Nos necesitamos unos a otros para hacer el bien

Salir de la rutina y aventurarse abren espacio para encontrarse con Dios y descubrir que podemos ser útiles a nuestros hermanos.


Cómo no ser una higuera estéril


El arzobispo primado de México, cardenal Carlos Aguiar Retes, señaló que Dios cuenta con nosotros para llegar a los demás y así atender a los más débiles, además subrayó que siempre encontraremos a otras personas dispuestas a hacer el bien y así no ser higueras estériles sin fruto.

Monseñor Carlos Aguiar presidió la misa del III domingo de Cuaresma en la Basílica de Guadalupe y en su homilía comentó que Moisés al dejar de lado su rutina y llevar al rebaño que pastoreaba más lejos de donde siempre lo hacía fue el paso previo para su encuentro con Dios, por lo que debemos modificar nuestras actitudes y abrir un espacio para escuchar a Dios.

Moisés al llegar al Horeb, el monte sagrado, vio una zarza ardiendo que a pesar de eso no se consumía, por lo que dijo: “Voy a ver de cerca esa cosa tan extraña, por qué la zarza no se quema”. Esto nos muestra cómo aquel que sería el guía del pueblo de Israel se aventuró y dio cauce a sus inquietudes.

Leer: Propósitos personales no bastan para cambiar el mundo 

El cardenal Aguiar comentó que esa zarza ardiente es figura del fuego de nuestra vocación personal que Dios ha puesto en nuestro corazón, e invitó a analizar nuestras inquietudes porque las hay buenas y malas; y una vez que hemos descubierto que son benéficas, como Moisés, debemos ponerlas en acción saliendo de nuestra cotidianidad.

El arzobispo primado de México señaló que la inquietud de nuestro corazón de ver la zarza ardiendo abre la posibilidad del encuentro con Dios y al hacer silencio podemos escucharle. Agregó que Él nos dice que ha oído el dolor de su pueblo, sus quejas y que quiere liberarlo, pero desea hacerlo con ayuda de Moisés y hoy como ayer quiere apoyarse en nosotros para hacerlo.

“Cuántos de nuestros prójimos quieren salir de situaciones que solos no pueden salir, que necesitan una mano, un auxilio y sobre todo tener esta confianza: que es el mismo Dios que al encender esa llama en nosotros es porque Él quiere, a través de nosotros, llegar a nuestros prójimos que necesitan nuestra ayuda. Y entonces, como Moisés, seremos una higuera que da muchos frutos, seremos una higuera de la cual el Señor la contemplará siempre con gran satisfacción y alegría”, señaló el cardenal Aguiar.

En la misma homilía dijo que “siempre encontraremos personas bien dispuestas para hacer el bien, pero también en nuestro medio encontraremos personas dispuestas que nos inducirán a que realicemos el mal”. Y mencionó que eso fue puesto en las Escrituras como advertencia para nosotros.

“Por eso, hermanos, tenemos también que pensar en que nos necesitamos unos a otros para el bien, que descubramos en nuestro entorno, y cómo le respondió el pueblo a Moisés, así también encontraremos nosotros grupos que estarán dispuestos a trabajar para resolver las necesidades de los más necesitados, de los más pobres”, dijo el cardenal arzobispo Carlos Aguiar.

Sugirió a los fieles que le pidamos al Señor que renueve las inquietudes buenas, sanas de nuestro corazón y añadió que pidamos a la Virgen de Guadalupe no quedarnos en un estéril individualismo ya que solos no podemos lograr los propósitos de bien que Dios ha puesto en nuestro corazón.

Te puede interesar: Iglesia en salida es “movernos de una situación de confort” 

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.