Propósitos personales no bastan para cambiar el mundo

El arzobispo primado de México señaló que necesitamos a un maestro, a un amigo para conocer nuestro corazón.


Iglesia debe brindar espacios de discernimiento comunitario


El cardenal Carlos Aguiar Retes, arzobispo primado de México, señaló en la homilía de este domingo 3 de marzo que si nuestros buenos propósitos sólo quedan en algo personal no podremos cambiar el mundo, porque no tendremos la fuerza para hacerlos y agregó que el discípulo de Cristo siempre podrá vencer el temor porque Él venció a la muerte.

El arzobispo primado de México presidió este 3 de marzo, la eucaristía en la Basílica de Guadalupe y en su homilía monseñor Retes comentado las lecturas y el Evangelio explicó cómo se debe hacer el discernimiento.

Señaló que el discernimiento es la herramienta para conocer cuáles son aquellas basuras que alberga nuestro corazón e indicó que todos necesitamos un maestro. El primer paso para llevar a cabo el discernimiento es mirar el propio corazón, hacer un acto de consciencia, pero esto no basta.

Siguiendo con la guía del libro del Sirácide, el cardenal manifestó que el segundo paso para discernir es tener al compañero, amigo, al maestro y compartir con él lo que hay en nuestro interior.

“Como Iglesia tenemos que ofrecer los espacios para realizar el discernimiento comunitario, el discernimiento pastoral, el discernimiento sobre qué es lo que debemos de hacer como comunidad”, señaló el cardenal arzobispo Carlos.

Leer: Por una Iglesia abierta y comprometida con el bien del país 

El tercer paso en el discernimiento es la Palabra de Dios, la cual con la ayuda de las personas y la escucha podrá encontrar su cauce, pero subrayó que si nuestras buenas ideas y propósitos quedan como algo meramente personal no podremos cambiar el mundo.

“No podremos jamás transformar nuestras realidades y contextos socioculturales porque no tendremos la fuerza para hacerlo”, dijo. También señaló que los cambios que necesita la sociedad requieren de comunión. Posteriormente pidió que oremos a la Virgen de Guadalupe, que vino a nuestra tierra, a que la Palabra se hiciera realidad entre nosotros.

Además subrayó que no estamos solos y que ante la posibilidad de verse atacado, el cristiano puede derrotar sus temores porque Jesús venció a la muerte.

“Que el Señor Jesús nos dé esta fuerza del cristiano, que nos la dé como comunidad cristiana, como Iglesia particular, como Iglesia en México. Pidámoslo así, y que nos acompañe María de Guadalupe. ¡Que así sea!”, concluyó el arzobispo primado de México.

Monseñor Retes además otorgó a los sacerdotes Horacio Palacios y Álvaro Lozano cargos como vicarios en la Arquidiócesis, para los laicos en el mundo y de pastoral respectivamente.

“Por eso, en el nombramiento que hoy he dado a estos dos sacerdotes: al padre Álvaro Lozano y al padre Horacio Palacios, han escuchado que tienen que estar en relación el uno con el otro, en relación con todos sus subordinados y relación, para que esos espacios de Iglesia, que son las estructuras de servicio, sirvan para que nosotros los feligreses en general, encontremos la Palabra del Maestro Jesús, del único Maestro que habla con la verdad”, afirmó.

Te puede interesar: Misionar es ir a los distantes, a donde hay dolor 

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.