Fundación Reintegra: jóvenes que han delinquido necesitan esperanza

Carlos* es un joven de 14 años que creció en una de las colonias más conflictivas de la Ciudad de México. La vida que llevó desde temprana edad lo orilló a tomar una serie de decisiones que desembocaron en cometer un delito menor.


México; Fundación Reintegra


Por dicho crimen no tuvo que ir a la cárcel; en cambio, tuvo que asistir a la Fundación Reintegra para recibir apoyo psicológico, espiritual, educación formal y alternativa para poder reintegrarse a la sociedad, en vez de ser sometido a un juicio.

Hoy Carlos está arrepentido por las decisiones que tomó y está consciente de la segunda oportunidad que se le brindó y ve en ella un chance para cambiar y restaurar los daños que le produjo a su familia.

Reintegra es la única organización autorizada por el gobierno de la Ciudad de México y el Tribunal Superior de Justicia para el cumplimiento integral a las medidas impuestas a los adolescentes con conflicto con la ley.

Reintegra ha logrado 96% de efectividad en la reinserción de jóvenes, por medio del desarrollo de un modelo que ha implementado y probado a lo largo de más de 24 años.

Así como a Carlos, durante los 20 años del programa la Fundación ha atendido 1,600 jóvenes y adultos de escasos recursos con problemas de actitud o acusados de delitos no graves para que obtengan su libertad preparatoria a través de programas que los ayuden a reinsertarse a la sociedad.

Los jóvenes que estuvieron involucrados en un proceso penal tienen una gran dificultad de reintegrarse a la sociedad por el estigma que se genera, y eso propicia que se les cierren muchas puertas. Por eso, Jimena Cándano, Directora General de Reintegra, dijo que el objetivo de la Fundación es brindarles a los jóvenes una nueva oportunidad de desarrollo.

Jimena Cándano explicó que con el apoyo (en el que se involucra a las familias) se brinda a los adolescentes una segunda oportunidad, a través del fortalecimiento de sus habilidades para que conozcan alternativas de vida y puedan crear un proyecto de vida donde puedan crear cambios, tanto en ellos mismos, como en su familia y comunidad.

La directora de la Fundación señaló que el daño que se le genera a un adolescente al privarlo de la libertad y no ofrecerle otro camino, es de gran riesgo, pues meterlos a una cárcel o correccional no acaba con el problema.

Otro de los problemas son las deficiencias que presenta el sistema penitenciario, que está enfocado en el castigo y no en generar justicia, con un personal que no está debidamente capacitado para el trabajo con adolescentes en conflicto con la ley. Por lo que es necesario el diseño y funcionamiento de un sistema integral que logre reconciliar, tanto los intereses de los menores, como la seguridad y la efectiva aplicación de la justicia, consideró el Dr. Javier Carrasco Solís, Director ejecutivo del Instituto de Justicia Procesal Penal.

A este respecto, cabe citar que el Papa Francisco, en reiteradas ocasiones, ha señalado el penoso sistema penitenciario que se aplica, pues no busca curar las llagas, sanar las heridas ni generar nuevas oportunidades, sólo castigar.

Recuérdese que, durante su vista a las personas presas en Ciudad Juárez, comentó que a veces pareciera que las cárceles se proponen incapacitar a las personas, a seguir cometiendo delitos, más que promover los procesos de reinserción que permitan atender los problemas sociales, psicológicos y familiares que llevaron a una persona a una determinada actitud.

“El problema de la seguridad no se agota solamente encarcelando, sino que es un llamado a intervenir, afrontando las causas estructurales y culturales de la inseguridad, que afectan a todo el entramado social”, apuntó el Papa en su visita a México.

Es por esto que la Fundación Reintegra, según su directora, busca dar a conocer la importancia de contar con un sistema de justicia especial para los adolescentes, con un sistema enfocado a formar a los jóvenes pedagógicamente, para que no reincidan en delitos y puedan retomar su vida.

*Nombre cambiado para proteger su identidad

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.