Recibe cardenal Aguiar Retes palio arzobispal

El domingo 2 de septiembre en la Catedral Metropolitana, el nuncio apostólico, monseñor Franco Coppola, impuso el palio arzobispal al cardenal Carlos Aguiar Retes, signo que lo identifica como jefe de la Iglesia particular y sucesor de los apóstoles.


 


En la celebración eucarística en la que le fue impuesto el palio arzobispal, el cardenal Carlos Aguiar Retes, arzobispo primado de México, manifestó su comunión y solidaridad con el papa, agradeciendo su serenidad ante las injustas acusaciones de las que ha sido objeto.

Leer: El cardenal Aguiar quiere transformar la Arquidiócesis

El nuncio apostólico, monseñor Franco Coppola, en representación del papa Francisco, fue el encargado de imponer el palio al arzobispo primado de México. Durante la ceremonia explicó que este rito fue modificado por el propio papa, para que se realice en cada una de las iglesias particulares, con el fin de que los fieles y el presbiterio de cada lugar puedan participar.

Anteriormente, explicó monseñor Coppola, era el papa quien lo entregaba e imponía, ahora lo entrega en Roma y es el nuncio en cada país quien lo impone.

“El palio es un signo de comunión, indica la comunión particular que los obispos metropolitanos tienen con el papa. Al mismo tiempo es un compromiso del cargo de guardar esa comunión y de proteger la de su provincia eclesiástica. Indica una relación especial con el santo padre, pero al mismo tiempo la misión de hacer presente la atención pastoral del papa con todos sus fieles”, señaló monseñor Coppola.

Durante su homilía, el cardenal Aguiar Retes, señaló la importancia de ejercer la caridad con nuestro prójimo, así como no dejarse corromper por el mundo.

En la ceremonia estuvieron presentes el cardenal emérito, Norberto Rivera Carrera, así como los ocho obispos auxiliares de la Arquidiócesis de México, a quienes invitó a vivir con coherencia y fidelidad la obediencia a la palabra de Dios para ser un testimonio de unidad, en el misterio del primado de Pedro, actualmente el obispo de Roma, Francisco.

“Por eso, en esta significativa celebración eucarística, expreso mi comunión, fidelidad y solidaridad al papa Francisco, a quien agradezco su serenidad y paz ante las acusaciones que injustamente se le han atribuido”.

Y añadió: “invito a todos los presentes, y a quienes llegue este mensaje, a unirnos especialmente en oración a Dios, Nuestro Padre, para que fortalezca al Papa Francisco con la asistencia del Espíritu Santo, y lo llene de confianza en las palabras que Jesucristo dirigió a Pedro, y en ellas a sus sucesores: tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia y los poderes del mal no la vencerán”.

El palio es una insignia dada por el Papa sólo a los obispos o arzobispos residenciales o metropolitanos, para identificarlos como jefes de una iglesia particular y sucesor de los apóstoles. Se confeccionan con lana. El 21 de enero, día de Santa Inés, el Santo Padre bendice a los corderos de donde se extraerá dicha lana. Una vez realizado, se guarda en un caja de plata en la capilla de la tumba de San Pedro, hasta el día de su entrega en la fiesta de san Pedro y san Pablo.

Con información de SIAME

Te puede interesar: México necesita una sociedad civil sólida: Arquidiócesis

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.