familia y agregó, que al ampliar estos circulos de influencia positiva, se pretende igualmente promover a las familias de las comunidades donde las empresas están ubicadas, sin embargo, es un trabajo gradual.

Además recordó una frase de monseñor Franco Coppola, nuncio apostólico en México, “si el cuadro no lo pintamos todos, va a quedar incompleto”.


Ni chairos ni fifís.

Cuestionado sobre los planteamientos de Tony Blair en el Encuentro Empresarial 2018 de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) referente a que todos los populismos crean división, así como la consigan “somos mexicanos, ni chairos ni fifís” que se escuchó en la marcha del 11 de noviembre, Fitzmaurice comentó que “no podemos caer en una lucha de clases, se está propiciando una lucha de clases y creo que tenemos que ser mucho más inteligentes”.

Le pareció digno de reconocerse que la gente está comprendiendo esta intención y no está cayendo en el juego.

Advirtió que los medios de comunciación debe de tener muchos cuidado en la forma en que manejan sus mensajes ya que esa distinción entre los “fifís” y los “chairos” porque podrían apoyar esta estrategia que se plantea iniciar, lo que es delicado.

Vida y familia

Manuel Fitzmaurice recordó que USEM tiene una firme visión a favor de la vida y la familia por lo que a inicios del mes de octubre lanzaron el pronunciamiento “La importancia de la vida y la familia en el mundo del trabajo”.

Leer: USEM hace enérgico llamado defender el derecho a la vida

A su vez, Fitzmaurice manifestó que el mundo laboral es un complemento de la vida y la familia.

Señaló que todo empresario quiere un colaborador honesto, pero los valores no se asimilan sino desde el hogar.

Por lo tanto si se quiere una sociedad digna hay que ver por la familia de los colaboradores y ver la manera desaparecer la pobreza en casa, indicó.

Salario digno

El presidente la Confederación USEM, destacó que con base en el texto México, país de pobres y no de clases medias en nuestra realidad nacional solo el 27% de la población es de clase media en tanto que el 8% es de clase alta, por lo que únicamente el 35% no tiene alguna carencia en tanto que el 65% de los mexicanos están en una franja que va desde contar con una vulnerabilidad hasta la extrema pobreza. No obstante la clase media va en retroceso por lo que el panorama no es halagador.

“¿Qué es lo que hace la USEM? USEM lo que hace es despertar la conciencia del empresario para que su actuar cambie, para que el tenga una conciencia de que quien está enfrente de él es un ser humano que sueña, que anhela, que tiene familia y que tiene necesidades y que debe buscar la manera de cómo calificar su trabajo, levantar su nivel de calificación de trabajo de capacitación para que pueda aspirar a un mejor sueldo”, dijo Fitzmaurice.

Por otro el lado señaló que el empresario Juan Pablo Castañón comentó que el presidente de las cámaras empresariales en Venezuela dijo que las empresas que todavía subsisten en aquel país son aquellas en las que el empresario tienen una fuerte relación con sus colaboradores, quienes ahora defienden a la empresa ante el propio gobierno. La moraleja para los empresarios es acercarse de manera digna con sus colaboradores.

Enrique Uribarren de USEM Querétaro indicó que de conformidad con la Doctrina Social de la Iglesia, una exigencia histórica de USEM es el salario digno, tema que la propia Coparmex ha retomado, al proponer que el salario se eleve por encima del costo de la canasta básica.

Subrayó que el salario justo o digno es todavía mayor que el que cubre la canasta básica, porque el sueldo de jefe de familia debe alcanzar para cubrir todas las necesidades de la familia.

Te puede interesar: USEM apuesta por los derechos fundamentales en el trabajo


@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.